México: 53% de la población rural carece de conexión a internet

0
22

Ciudad de México, 7 de julio de 2022.– La reciente Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (Endutih) 2021, realizada por el Instituto Naconal de Geografía y Estadística (Inegi), en colaboración con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), estima una contabilidad de 88.6 millones de usuarios de internet o 75.6% de la población de seis años o más conectados en México, en 2021.

Si bien resulta positivo que dichas cifras representan un avance de 6.7% en el acceso a la conectividad entre los mexicanos y una aceleración del crecimiento de 2.3 puntos porcentuales, en su comparativo con 2020, para el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet) resulta preocupante que aún falta una cuarta parte de los mexicanos por conectar, a pesar de que tuvo lugar un ‘empujón digital’ en los últimos años.

La métrica del Inegi -75.6% de la población conectada a internet-, nos coloca aún distantes de lugares como Corea del Sur (96.5% de conexión), Reino Unido (94.8%), Suecia (94.5%), España (93.2%) y EUA (90.9%), países en los que prácticamente la totalidad de sus habitantes disponen de una conexión a internet.

Asimismo, en la desagregación por ámbitos urbano y rural persiste una marcada disparidad, de tal suerte que el diferencial de acceso entre la población es de 25.1 puntos porcentuales, al registrar coeficientes de 81.6% y 56.5%, respectivamente. Ello evidencia que es menester implementar mecanismos de política pública para incentivar la disponibilidad y uso de la conectividad, para la población con mayores necesidades socioeconómicas.

Por otra parte, el Idet considera impreciso que la Endutih 2021 reporte que 24.3 millones de hogares mexicanos (el 66.4% del total) cuentan con acceso a internet, toda vez que dicha encuesta considera equivocadamente como un ‘hogar conectado’ a aquel en el que uno de sus habitantes puede conectarse vía móvil. Equivocadamente porque los hogares que dependen de una conexión móvil, a diferencia de aquellos que cuentan con una conexión fija, se encuentran limitados en cuanto a las capacidades de navegación y accesibilidad a todas las herramientas y contenidos disponibles en la red, además de estar expuestos a períodos temporales de desconexión por falta de saldo o recarga suficiente para contar con internet de manera continua durante un mes.

Lo anterior, especialmente, en un país en el que del total de líneas celulares (91.7 millones), 79.7% corresponden a un esquema de prepago, con un gasto mensual de $148.2 pesos al mes, monto que inhabilita el acceso a datos móviles durante todo ese periodo, además de que es limitativo en el acceso a herramientas, contenidos y aplicaciones disponibles en internet.

Si bien, la Endutih 2021 revela que 93.9% de los usuarios de telefonía celular tienen un smartphone, equipo que les permite conectarse a internet, se podría comenzar a advertir una nueva brecha de conectividad, atribuible al diferencial de capacidades y usos de internet que habilita el acceso a la red celular, frente a la disponibilidad de banda ancha fija en el hogar.

El Idet considera esencial la publicación de la Endutih como herramienta para la toma de decisiones de política pública en materia de conectividad y reconoce el esfuerzo para su levantamiento y publicación; no obstante, considera que se debe buscar la mejora continua en su elaboración a efecto de reflejar de manera más precisa y fidedigna la situación de nuestro país.

Al respecto, el Idet considera que para las próximas entregas de la Endutih debe hacerse un esfuerzo para que se recabe y se reporte información más relevante para la toma de decisiones en el contexto que impone la evolución tecnológica y el comportamiento de las personas, hogares y empresas. Por ejemplo, recabar información sobre las velocidades promedio de acceso fijo con que cuentan los hogares, por segmento socioeconómico o decil de ingresos; en el caso de las conexiones móviles, un cambio cualitativo muy relevante sería poder conocer la cantidad de datos consumidos en promedio por usuario, de igual forma por nivel socioeconómico y, sin duda alguna, dejar de considerar como “hogar conectado” a aquellos cuyo acceso a Internet ocurre solo porque alguno de los integrantes del hogar tiene acceso vía una línea móvil.

Mientras ello no suceda, la utilidad de este recurso es limitada a partir de los resultados aquí destacados. Por otra parte, resulta preocupante que en la Endutih 2021 no se observe colaboración alguna por parte del Gobierno Federal, como sí sucedía en los años previos a través de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes.

En virtud de todo lo anterior, el Idet exhorta de manera respetuosa a que las entidades públicas involucradas realicen los ajustes necesarios para que la Endutih evolucione para que se convierta en un instrumento que brinde cada vez mejor información, no solo a autoridades, sino también a investigadores, empresas, medios y ciudadanos en general. Más y mejores estadísticas que permitan conocer sobre la disponibilidad y uso de las TIC en México, a efecto de que ello derive en la implementación de líneas de acción estratégicas para llevar la conectividad a los mexicanos que aún se encuentran desconectados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí