Ciudad de México a 19 de octubre de 2022.- En el contexto económico actual, la inflación se ha disparado a un ritmo acelerado, por lo que subir las tasas de interés ha sido la medida tomada por los bancos centrales para frenar sus efectos negativos. Esto, a su vez, ha ocasionado el aumento en los costos del financiamiento para las empresas, entre ellas Pymes, las cuales tienden a sufrir con mayor impacto sus efectos.

De acuerdo con la fintech, Drip Capital, las empresas involucradas en el comercio internacional, pueden contrarrestar el aumento en el costo de sus financiamientos al hacerlo en dólares en lugar de pesos, considerando que el financiamiento desde México pasó de 6.63% en diciembre de 2021 a 9.25% en septiembre pasado; es decir, ahora es 39.51% más caro.

Durante el 2022, México ha sufrido una serie de cambios económicos derivados de distintas problemáticas a nivel global. Especialistas del sector privado anticipan una variación anual del 8.48% en la inflación a nivel nacional, cifra que se ha visto contrastada con el alza en las tasas de interés por parte de Banxico, las cuales han alcanzado un nivel histórico de 9.25% en septiembre de este año, el máximo visto desde que inició su publicación en 2008, cuando al cierre de 2021 aún se encontraba en 6.63%.

De igual forma, en Estados Unidos, ante la falta de estabilidad de los precios del mercado, el Sistema de la Reserva Federal (Fed) ha tomado la medida de subir sus tasas de interés. En la primavera de 2022, la tasa se encontraba entre el 0.25% y el 0.50% y ha escalado hasta 3.25% en septiembre de este año.

Aunque también ha sido relevante, este ritmo sigue siendo históricamente menos drástico que el de nuestro país. Incluso, en otros sucesos económicos complejos (como la recesión de 2008), las tasas no han excedido el 6.50% desde los 2000, mientras que en el arranque de la pandemia entre 2019 y 2020 no excedieron el 2.25%.

“El aumento en tasas de interés ha sido multifactorial, ya que se ven implicados hechos como la pandemia y la crisis que se desarrolló como secuela; las tensiones geopolíticas por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y las condiciones de oferta y demanda en el precio de las materias primas en el mercado internacional. En este sentido, lo ideal es que las empresas recurran a fuentes más eficientes para financiar sus operaciones de comercio internacional, especialmente si sus ventas se manejan en la divisa estadounidense”, explicó Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México.

Grandes afectaciones a créditos y financiamiento
El aumento en tasas de interés no sólo afectará en el cumplimiento de las obligaciones financieras de los mexicanos, sino que también en los costos de financiamiento, capacidad de pago y acceso a mayor capital para negocios, especialmente entre las Pmes.

De acuerdo con datos de la Asociación de Emprendedores de México (Asem), en lo que va del año más del 35% de las empresas mexicanas tuvieron que cerrar sus puertas por falta de liquidez, por lo que las formas de financiamiento, préstamos y créditos se han vuelto la mayor apuesta ante el cierre de negocios, sobre todo, para aquellos que realizan acciones de comercio internacional.

“El problema central es que entre más aumentan las tasas de interés en créditos para negocios, más retos económicos habrá para las Pymes, ya que si el financiamiento es poco rentable, se elevarán los precios del dinero y esto tiene el potencial de impactar a la proveeduría de materias primas, lo que, como efecto dominó, puede impactar las ventas y la relación de los negocios con sus compradores internacionales, mismos que tampoco están exentos del fenómeno económico”, mencionó Montaño.

Financiamiento en dólares, la mejor elección
De acuerdo con el directivo mexicano de Drip Capital y MBA de Harvard, para las empresas exportadoras, contar con financiamiento directamente en dólares puede ser una ventaja mucho más competitiva en comparación con la moneda nacional, especialmente cuando se trata de financiar directamente cada transacción.

Por ello, algunas empresas especializadas en ofrecer servicios financieros mediante herramientas tecnológicas están resolviendo el reto de financiar pequeñas y medianas empresas mexicanas con dólares, lo que, en consecuencia, ofrece costos más competitivos, algo que la banca tradicional actualmente está imposibilitada de ofrecer.

“El financiamiento en dólares puede ayudar a los exportadores nacionales a reducir gastos en financiamiento con una relación de costo menor, históricamente menos drástico y en la misma divisa en la que realizan las ventas, además de propiciar el desarrollo de nuevos créditos y formas de financiamiento que ayuden a las Pymes a contar con el capital necesario para cubrir sus costos operativos ante una mayor demanda internacional”, agregó.

Finalmente, según la fintech especializada en factoraje financiero para Pymes exportadoras, México y sus empresas seguirán fortaleciendo su relación comercial con los principales socios internacionales, como Estados Unidos, país con el que en los primeros siete meses de 2022 tuvo un crecimiento del 20% anual en su intercambios, según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, y con los otros 45 países con los que tiene tratados de libre comercio y 33 más con los que tiene Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí