ShareAmerica

La próxima pandemia de gripe podría costarle 6 billones de dólares a la economía mundial, a menos que los países actúen ahora mismo.

“El mundo sigue estando mal preparado para prevenir, detectar y responder ante el brote de una enfermedad contagiosa, ya sea que ocurra de modo natural, accidentalmente o que sea provocada deliberadamente”, dijo Tim Ziemer, director principal para seguridad global en salud, en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Estados Unidos cumple con su parte e insta a otros países a hacer lo mismo. Por ejemplo, en años recientes Estados Unidos:

  • Ha invertido más de mil millones de dólares en 17 países en riesgo, por medio de la Agenda de Seguridad para la Salud Mundial;
  • Ha ayudado a entrenar detectives de enfermedades que frenaron cientos de brotes en el África subsahariana, y
  • Ha prestado apoyo a redes para centros de operaciones de emergencia en lugares como Vietnam.

“Sabemos que el costo al fracasar en el control de los brotes y en la pérdida de vidas es mucho más grande que el costo de la prevención”, agregó Ziemer, que a fines de octubre encabezó la delegación de Estados Unidos en una conferencia sobre salud mundial que se realizó en Kampala (Uganda).

Salud antes que riqueza
Ayudar a los países a prepararse para los brotes de enfermedades es la parte principal de la estrategia de salud mundial, según el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson.

“La Agenda de Seguridad para la Salud Mundial sigue siendo una de las iniciativas más vitales para lograr la capacidad global para prevenir, detectar y responder ante la amenaza de las enfermedades infecciosas”, dijo el secretario de Estado en un discurso que pronunció en octubre.

Sin embargo, hace poco el secretario elogió a varios países, entre ellos Australia, Canadá, Japón, la República de Corea y el Reino Unido, que han dedicado importantes recursos a establecer la seguridad en materia de salud en todo el mundo.

“Queda por hacer una considerable tarea. Tenemos que aprovechar el impulso”, dijo el secretario Tillerson, y agregó que la seguridad en la salud “es el fundamento necesario para que los países puedan lograr avances en otras áreas”.

Citando declaraciones del presidente Trump ante líderes africanos en la ONU el secretario dijo “no podemos ser prósperos si no estamos sanos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =