Ciudad de México, 24 de octubre de 2022.- Más terrorífico que cualquier aparición, zombie o monstruo, para este año tuvimos a los montadeudas, la inflación y el alza en las tasas de interés.

Si estás alistando el disfraz para ir a una fiesta aterradora o si vas a salir por el clásico dulce o truco, nos ponemos a tono contigo y te compartimos 13 espeluznantes historias de terror financiero que debes evitar a toda costa.

1. El presupuesto sangrante. Si no le dices a tu dinero qué hacer, se irá como agua en el río. Debes tener cuidado, es muy fácil caer en tentaciones, de tal manera que pequeños gastos se convierten en una pesadilla que se alimenta de tu dinero, al punto que no te des cuenta cómo esto afecta tus metas. Tener un presupuesto y acoplarte a él permite saber exactamente en qué y cómo gastas tu dinero, además, puede ayudarte a ahorrar y definir un fondo de emergencia.
2. Ataque del negocio fantasma. No hay nada más espantoso que darte cuenta de que te convencieron de colocar tu dinero en un proyecto que no tiene pies ni cabeza o, peor aún, que caíste en una red piramidal o de estafadores. Ganar el dinero cuesta e invertirlo es hacerlo crecer, pero no te dejes llevar por retornos irreales (como duplicar tu dinero en un corto tiempo). Invierte en instrumentos que conozcas, usa plataformas reguladas y reconocidas y evita caer en la ambición de ganancias rápidas.
3. El contrato del diablo. Cuidado con las letras chiquitas. Sí, a todos nos da flojera leer contratos enormes, pero aceptar un crédito, tarjeta o préstamo sin hacer una lectura consciente, puede terminar en una masacre financiera que incluya el pago de grandes intereses y la atribución de deudas infinitas.
4. El comprador del pánico. Este horripilante espanto se manifiesta de formas muy distintas. A veces, no te das cuenta de que está ahí hasta que te golpea en la cara. Comprar cosas que no necesitas, no comparar precios o terminar pagando el triple son algunas de sus manifestaciones. Empieza por cuestionar lo que adquieres. El millonario Warren Buffet recomienda preguntarse: “¿qué pasa si no lo compras?”. Si la respuesta es “nada”, no lo necesitas. Si vas a adquirirlo, revisa precios en varios lugares o plataformas; considera el costo real de comprarlo a crédito ¿Cuánto pagarás realmente por el producto? Evita a toda costa comprar si estás triste o muy feliz.
5. La casa del terror. La vivienda propia es una de las mayores realizaciones personales, también es de los mayores esfuerzos económicos que puede existir. Cuidado con esos espíritus chocarreros alrededor de la propiedad. A veces, comprar una casa con muy bajo precio respecto al mercado, trae detalles que no habías visto, daños caros de reparar, plagas o hasta problemas legales. Pocos son expertos en el proceso de compra-venta de una vivienda, no es algo que hagamos cada mes, recurrir a plataformas o grupos de expertos inmobiliarios que guíen en el proceso incluso de la venta de una propiedad, te puede ayudar a avanzar sin percances. Finalmente, para las personas que piensan en los remates bancarios como una oportunidad de buen precio, nuestra recomendación es que la usen solo aquellos que conocen del proceso y las implicaciones legales”, comentó Nicolas Peñaranda, coo y cofundador de Castia, empresa de tecnología inmobiliaria y financiera que permite comprar una propiedad nueva antes de vender la que se habita.
6. Hospital del horror. Pocas cosas pueden ser tan devastadoras para la economía de una familia como una hospitalización larga o una enfermedad crónica sin el respaldo de un seguro; eso podría ocasionar incluso la quiebra. Es crucial contar con acceso a servicios de seguridad social, no dudes en destinar una parte de tu ahorro a tener opciones de seguros de gastos médicos mayores, pues será tu blindaje frente a este asesino silencioso.
7. La noche de los montadeudas vivientes. ¿Te enfrentas a un gasto inesperado y decides pedir un préstamo personal inmediato? ¿Qué puede salir mal? La historia de terror comienza cuando al día te llegan 20 llamadas pidiendo que pagues (cuando aún no es tu fecha de pago) un monto mayor al acordado o cuando piensas que nada puede ir peor, comienzan a mandar mensajes a tus familiares y amigos con difamaciones personales sobre ti ¿Horrible, no?. Si quieres evitar esta macabra historia lo mejor es acudir con aplicaciones de crédito recomendables y confiables. “Los montadeudas son personas o grupos criminales que se aprovechan de la falta de lectura o la prisa de los usuarios. La mejor forma de evitarlos es verificar la reputación de la empresa en internet, no dar información bancaria hasta tener y revisar los detalles del crédito y nunca depositar por un préstamo”, comentó Roberto Salcedo, ceo de Baubap, plataforma mexicana de préstamos a través de una app.
8. Un frío invierno. ¿Estamos en octubre y ya tienes comprometido el aguinaldo que llegará en diciembre? ¡Qué miedo! Recuerda que, si bien esta prestación es un apoyo extra para los meses que implican un mayor gasto, debes tratar de no utilizar todo de una sola vez; procura ahorrarlo o destinarlo a inversiones duraderas para que no tengas que pasar un frío invierno y una difícil cuesta de enero.
9. El futuro sádico. Visualiza tu vida a los 60 años: estás sentado en una oficina, después de tanto tiempo aún sigues trabajando 8 horas diarias en algo que, tal vez, ni te gusta, pero no puedes dejar de hacerlo porque vives al día. Suena espeluznante. El retiro se ve tan lejano que muchas veces no le ponemos atención. Lograr la libertad financiera o tener un respaldo que permita mantener un flujo de dinero es algo que sólo se logra con ahorro e inversión, ya sea a través de instrumentos como las Afores, productos financieros de aseguradoras o directamente en alternativas de inversión como la bolsa o el crowdfunding.
10. El embrujo del pago mínimo. Suena atractivo no tener que pagar toda tu deuda, pero esto podría hacer que la dupliques en unos meses; intenta liquidar siempre el total de tu saldo mensual, limita tus compras a menos de lo que ingresas y sólo compra a crédito (y a meses sin intereses) bienes duraderos.
11. Las frankendeudas. ¿Qué es peor que una deuda? ¡Muchas deudas! acumular créditos pequeños, sean o no con intereses, se puede convertir en una bola de nieve que termina por aplastar tus oportunidades de ahorro y limitan tu flexibilidad financiera.
12. El doble maldito. ¿Ubicas la frase “es problema de mi yo del futuro”? Suena gracioso, pero dejarle a tu futuro la responsabilidad de decisiones actuales o justificarlas con “para eso trabajo” o “el dinero es para gastarse”, es una puñalada en la espalda a nosotros mismos.
13. La peor de todas. El Cthulhu de las finanzas personales, el Kraken de las mareas financieras, el Freddy Krueger del ahorro: la falta de interés por la educación financiera. Minimizar los gastos diarios, dejarlo todo para el futuro y no aprender sobre finanzas personales es la mayor pesadilla para tu futuro financiero. Que tus finanzas crezcan y sean saludables depende de ti.

