Ciudad de México, 28 de julio de 2021.- Existe una percepción negativa generalizada acerca de los plásticos y muchas personas piensan que son materiales dañinos para el medio ambiente; sin embargo, estos materiales han existido desde hace más de 100 años, con la posibilidad de que sus propiedades sirvan para usarlos en diferentes sectores. Circulan por internet muchos rumores acerca de este material, pero ¿cuáles son realidades y cuáles son mitos?

Con el fin de aclarar las dudas más comunes sobre la percepción del plástico, la investigadora Alethia Vázquez Morillas, integrante de la iniciativa Vida Circular, campaña educativa para la promoción de la Economía Circular y sobre la cultura del reciclaje, expone los mitos y realidades entorno al plástico, esto a partir del trabajo realizado por el área de investigación en Tecnologías Sustentables de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería de la UAM-Azcapotzalco.

¿Los plásticos son innecesarios? Pese a esta creencia común, la realidad es que hoy en día se han convertido en una solución indispensable para muchos sectores, pues son materiales versátiles y económicos. La posibilidad de combinar diferentes polímeros con aditivos da como resultado la existencia de un gran número de plásticos que tienen una gran facilidad de procesamiento, esto hace que se fabriquen componentes esenciales en aplicaciones como la medicina, el transporte, la industria de las telecomunicaciones, la agricultura y la producción de empaque plástico para alimentos, bebidas, cuidado personal y del hogar, entre otros. Por lo tanto, no puede cuestionarse, en general, su utilidad, sino su empleo en ciertas aplicaciones.

¿Los plásticos no se degradan? éste es uno de los mitos más extendidos en el país, pero no es del todo correcto. Existen actualmente plásticos degradables, que se clasifican en diversas categorías según el mecanismo que provoca su degradación. Se tienen, por ejemplo, los fotodegradables, que se degradan por acción de la luz solar, y los biodegradables, que lo hacen por la acción de microorganismos naturales, como bacterias, hongos y algas.

Existen también los oxodegradables, que se degradan por acción de la temperatura y radiación UV, que lleva a la disminución del peso molecular del material. Todos estos nuevos materiales sólo se degradarán si llegan a un sitio o proceso que tenga las condiciones requeridas para que esto ocurra. Por otro lado, los plásticos convencionales pueden permanecer mucho tiempo en el ambiente, por lo tanto, es indispensable que evitemos que esto ocurra, a través de un manejo adecuado.

¿Los plásticos tardan mucho en desaparecer? Es común escuchar esta pregunta, y la respuesta es que en general no se degradan rápidamente, aunque su duración en el ambiente depende no sólo de los plásticos en sí, sino de las condiciones en que se encuentran. Esto también pasa con otros materiales; por ejemplo, en el caso del papel, si éste no se encuentra en un ambiente en el que existan microorganismos y condiciones adecuadas de temperatura y humedad, tarda muchos años en degradarse. De hecho, se han encontrado en tiraderos de basura periódicos con 40 años de antigüedad tan conservados que aún pueden leerse.

¿Es mejor prohibir todos los plásticos? Pese a que hay quienes pueden llegar a creer esto, la realidad es que hacerlo implicaría un retroceso serio en muchos sectores, como las comunicaciones, la medicina, e incluso el envase y embalaje. La mejor opción, como ocurre con todos los materiales independientemente de las características de los mismos, es que se consuman de manera responsable y se les dé un buen manejo al concluir su vida útil.

De acuerdo con Alethia Vázquez: “El mejor residuo es el que no se genera, por ello, como sociedad debemos buscar un equilibrio entre la satisfacción de las necesidades y el impacto del consumo. En este contexto es importante y prioritario dar una segunda vida a los materiales, incluidos los plásticos, a través de una Economía Circular que permita extender su ciclo funcional y seguir siendo útiles en diferentes sectores industriales o de consumo”.

A partir de este objetivo, la iniciativa Vida Circular, integrada por académicos, empresarios y ciudadanos, buscan promover nuevos modelos de producción y regeneración, con el enfoque de Reducir, Reutilizar, Recuperar y Reciclar, como una forma de contribución al cuidado de nuestro planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

19 − 2 =