ShareAmerica

Este artículo es parte de una serie intermitente sobre festividades religiosas que los estadounidenses celebran. Otros artículos analizaron Rosh Hashana y Yom Kippur, Diwali y Navidad en la Casa Blanca.

Una vez al año, los niños judíos de todo el mundo juegan un juego de azar llamado “dreidel”, que usa una peonza de cuatro caras inscritas con letras hebreas. El pasatiempo se juega durante Janucá y conmemora un evento milagroso que tuvo lugar hace más de 2,000 años en Jerusalén.

El juego, como la propia Janucá, recuerda la victoria de una pequeña banda de combatientes judíos decididos, liderados por Judá Macabeo, sobre un ejército de invasores. Después de expulsar a sus enemigos de la ciudad de Jerusalén, los judíos pudieron entonces volver a dedicar su santo templo encendiendo su menorá, un candelabro con brazos.

Según la tradición, los fieles judíos sólo podían encontrar un día de suministro de aceite ceremonial para encender la menorá, pero las llamas duraron ocho días hasta que pudieron producir más. Esto fue visto como un milagro, y hasta el día de hoy los judíos conmemoran el evento encendiendo la menorá en sus hogares, rezando oraciones especiales, cantando canciones y preparando comidas tradicionales.

Los celebrantes a menudo preparan alimentos fritos como símbolo de la leyenda del aceite que duró ocho días; especialmente los latkes (panqueques de papa) y sufganya, un dónut relleno de gelatina.

Los niños que juegan el juego del dreidel en Israel cantan las palabras hebreas “Nes gadol haya po“, lo que significa que “aquí” ocurrió un gran milagro. En Estados Unidos y en hogares judíos fuera de Israel, los niños dicen:”Nes gadol haya sham“, lo que significa que “allí” ocurrió un gran milagro.

En todo Estados Unidos, las sinagogas celebran cenas latke y vuelven a contar la historia de Janucá. Por ejemplo, en la Congregación hebrea de Washington en la ciudad de Washington, la sinagoga acogerá una celebración para las familias en la que se contará la historia de los macabeos y el milagro de la luz a través del canto. Y en los terrenos de la Casa Blanca en Washington todos los años, tiene lugar la ceremonia de iluminación de la Menorá Nacional que incluye actuaciones musicales, latkes calientes y dónuts.

“Janucá es un tiempo para que las familias judías de todo el mundo celebren los milagros del pasado y las promesas del futuro “, dijo el presidente Trump el 7 de diciembre en una recepción de Janucá en la Casa Blanca. “Estamos orgullosos de estar junto al pueblo de Israel y renovar nuestro vínculo duradero”.

En todo el mundo, Janucá es una costumbre alegre que llama a los fieles a recordar y celebrar un acontecimiento milagroso en la historia judía. La festividad no es uno de los principales días santos en el calendario judío marcado por la autorreflexión y la reconciliación: Rosh Hashana (Año Nuevo Judío) y Yom Kippur (Día de Reconciliación).

Las fechas de Janucá varían según el calendario judío. Este año, Janucá comienza en la tarde del 12 de diciembre y termina en la noche del 20 de diciembre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − 2 =