ShareAmerica

Se calcula que el 4 de febrero más de cien millones de personas serán espectadores en Estados Unidos del partido entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y las Águilas de Filadelfia por el codiciado trofeo del Super Bowl (también conocido como “Súper Tazón” en español) que determinará el campeón del fútbol americano.

El fútbol americano es considerado el deporte más popular en Estados Unidos, pero esa no es la única razón por la cual el domingo del Super Bowl es el día favorito de muchos en Estados Unidos.

He aquí otras tres explicaciones:

  • Un día para hacer fiestas y comer

El partido comienza a las 6:30 de la tarde (hora del este) en Estados Unidos, pero muchos estadounidenses estarán de fiestas de Super Bowl todo el día hasta la noche.

En el menú están los nachos, alas de pollo picantes; salsas y frituras y cualquier otra comida que pueda prepararse con la forma de una pelota de fútbol, incluyendo huevos duros cocidos.

  • Medio tiempo con grandes famosos

En los 20 años transcurridos el medio tiempo en el Super Bowl ha atraído a algunos de los nombres más grandes en la música. Este año Justin Timberlake estará a cargo de entretener a los espectadores mientras los dos equipos se toman un descanso en el medio tiempo del partido (los partidos de fútbol americano se juegan en cuatro períodos, cada uno de 15 minutos).

En años pasados los espectáculos de medio tiempo estuvieron a cargo de Beyoncé, Prince, Rolling Stones, Bruce Springsteen, Madonna, Michael Jackson y Bruno Mars.

Cuando Paul McCartney se presentó en el medio tiempo en 2005 dijo que “no hay nada más grande que se le pida a uno actuar en el Super Bowl”.

  • Algunos anuncios comerciales asombrosos

Los anuncios comerciales que muestra la televisión durante el Super Bowl se han convertido en un atractivo tan grande como el propio juego. Casi el 20 por ciento de los adultos han dicho que los anuncios son la parte más importante del acontecimiento.

Los anuncios con frecuencia son astutos y divertidos, pero es muy caro sacarlos al aire. Un anuncio televisado de 30 segundos en el partido de este año cuesta cinco millones de dólares. Los anuncios comerciales en el primer Super Bowl en 1967 costaron 42,000 dólares.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − cinco =