ShareAmerica

Una nueva instalación de vanguardia para la formación de guardias fronterizos en Almaty dificultará cada vez más el contrabando de mercancías ilegales hacia Kazajstán.

En las instalaciones, construidas con el apoyo de Estados Unidos, los funcionarios de la frontera kazaja están aprendiendo a identificar y decomisar bienes o materiales ilegales utilizados para construir armas de destrucción masiva. Las instalaciones incluyen máquinas de rayos X para la inspección de equipaje y carriles para la inspección de pasaportes que permiten instrucciones prácticas sobre cómo identificar artículos de contrabando. Los funcionarios aprenden a inspeccionar vehículos, trenes y aviones. Incluso hay una perrera, los perros aprenden a detectar bombas, armas y drogas.

Creación de una comunidad de expertos
El centro de capacitación de Almaty forma parte del Programa de Control de Exportaciones y Seguridad Fronteriza Relacionada del Departamento de Estado de Estados Unidos, que se ha asociado con 67 países para lograr estos objetivos:

  • Prevenir la proliferación de las armas de destrucción masiva, armas convencionales y otras transferencias ilícitas relacionadas con las armas
  • Mejorar la seguridad fronteriza
  • Armonizar las prácticas comerciales regionales e internacionales
  • Fortalecer los sistemas nacionales de control de exportaciones

El programa de Estados Unidos celebra anualmente una conferencia internacional sobre control de las exportaciones y facilita la realización periódica de ejercicios transfronterizos entre sus socios para la aplicación de la ley. Los países que han alineado sus prácticas nacionales de control del comercio con las normas internacionales sirven de mentores a los países vecinos, fortaleciendo aún más la seguridad fronteriza nacional y los sistemas regionales de control de exportaciones.

Comercio a través de fronteras seguras
Algunas de las rutas de transporte de carga más importantes de Asia Central pasan por Kazajstán, que se encuentra en la encrucijada de la ruta más rápida para el transporte por tierra de mercancías chinas con destino a Rusia o Europa. En 2017, los funcionarios de seguridad fronteriza de Kazajstán inspeccionaron alrededor de 100,000 contenedores de carga, cifra que se espera aumente a 500,000 para 2020 y a más de 1 millón para 2025.

Al asociarse con el Programa de Control de las Exportaciones y Seguridad Fronteriza de Estados Unidos, el gobierno de Kazajstán ha hecho hincapié en su compromiso de proporcionar transporte seguro y legal de mercancías a través de sus fronteras, al tiempo que pone fin al tráfico ilícito de mercancías y armas.

Jennifer Bavisotto, de la Oficina de Seguridad Internacional y No Proliferación del Departamento de Estado de Estados Unidos, escribió una versión más larga de esta crónica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =