Maravilla arquitectónica es hoy una conocida prisión en Venezuela

0
18

ShareAmerica

Washington, D. C., 12 de abril de 2019.- En 1956, en la capital venezolana de Caracas, comenzó la construcción del que se pensaba sería el mayor centro comercial de las Américas. Su diseño único de doble espiral atrajo la atención internacional. Fue elogiado como símbolo de modernidad y riqueza para Venezuela.

Sin embargo, los planes para el centro comercial nunca se realizaron completamente. Hoy en día, la estructura, conocida como “el Helicoide”, alberga a la policía de inteligencia venezolana y es una de las prisiones más conocidas del país.

El Helicoide se encuentra en la cima de una colina en el centro de Caracas y sirve como un recordatorio constante de los cambios que se han producido en Venezuela en los últimos 60 años. “A través del Helicoide realmente se observa una metáfora de la Venezuela moderna”, dijo Lisa Blackmore, directora de estudios latinoamericanos de la Universidad de Essex, en un documental de la BBC de 2019. “Es un icono moderno, sentado dentro de un mar de barrios de chabolas”.

El Helicoide que existe hoy en día no podría ser más diferente de lo que sus creadores originales pretendían. Antes de la construcción, los líderes mundiales y organizaciones de todo el mundo aplaudieron la innovación arquitectónica del edificio. El edificio consiste en un camino en espiral que envuelve toda una colina.

El progreso en el Helicoide casi se detuvo cuando un golpe derrocó a Marcos Pérez Jiménez en 1958. El centro comercial inacabado no fue utilizado en su mayor parte hasta mediados de la década de 1980, cuando parte de este fue entregado a la policía de inteligencia del país, hoy conocida como el Sebin.

Hoy en día, el edificio es famoso, pero más que por su impresionante diseño, es conocido por las atrocidades que se cometen en su interior. Los espacios diseñados para albergar tiendas y galerías de lujo son celdas de prisión y, en muchos casos, cámaras de tortura.

El Helicoide alberga a cientos de presos políticos que fueron detenidos en las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro.

Rosmit Mantilla, el primer congresista abiertamente gay de Venezuela, estaba entre los prisioneros. Desde su liberación en 2016, Mantilla ha sido una voz fuerte que se ha pronunciado en contra de los abusos a los derechos humanos que presenció dentro del centro comercial convertido en prisión. Su testimonio y el de otros han sido ampliamente documentados. En un artículo publicado en 2017 en The Guardian, un periódico británico, Mantilla dijo que el Helicoide es el centro de la tortura en Venezuela. “Es un infierno en la tierra”.

La autora de este artículo es la redactora independiente Maeve Allsup y el mismo está basado en informes de Prensa Asociada (AP).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 1 =