Ahora que conoces estás 13 historias de terror, ¡evítalas! Analiza tus finanzas y reflexiona sobre los cambios que debes llevar a cabo para mejorar tu manejo del dinero y dejar de vivir momentos terroríficos.

¡No caigas en un fraude a la hora de solicitar un préstamo! Antes, revisa estos consejos
El pasado agosto se dio a conocer el desmantelamiento de una red de call center que ofrecía créditos de manera ilegal y promovía préstamos rápidos con la promesa de obtener el dinero en menos de 10 minutos. De manera fácil, estas apps conseguían información sensible de los usuarios como: datos bancarios, datos personales, fotos y videos; situación que los dejó vulnerables ante extorsiones y acoso cibernético.

Un informe del Consejo Ciudadano indica que se han registrado cerca de 5 mil 452 reportes por el esquema de extorsión y fraude conocido como “montadeudas”, un aumento de 454% al comparar el promedio mensual recibido durante 2022 contra 2021.

Este caso expone el poco cuidado que existe ante los datos privados y deja a la vista la poca precaución que los usuarios tienen al momento de aceptar términos y condiciones en línea. Por ello, se vuelve de vital importancia tomar conciencia de cómo estos datos sensibles pueden afectar a la seguridad cibernética y financiera.

Para no ser víctima de esos delitos, la plataforma digital de soluciones financieras Creditas te presenta algunos tipos de fraudes en préstamos y cinco consejos esenciales a la hora de elegir un préstamo.

