Prótesis biónicas

0
24

Este año, el Premio Nacional Innovación Tecnológica para la Inclusión Social Innovatis convocó a estudiantes, maestros, académicos, organizaciones o proyectos que brinden soluciones a problemas locales a través de la ciencia. “En la edición pasada tuvimos 170 experiencias participantes y premiamos a tres. Este año se presentaron 400 ideas”, explicó Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y agregó que el II Seminario Académico Internacional: “Explorando tecnologías de punta para el combate a la pobreza en México”, analiza ideas de cómo usar la ciencia para resolver los problemas que enfrentamos en este siglo.

Comentó que los proyectos finalistas incorporan conocimiento científico y tecnológico aplicado en el campo social. “Estamos convencidos que es a través de la inteligencia y de la apuesta a que el conocimiento puede atender las causas sociales como podemos avanzar en el desarrollo, la equidad y la inclusión en nuestro país”, dijo Cabrero Mendoza en la entrega de los premios.

Prótesis biónicas
El ganador del primer lugar fue Luis Armando Bravo, por el proyecto: “Prótesis biónicas para amputaciones de miembro superior”, es decir, las que van desde la muñeca hasta el hombro, las cuales son electrónicas y trabajan con la lectura de la señal muscular, y fue premiado con 200 mil pesos.

El fundador de la empresa mexicana Probionics, Luis Armando Bravo, desarrolló un proceso más barato y eficiente para la fabricación de prótesis biónicas para extremidades amputadas. Por ejemplo, una prótesis de brazo completo, la empresa mexicana la ofrece en alrededor de 180 mil pesos, mientras que una prótesis del mismo tipo de alguna marca internacional puede llegar a costar hasta 2 millones de pesos.

Con un apoyo de 100 mil pesos, el segundo lugar fue otorgado al “Programa de Vigilancia Materno Fetal”, desarrollado por el maestro en ciencias Sadot Arciniega Montiel, investigador del Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial.

El programa contempla reducir hasta en un 50 por ciento la mortalidad prenatal, con el diseño de un monitor fetal del tamaño de un celular, el cual funciona a distancia. El aparato está conectado a una central obstétrica, para que en caso de que el feto presente una anomalía en la frecuencia cardíaca, el dispositivo emita de manera automática una señal al hospital, el cual enviará una ambulancia por la paciente.

Por el proyecto: “Dilo en señas”, Rocío García Gutiérrez y Gerardo Monsiváis se hicieron acreedores al tercer lugar y recibieron un apoyo de 50 mil pesos.

“Dilo en Señas” es una aplicación móvil para celular de descarga gratis, disponible para Android y para iOS, que permite aprender conceptos en lengua de señas mexicana y es tan fácil su diseño que lo puede utilizar hasta un niño de un año de edad.

Las menciones honoríficas para las ideas proyectos fueron para Roberto Sánchez, Alfredo González, y René Peralta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 6 =