ShareAmerica

Los musulmanes que practican el sufismo, algunas veces llamados derviches, viven en todos los países del mundo, pero con frecuencia son perseguidos por el gobierno de Irán para arrestarlos arbitrariamente.

Los sufíes de Irán observan la versión chiita jafarita del Islam, la religión estatal oficial de Irán, pero también siguen otras prácticas espirituales adicionales que ponen énfasis en la paz, la tolerancia y la amabilidad bajo la guía de un líder espiritual. Y eso es considerado como una amenaza al establecimiento político de Irán. El régimen iraní del Cuerpo Revolucionario de la Guardia Islámica, del que el presidente Trump dijo que “hace brutalidades y roba al pueblo iraní” también hostiga regularmente a los sufíes además de a otras minorías religiosas de Irán.

Los musulmanes sufíes también tocan música, bailan y cantan en busca de un encuentro directo con Dios, pero los clérigos conservadores chiitas de Irán denuncian esas prácticas, diciendo que son peligrosas para el islam.

En marzo de 2018 un miembro de la comunidad derviche Gonabadi, Mohammad Raji, fue arrestado y gravemente golpeado, y luego falleció mientras era interrogado por la policía iraní. La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que Estados Unidos “sentía tristeza al escuchar que otro preso de conciencia más” ha muerto mientras estaba en custodia en Irán.

Nauert citó informes de la constante arremetida forzosa del régimen iraní contra la comunidad derviche Gonabadi a lo ancho de Irán, señalando cientos de arrestos y la hospitalización de algunos. “Hacemos un llamado al régimen de Irán para que respete los derechos de sus ciudadanos y libere a todos los prisioneros de conciencia que están injustamente encarcelados”, dijo Nauert el 6 de marzo luego de la muerte de Raji.

La Fuerza de Resistencia Basij, una organización paramilitar de voluntarios bajo el mando del Cuerpo Revolucionario de la Guardia Islámica está encargada de hacer cumplir el estricto código moral de Irán en cada ciudad y pueblo del país, especialmente durante las reuniones religiosas y políticas. En enero de 2018 Estados Unidos sancionó a la milicia Basij por “planificar y cometer graves abusos a los derechos humanos en contra del pueblo iraní, incluyendo la cruel y prolongada tortura de los disidentes políticos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 14 =