ShareAmerica

Uno de los principios fundamentales en Estados Unidos es la libertad de expresión. A medida que la tecnología le ha permitido a la gente expresarse de nuevas maneras, proteger esa libertad ha significado proteger no solamente lo que dicen los libros y la prensa, la radio o la televisión, sino también lo que aparece en Internet.

Dado que la Primera enmienda a la Constitución de Estados Unidos indica que no puede promulgarse ninguna ley que recorte la libertad de expresión, el gobierno federal, y los gobiernos estatales y locales tienen prohibido censurar el material en Internet.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) regula las comunicaciones interestatales e internacionales por radio, televisión, electrónicas, satélite y cable. Aunque Internet no encaja claramente en ninguna de esas categorías la FCC ha ejercido influencia en el pasado en el Internet al fomentar el despliegue de capacidades avanzadas en las telecomunicaciones en Estados Unidos.

Brendan Carr es uno de los cinco comisionados de la FCC. Los comisionados son nombrados por el presidente para mandatos de cinco años. “Nuestro criterio, concordante con la Primera enmienda es que diseminar más información es siempre lo mejor y más adecuado”, indicó Carr.

“El gobierno no debe dar pasos hacia la censura, al perjuicio o a la prohibición de la libre expresión en Internet”
~ Brendan Carr, comisionado de la FCC

Se trata de un enfoque diferente al de otros países, donde el acceso de sus ciudadanos a los contenidos en algunos casos es regulado por el gobierno. Algunos países suprimen los contenidos gráficos, el discurso que el gobierno determina que apoya el odio y otros contenidos considerados ofensivos. En Corea del Norte, a la mayoría de la gente se le niega completamente el acceso al Internet mundial.

“Es muy difícil hacer juicios subjetivos sobre el contenido del discurso”, dice Carr. “Con frecuencia los actores del gobierno que irían en contra del denominado ‘discurso de odio’, u otros tipos de discurso, pueden tener un criterio muy diferente a lo que ese tipo de discurso es para los ciudadanos u otros gobiernos”.

En Estados Unidos, la Primera enmienda pretende proteger la disensión política
La Conferencia Mundial de Telecomunicaciones Internacionales fue convocada por las Naciones Unidas en 2012 en Dubai (Emiratos Árabes Unidos), con el fin de actualizar los tratados internacionales de telecomunicaciones en la era del Internet. Estados Unidos acabó liderando un bloque de 80 países que rehusaron firmar las actualizaciones propuestas debido a los desacuerdos sobre temas relacionados con la libertad en Internet.

Terry Kramer, ejecutivo en telecomunicaciones y profesor en la Universidad de California en Los Ángeles, encabezó la delegación de Estados Unidos en la conferencia. Una actualización propuesta buscaba limitar el correo basura (spam), dijo Kramer.

En Estados Unidos, y en muchos otros países, destaca, el “correo basura” se refiere a los correos electrónicos comerciales no deseados. “Pero en muchos de los casos donde examinamos lo que otros países consideraban ‘spam’, en realidad, se estaban refiriendo a personas que tenían opiniones sobre los gobiernos. De pronto, se puede ver que es que se está abogando por la censura. Recuerdo haber sentido un escalofrío”, dijo Kramer.

Carr considera que la protección de la disensión
“Tenemos que dejar un espacio amplio a los puntos de vista opuestos en el Internet. Nuestro gobierno, y los gobiernos de todo el mundo, tendrán que responder mucho mejor ante los criterios de sus ciudadanos si es que los están escuchando. Y si a los ciudadanos no les gusta lo que el gobierno está haciendo, ellos tienen el derecho a darlo a conocer”, dijo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + 20 =