En México, hay más de 28 millones de tarjetas de crédito activas

0
42

Ciudad de México, 18 de noviembre de 2020.- La temporada de compras ya inició, primero con el Buen Fin y ahora con las próximas fechas decembrinas, por lo que no es nuevo ver que los famosos meses sin intereses figuran como una forma de pago atractiva. Sin embargo, resulta útil saber cómo podemos emplearlos para nuestro beneficio, ya que muchos de nosotros usaremos las tarjetas de crédito para hacernos de bienes.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (Enif), se sabe que la población de 18 a 70 años, alrededor de 54 millones de personas, tienen, por lo menos, un producto financiero (tarjetas de crédito, débito, pensión, nómina, entre otras, que emplean para pagos diversos. Por otro lado, con información del Banco de México (BM), se sabe que, hasta el cierre del segundo trimestre de este año, había más de 28 millones de tarjetas de crédito activas, casi 14% más que durante los primeros tres meses del 2020.

El uso de tarjetas de crédito es muy común en el día a día, pero en la temporada de compras se incrementa, porque nos ofrecen sistemas de pago como los meses sin intereses, que nos permite hacernos de artículos que no podemos pagar de contado teniendo la oportunidad de diferirlo en mensualidades fijas; sin embargo, no debemos actuar por impulso y dejar que todos los gastos se vayan a este rubro, es importante saber en qué nos conviene aplicarlos.

Además, existen otras opciones en caso de que no se cuente con esta herramienta, por ejemplo, un crédito vía nómina nos pude ayudar a comprar un artículo de primera necesidad, sin tener que realizar pagos mensuales a una tienda departamental, apunta Dante Teytud, experto en finanzas personales y director comercial de Credifiel.

No pierdas el control. No por querer aprovechar los meses sin intereses, caigas en el error de salirte de un presupuesto, porque los cobros, aunque sean sin excedentes, estarán llegando en los meses subsecuentes y eso desajustará tus finanzas.
Bienes duraderos. Antes de realizar una compra con este sistema de pago, piensa si lo que vas a adquirir será duradero o no. Por ejemplo, conviene más hacerte de un electrodoméstico, que su tiempo de vida es más largo que una prenda de ropa.
Viajes. Si bien esta opción no tiene mucha duración, sí es costeable pagarlo a meses sin intereses, pero es mejor que lo liquidez antes de irte, ya que en el viaje tendrás otros gastos que pueden resultar contraproducentes para tu pago mensual.
Despensas y alimentos. En definitiva, este tipo de compras es mejor pagarlas en efectivo y no considerarlas para diferirse. No es nada acertado seguir pagando más tiempo algo que tiene muy poca duración.
Considera opciones. Si lo tuyo no son los pagos diferidos a meses en tiendas departamentales, una opción es un crédito vía nómina para que puedas comprar ese artículo que de verdad necesites. Los pagos te serán descontados y así no hay ninguna probabilidad de que se te olvide.

A la hora de efectuar nuestras compras, también es necesario ser prudentes con los plazos de pago que vamos a diferir y ser muy conscientes de que estamos ante compromisos financieros que requieren ser pagados, agrega el directivo.

En esta temporada de ofertas, gastos y promociones, cuidemos nuestro presupuesto; si se necesita de un poco más, existen instituciones financieras como Credifiel, dispuestas a asesorar y dotar de liquidez a aquellos que trabajan para el estado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

nueve + 14 =