Personalidades y dinero, ¿cuál tienes y cuál quieres tener?

0
24

Ciudad de México, 21 de mayo de 2024.- Cuando hablamos de finanzas personales, lo primero que se nos viene a la mente son las palabras ingresos, gastos y mantener un equilibrio entre estos dos conceptos para garantizar la estabilidad económica a corto y largo plazo. Sin embargo, dejamos fuera de este tema la parte emocional y creemos que nuestra personalidad no influye en estas decisiones financieras.

El dinero y nuestra forma de ser están vinculados, cada uno de nosotros llevamos una relación única con las finanzas y esto se refleja en el comportamiento de nuestra salud financiera. Por ello, Diam Proyectos de Inversión, te desglosa 5 personalidades y cuál su relación con el dinero. Echa un vistazo a cada una, reflexiona cuál eres y si te gustaría hacer cambios para mejorar tu economía.

Gastador. Existen personas que tienen una personalidad más despreocupada en relación con el dinero. Les gusta derrochar libremente, no buscan descuentos u ofertas y ni se preocupan por las consecuencias financieras a largo plazo. Están dispuestos a asumir riesgos financieros y pueden tener una mentalidad de «vivir el momento” que los lleva a comprar cosas no necesariamente esenciales. Riesgo: pueden acumular deudas muy altas, gastar más de lo que ganan y empezar a justificar sus compras. Recomendación: de vez en cuando no está mal darse ciertos “gustitos”, pero es necesario establecer límites de compra, estar consciente de todos los ingresos y egresos que se tiene al mes para no arriesgar lo que corresponde a las necesidades básicas.
Precavido. Cuando hablamos de dinero, este tipo de gente tiene una personalidad conservadora. Evitan gastar, tratan de no endeudarse y son muy cautelosos con sus inversiones. Prefieren ahorrar a veces sin un objetivo definido. Riesgo: guardan su dinero sin cesar, ya que piensan que es la única forma de sentirse seguros en la vida. Recomendación: Deben de encontrar un equilibrio entre ahorrar y agregar un presupuesto destinado al entretenimiento, también analizar qué metas financieras desean lograr y cómo pueden utilizar sus ahorros para alcanzarlos.
Despreocupado. Hay algunos que adoptan una actitud negligente hacia el dinero y sienten que solo necesitan una cantidad modesta de capital para vivir. No se preocupan por su futuro económico, dejan que alguien más, pareja o familiares, tomen las decisiones económicas e ignoran sus responsabilidades financieras. Riesgo: si no se adentran a conocer más sobre sus finanzas, este comportamiento los puede llevar a problemas económicos al desconocer ciertos procesos, por ejemplo, cómo funciona una tarjeta de crédito y no saber qué es el pago mínimo, los intereses, fecha de corte, etc. Recomendación: aunque se muestren indiferentes a temas sobre finanzas personales, deben saber cuáles son sus gastos mensuales y cuál es su nivel de deuda, para evitar más adelante estrés financiero por desconocer cómo son sus movimientos.
Preocupado. Algunas personas experimentan ansiedad extrema sobre sus finanzas. Aunque su economía es estable, tienen miedo a gastar, tener deudas y, constantemente, se sienten estresados por su situación financiera y les genera angustia sentir que pueden perder su dinero en cualquier momento. Riesgo: llegar a un nivel de preocupación que impide alcanzar metas por el estrés que genera elegir cierta operación financiera y no crecer económicamente. Recomendación: revisar la raíz de estos miedos sobre el uso del dinero, pueden sentir que no van a controlar los gastos, se van a endeudar demasiado o no lograran sus objetivos; por ello, es necesario empezar a informarse por medio de cursos sobre finanzas personales para tener más seguridad en las decisiones.
Moderado. Este tipo de personas se encuentran en el punto intermedio entre ser ahorradores y derrochadores. Mantienen un equilibrio entre gastar para disfrutar y planificar un presupuesto. Establecen metas financieras realistas y trabajan para lograrlas sin excesos ni restricciones extremas. Si te identificas con esta personalidad, ¡felicidades! Has logrado tener una buena relación con el dinero y una gestión prudente sobre tus recursos financieros, algo que te ha permitido disfrutar de tus ingresos y a la par tener la capacidad para enfrentar desafíos financieros que se pueden presentar.

De acuerdo con Alberto Martínez, ceo de Diam Proyectos de Inversión ciertas características de nuestra personalidad pueden llevar a tomar decisiones benéficas o perjudiciales sobre nuestra economía, “si ya identificaste cómo es tu comportamiento frente al dinero y es algo que no te gustaría seguir, busca hacer cambios en tus hábitos financieros y administrar mejor tu economía para que te permita alcanzar distintas metas sin comprometer tu estabilidad financiera ni tu salud emocional”.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí