Agencia trabaja ampliamente para garantizar una migración segura y ordenada

0
13
TEKNAF, BANGLADESH - DECEMBER 06: Rohingya Muslims, fled from violence over Muslims in Myanmar take shelter at Leda unregistered Rohingya camp in Teknaf, Bangladesh on December 06, 2016. The camp is now overpopulated and some people cannot manage any room to stay. International Organization for Migration (IOM) Bangladesh stated mora than 21,000 Rohingya Muslims have fled to Bangladesh to escape violence in Myanmar. (Photo by zakir hossain chowdhury/Anadolu Agency/Getty Images)

ShareAmerica

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) fue establecida en 1951 cuando los países de Europa Occidental aún luchaban contra la dificultad que representaba los millones de personas desplazadas por la Segunda Guerra Mundial. La organización gestionó la logística para ayudarles a regresar a su país o mudarse a otro.

En la actualidad, la OIM es una organización intergubernamental conformada por 169 naciones que trabaja para asegurar que la migración mundial se lleve a cabo de manera segura, ordenada y digna.

Estados Unidos y Bélgica tomaron la iniciativa de crear la OIM, y desde entonces Estados Unidos han sido un socio fundamental en su labor. La agencia es un ejemplo del tipo de organizaciones con las que Estados Unidos, que es el donador de ayuda humanitaria más generoso del mundo, trabaja para ayudar a las personas necesitadas.

“La migración es un enorme problema en el mundo”, dice Ken Isaacs, vicepresidente de Samaritan’s Purse, una organización benéfica estadounidense con base religiosa. Isaacs es el candidato de Estados Unidos a presentarse en las elecciones para próximo director de la OIM. Los Estados miembro de la organización tomarán la decisión en una elección en junio próximo.

Isaacs, de 65 años, ha dirigido personalmente las operaciones de socorro de Samaritan’s Purse en decenas de países, incluyendo Iraq, Etiopía, Eritrea, Sudán del Sur, Haití, Kosovo, Afganistán, Pakistán y Filipinas.

Isaacs dice que su “compasión personal por el cuidado de la gente es un reflejo de la preocupación del gobierno de Estados Unidos y del apoyo continuo a la OIM”.

De los 1,000 millones de migrantes en todo el mundo, 258 millones viven fuera de sus países y 750 millones son migrantes internos. Entre ellos se incluyen inmigrantes, trabajadores migrantes y refugiados de conflictos, hambrunas y desastres naturales y provocados por el hombre.

“Estamos presenciando el movimiento de seres humanos a través de fronteras en una escala nunca antes vista”, escribió recientemente William Lacy Swing, director general de la OIM en la pasada década. La OIM se moviliza rápidamente para organizar respuestas: desde los refugiados húngaros en 1956 y los vietnamitas en barco en 1975, hasta los supervivientes del tsunami asiático y el terremoto de Pakistán en 2004-2005, a los cientos de miles de rohingyas que han huido a Bangladés para escapar de la persecución en Birmania durante la crisis actual.

La OIM tiene su sede en Ginebra, pero el 97% de sus 10,500 funcionarios trabaja en casi 400 sucursales ubicadas en todo el mundo, lo que la convierte en la mayor organización de las Naciones Unidas “con los pies sobre la tierra”, dice Swing. Una vez separada, se afilió a las Naciones Unidas en 2016.

En Bangladés, la Organización Internacional para las Migraciones triplicó rápidamente su personal a 600 en respuesta a la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en el mundo. El personal de la organización gestiona campamentos y proporciona agua y saneamiento a los rohingyas y mejora las carreteras de acceso.

Swing, de 83 años y que fue embajador de Estados Unidos en cuatro naciones africanas y en Haití, se retira tras dos términos de cinco años al frente de la organización.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − cuatro =