Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones

Ciudad de México, 4 de diciembre de 2019.- Una de las películas de ciencia ficción más famosas en la historia del cine cumple su aniversario. Blade Runner fue estrenada en 1982 pero la acción ocurre en Los Ángeles durante noviembre de 2019. A diferencia de otras películas del género, esta buscó recrear un mundo futurista, pero plausible, al mismo tiempo. Ahora que ha transcurrido el mes donde ocurre la acción del filme, podemos evaluar si los sueños de Philip K. Dick, autor de la novela original y del director Ridley Scott son realidad o siguen atrapados en la pantalla grande.

Alerta de spoilers de todo tipo, de aquí en adelante
Autos voladores: Esta tecnología es quizá de las más anheladas en películas y caricaturas como Volver al Futuro y Los Supersónicos. Desde la década de 1920 compañías como Ford buscaron crear vehículos terrestres que pudieran volar, pero todos han terminado en fracaso. El gigante del transporte terrestre Uber reveló en otoño de 2018 planes para diseñar, construir y volar un servicio de taxi aéreo urbano. La idea de la empresa es crear una aeronave eléctrica capaz de despegar en azoteas especialmente preparadas para subir y bajar pasajeros. De momento es la idea más seria presentada recientemente, aunque su inicio de operaciones se mantiene vago, prometiéndolo para algún momento de inicios de la siguiente década.
Estatus: Todavía no tenemos la patrulla que tripulaba Gaff.

Órganos artificiales: De acuerdo con la película, los replicantes están hechos con partes manufacturadas por especialistas. En este sentido estamos apenas en los inicios pues de momento solo se han realizado experimentos para ensamblar pequeños vasos sanguíneos y tejido cardíaco por medio de impresión tridimensional pues la enorme complejidad en la estructura de todos los órganos que nos forman hace esta tarea extremadamente difícil de lograr.
Estatus: Los ojos fabricados por Chew y los “amiguitos” hechos por J. F. Sebastian siguen lejos de la realidad.

Inteligencia artificial: En cierta parte de la película se menciona que los replicantes tienen capacidades físicas superiores a las de los humanos y una inteligencia semejante. A eso se le denomina Inteligencia General Artificial y es quizá la cumbre (o la pesadilla) de los expertos en el área. Este es el tipo de inteligencia más difícil de replicar pues requiere conocimientos del sistema nervioso y los procesos de inteligencia humana que todavía no tenemos. Expertos como Hans Moravec han predicho que tendremos tecnología capaz de simular la inteligencia humana en algún punto de la siguiente década, pero nada cierto hay por ahora.
Estatus: El poético discurso de Roy Batty hacia el final del filme sigue pendiente.

Explotación y colonización interplanetaria: La existencia de los replicantes se justifica por la necesidad de mano de obra capaz de soportar las duras condiciones de las colonias espaciales. La presencia humana en el espacio exterior hoy está limitada a la Estación Espacial Internacional ubicada a poco más de 400 kilómetros de altura, ocupada regularmente por media docena de científicos astronautas. El emprendedor Elon Musk ha prometido que para 2024 despegará la primera misión tripulada hacia el planeta Marte y hacia finales de la siguiente década instalará una base permanente llamada Mars Base Alpha.
Estatus: Aún no veremos dirigibles promocionando una mejor vida en el espacio exterior.

Videollamadas: En noviembre de 2019, Deckard se comunica por videollamada con Rachel para citarla en un bar. Esta tecnología ha sido adoptada masivamente, gracias a servicios como Zoom, Skype y, sobre todo, a cientos de millones de smartphones y redes de telecomunicaciones que permiten videollamadas incluso en la calle.
Estatus: Hemos superado con mucho a la cabina telefónica empleada por Deckard.

Videoanuncios espectaculares: Esta es quizá una de las tecnologías más vistosas que aparecen en la película, aunque, hay que decirlo, carece de relevancia dramática. Sin embargo, orgullosamente podemos decir que gracias a técnicas como las luces LED y el videomapping (proyección de imágenes sobre fachadas) es posible colocar sobre cualquier edificio un despliegue de color… y mercadotecnia.
Estatus: ¡Te ganamos geisha, comiendo un bocadillo!.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + diez =