ShareAmerica

Washington, D. C., 15 de mayo de 2020.- Los investigadores del Instituto de Biocomplejidad de la Universidad de Virginia han recibido una subvención de 10 millones de dólares durante cinco años de la Fundación Nacional de Ciencias del gobierno de Estados Unidos para un programa de computación que elabore mapas de los casos del nuevo coronavirus y anticipe así la manera en la que pueden verse afectadas las comunidades.

Los investigadores del instituto elaboran tecnologías para ayudar a las autoridades en la gestión de crisis de salud pública. Madhav Marathe, director de una división en el instituto y profesor de ciencias de la computación dirigirá el nuevo proyecto.

Con la subvención, los científicos en computación y los epidemiólogos del instituto dirigirán equipos de varias otras instituciones utilizando herramientas para la computación de macrodatos. Tales datos permiten a los expertos observar cómo las conductas humanas afectan a la expansión de una enfermedad.

Elaborando simulaciones para pronosticar necesidades
Para estudiar ciudades o incluso países, los investigadores de la Universidad de Virginia primero crean un “gemelo” digital del lugar, de manera similar a los que los usuarios de vídeo juegos usan en el popular juego SimCity. Pero las creaciones de los científicos en computación reflejan con precisión la infraestructura de un área específica, su demografía y centros de actividad, comercio y trabajo.

Según Marathe, las simulaciones pueden capturar “la manera en que la enfermedad puede diseminarse … a partir de unas pocas infecciones” y ofrecen varios resultados basados en conductas diferentes, tales como el distanciamiento social.

Combatir Covid-19
Marathe y sus colegas han pronosticado la posible cantidad de casos de Covid-19 en cada condado de Estados Unidos. Seguirán actualizando sus pronósticos para poder predecir la necesidad de recursos, como ventiladores y camas para las unidades de cuidados intensivos.

A solicitud de las agencias federales de Estados Unidos el instituto también está haciendo computaciones para Italia, Alemania, Francia y Polonia para tener un mejor entendimiento de la dinámica de Covid-19.

La subvención les permitirá a esos investigadores colaborar con expertos de la Universidad de Princeton, para entender las lecciones aprendidas en Wuhan y Nueva York. Los investigadores también trabajarán con profesores de la Universidad de Maryland para determinar la mejor manera de compartir recursos, como ventiladores, y dónde instalar hospitales de campaña.

Los investigadores utilizarán una aplicación de colaboración múltiple, en conjunción con la Universidad de Stanford para recolectar información sobre las medidas de distanciamiento social que los países toman con el fin de modelar mejor el crecimiento o reducción de las infecciones de Covid-19.

La concesión les permite a los investigadores de la Universidad de Virginia tener un papel dirigente en su colaboración con sus contrapartes en la Universidad Estatal de Arizona, el Centro para la dinámica, economía y políticas de las enfermedades, la Universidad de Indiana, el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el Laboratorio Nacional de Oak Ridge, la Universidad de Princeton, la Universidad de Stanford, la Universidad Estatal de Nueva York en Albany, la Universidad de Maryland, la Universidad Tecnológica de Virginia (Virginia Tech) y la Universidad de Yale.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 5 =