Modalidades de fraude más comunes:

● Préstamos exprés sin requisitos. Sitios que te ofrecen “créditos rápidos”, “sin consultar tu Buró de Crédito” o “sin comprobante de ingresos”. Para entregarte el dinero suelen solicitar un depósito previo por concepto de gastos de administración. Al realizar el depósito y buscar seguimiento argumentan que la solicitud está en proceso, al final el financiamiento requerido nunca se entrega.
● Préstamos “gota a gota”. Obtienes el dinero de forma inmediata sin tantos requisitos; sin embargo, las tasas de interés son muy altas y aumentan de manera semanal o mensual, hasta que se vuelve impagable la deuda, quien no paga sufre amenazas.
● Usurpación de identidad. Grupos fraudulentos se hacen pasar por instituciones financieras formales, hacen mal uso del nombre, logo e imagen corporativa de esas empresas y hasta crean páginas web apócrifas para engañar a los usuarios. Al conseguir depósitos para “apartar el crédito”, las personas ya no logran contactar a la supuesta empresa y cuando se comunican con la entidad suplantada se dan cuenta que cayeron en un fraude.
● Reparadores de deuda. La desesperación por saldar tus deudas económicas te puede llevar a compañías informales que ofrecen ser intermediarios con la entidad financiera para llegar a un acuerdo sobre tu adeudo y hasta limpiar tu historial crediticio (algo que no se puede hacer), para iniciar el proceso de negociación te piden dinero en adelanto y luego desaparecen.

De acuerdo con información de Creditas, cuando nos encontramos ante la necesidad de adquirir un crédito podemos no ser precavidos con a quién nos acercamos, la legalidad de la institución y qué información compartimos para iniciar el proceso. Existen herramientas que las autoridades ponen a disposición de los usuarios para que tengan más certidumbre cuando van a investigar a una financiera. “Nosotros ayudamos a los usuarios a responder todas sus dudas y estamos supervisados por la Condusef, la Cnbv y nos encontramos en el Buró de Entidades Financieras, con el objetivo de brindar transparencia, certeza y seguridad a cada persona”, señala la compañía.

Para evitar caer en este tipo de delitos que buscan aprovecharse del desconocimiento de la gente en el uso de productos financieros, es fundamental nunca apresurarse al contratar un servicio y siempre tener en cuenta los siguientes consejos básicos:

● Nunca ir por lo fácil. No caigas en préstamos que son otorgados en 5 minutos, que no consultan el Buró de crédito o no piden algún otro requisito.
● Sé precavido con tus datos y dinero. Revisa a quién le compartes datos sensibles, ya sea en páginas, apps, gente en general, las personas pueden hacer mal uso de esa información y puedes caer en un fraude o extorsión. De igual forma, nunca des anticipos para conseguir un crédito.
● Siempre lee las letras chiquitas. Antes de dar acceso a tus datos a una app o firmar un documento, hay que leer el contrato para saber qué estamos autorizando y evitar sorpresas que pongan en riesgo nuestro patrimonio o información personal.
● Verifica la identidad de la empresa. Cerciórate que la entidad financiera esté debidamente registrada ante el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios (Sipres), Condusef, Profeco. Si tienes dudas de la empresa, acércate a estos organismos autorizados.
● Contacto directo con la entidad. Primero busca su página, verifica sus términos y condiciones, revisa que el aviso de privacidad tenga el nombre legal de la empresa y cerciórate que esta exista en el Sipres (muchas veces, se coloca una razón social diferente al nombre público que usan como marca). Además de realizar este paso, ponte en contacto directo, con un correo electrónico, una llamada telefónica, una visita con la entidad financiera y antes de contratar, resuelve todas tus dudas.
● Préstamos de personas físicas. Si hay que ser cautelosos al solicitar un crédito a una entidad, a un particular con mayor razón, ya que no se encuentran registrados ante un padrón o supervisados por un organismo. De preferencia, no tomar este tipo de opciones con personas que no conocemos y con las cuales existe mayor riesgo de perjudicar más nuestras finanzas.

Si vas a pedir dinero, toma el tiempo necesario para verificar que la empresa sea seria y está bajo supervisión de un organismo regulador; de lo contrario, si acudimos a empresas informales no estaremos legalmente protegidos y esto significa que, si no cumplen con lo prometido, no hay quién nos defienda. Hay que pensar, ¿qué vale más, la integridad y privacidad de nuestros datos o la necesidad económica?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí