México debe trabajar en cuatros ejes de acción: Necesita diseñar un plan de acción a largo plazo en el campo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) e inteligencia artificial, desarrollar un centro de investigación nacional sobre inteligencia artificial, hacer énfasis en fomentar la inversión privada en la investigación por parte de los consorcios transnacionales y prepararse para las tres conversiones industriales: el transporte, la energía y la producción, señaló Raúl Rojas González, investigador de la Universidad Libre de Berlín, durante la primera mesa de discusión: La Unam y los desafíos de la nación: Ciencia, Tecnología e Innovación, realizada hoy por la mañana en este centro de estudios universitario.

“Nuestro país necesita entender el valor de la tecnología de la información que cada vez se colisiona con el resto de las industrias y que la inversión en investigación debe provenir también de la industria privada”, mencionó.

Rojas y otros expertos de instituciones nacionales e internacionales reflexionaron sobre los retos y las áreas de oportunidad que tiene México en materia de ciencia, tecnología e innovación. En el evento, que se llevó a cabo esta mañana en el museo de las ciencias Universum, César Domínguez, director general de Divulgación de la Ciencia, destacó la pertinencia de estos tópicos para la solución de problemas actuales como la sostenibilidad, es decir, resolver los problemas de hoy sin comprometer el futuro, quizá esto sea una utopía, dijo, pero como en todas las utopías debemos correr hacia lo inalcanzable.

José Franco, coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt) y coordinador del evento, destacó que el desarrollo sostenible versa sobre el desarrollo social, económico y la sostenibilidad, por lo que estos foros buscan la reflexión no sólo desde la universidad, sino en otras instituciones tanto nacionales como internacionales, y advirtió que “la ciencia desde que nació ha sido global, sin embargo, la tecnología e innovación están desarrollándose y han sido utilizadas en sistemas locales y éstos han sido muy protegidos”.

México: ciencia, tecnología e innovación
Julia Tagüeña, directora adjunta de Desarrollo Científico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), mencionó que algunas de las problemáticas que comparten científicos de todo el mundo son: la falta de fondos, el diseño de las investigaciones, la pobre revisión de pares y que mucha ciencia no es de acceso libre.

De acuerdo con la doctora en física, México debe ser partícipe de los grandes proyectos internacionales, como el gran Colisionador de Hadrones y el Event Horizon Telescope (Telescopio horizonte de sucesos), pero también su incursión en la investigación de energías renovables, entre ellas las celdas solares, y la investigación en mecánica cuántica relacionada con los nanomateriales.

En México, casi 5 millones de personas padecen alguna enfermedad mental por lo que es un tema de gran relevancia en México, dijo María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”. Por esta razón, 60 investigadores y tomadores de decisiones delinearon los principales retos de la investigación en materia de salud en México, los cuales se centran en: incrementar el financiamiento de la investigación básica, desarrollar un centro de investigación virtual que incluya a los investigadores de cada área, también, se debe fortalecer los grupos de investigación existentes y las iniciativas orientadas en la investigación sobre políticas públicas.

Además, destacó que debe existir un apoyo al desarrollo de patentes e innovación social que llegue a las comunidades y estímulos para el trabajo en redes multidisciplinarias, multiinstitucionales e internacionales.

Joaquín Ruíz complementó la discusión con su análisis de Estados Unidos como ejemplo de innovación, a partir de lo cual ahondó en todas las características que requiere un ecosistema de innovación: «Las partes importantes de un ecosistema de innovación son una política nacional, capital de riesgo, incubadoras en donde científicos y gente de negocios se juntan para hacer una compañía y, por último, la educación está al centro de todo esto», por lo que imperó en la necesidad de una modificación al sistema educativo en donde se incluya a la innovación desde la universidad.

El coordinador de la Investigación Científica de la Unam, y coordinador de esta primera mesa, William Lee Alardin, señaló que para lograr las metas que se han propuesto se requiere del compromiso de más sectores: “El financiamieno de la investigación básica es un elemento crucial y la semilla de este financiamiento, sí debe tener un eje rector de parte del estado, pero hace falta complementarlo con el esfuerzo de más actores”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + tres =