Ciudad de México, 16 de noviembre de 2018.- Invertir en ciencia y tecnología espacial no sólo implica tener la mira en las estrellas, sino beneficiarse de la tecnología, al aplicarla para resolver problemas aquí en la Tierra, y si bien México cuenta con el trabajo de la Agencia Espacial Mexicana, el financiamiento a la ciencia espacial es escaso en el país, orillando a su talento nacional a buscar oportunidades en el extranjero.

Recientemente, los estudiantes mexicanos Isaí Fajardo Tapia y Rigoberto Reyes Morales, quienes se encuentran realizando su doctorado en el Instituto de Tecnología de Kyushu, Japón, lanzaron, junto con un equipo internacional, un satélite al espacio, el Ten-Koh, con el objetivo de medir la resistencia de ciertos materiales en el clima espacial y monitorear el efecto de las partículas cargadas en la tecnología.

“Es un satélite pequeño, en órbita baja, casi solar sincrónica (en esta órbita se lanzan los satélites que hacen percepción remota u observación de la tierra, principalmente) con una atmósfera muy ligera, en donde se pueden medir los efectos de los átomos de oxigeno aún presentes o que erosionan los materiales de los satélites, principalmente de los basados en polímeros, como en el caso de nuestro satélite. (También mediremos) los parámetros del ambiente espacial, como el plasma que hay alrededor de la Tierra y las partículas cargadas, partículas de alta energía que pueden producir efectos nocivos para los sistemas del satélite y los sistemas tecnológicos en la tierra”, explicó Fajardo en entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Este proyecto surgió a partir de una convocatoria nacional que lanzó la Agencia Espacial Japonesa y que invitaba a todas las universidades japonesas a concursar en la propuesta de un satélite que sería lanzado de la mano de otro más grande llamado Gosat 2 “Ibuki 2”.

Parte de lo que el proyecto demostró fueron los beneficios de generar colaboraciones entre gobierno, academia y el sector empresarial. “Hay muchas empresas involucradas que fabrican componentes de la estructura, algunos equipos, o hacen trabajos muy especializados que se requieren para el desarrollo del satélite (…) El gobierno apoya de forma muy sólida a este programa que busca contribuir a la sociedad y también a los estudiantes internacionales y a la ciencia y tecnología (y) los proyectos universitarios resuelven problemas, o de la agencia espacial o de las empresas con las que trabajan”, comentó Reyes.

Además, Fajardo ahondó sobre la importancia de desarrollar investigación espacial ya que ésta también contribuye a mejorar tecnologías enfocadas al contexto de seguridad nacional, cuidado al medio ambiente, entre otras, mismas que le pertenecerán al país que las desarrolle volviéndolo tecnológicamente independiente.

“Es mucho más caro mantener una solución a corto plazo como comprar la tecnología a una empresa en el extranjero, a tratar de desarrollar la propia”, concluyó Fajardo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 4 =