Los datos impulsan la cobertura mediática de refugiados climáticos

0
28

Sherry Ricchiardi*

Washington, D. C., 18 de enero de 2023.- Los datos se han convertido en un trampolín para los periodistas que se encuentran en la primera línea de la crisis de los refugiados climáticos. Muestran emergencias meteorológicas en zonas cálidas como Asia meridional y Centroamérica, y a seres humanos que se enfrentan a la miseria y la desesperación.

Jorge A., un agricultor guatemalteco, perdió su cosecha de maíz por las inundaciones. Plantó okra, pero una sequía acabó con ella. Temía que si no sacaba a su familia de allí, ellos también morirían.

ProPublica, en colaboración con The New York Times Magazine, narró la historia de Jorge en una investigación basada en datos realizada en 2020. Presentado como un ensayo visual, «La gran migración climática ha comenzado» exploraba cómo los cambios en los patrones de población podrían conducir a una catástrofe y citaba escenarios de cómo podría desarrollarse esta crisis.

La empresa conjunta, apoyada por el Centro Pulitzer, tenía una estrategia global: Modelizar, por primera vez, cómo podrían desplazarse los refugiados climáticos a través de las fronteras internacionales. La modelización sirvió de base a las conclusiones del periodista y a «posibles vías generales para el futuro».

«En caso de que la huida de los climas cálidos alcance la escala que las investigaciones actuales sugieren como probable, equivaldrá a una vasta redistribución de la población mundial», escribió Abrahm Lustgarten, reportero medioambiental de ProPublica y autor principal de la investigación.

Científicos del clima llevan décadas dando la voz de alarma. Algunos ejemplos de la evidencia:

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) califica el cambio climático de «crisis definitoria de nuestro tiempo […] que afecta de forma desigual a las personas más vulnerables del mundo». A menudo se describe a los refugiados climáticos como «las víctimas olvidadas del mundo».

El Institute for Economics & Peace (IEP), un grupo de reflexión internacional con sede en Sidney (Australia), calcula que 1,200 millones de personas podrían verse desplazadas en todo el mundo en 2050 debido al cambio medioambiental. El IEP lleva un Registro de Amenazas Ecológicas que mide los riesgos climáticos a los que se enfrentan los países y las previsiones para el futuro.

Un reciente estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences evaluaba que el planeta podría experimentar un aumento de temperatura mayor en los próximos 50 años que en los últimos 6,000 años juntos.

«La cuestión de la migración inducida por el clima lo abarca todo. Afectará a todo. El costo de resistirse a la nueva realidad climática es cada vez mayor», afirmó Lustgarten. Además, predice que el impacto del cambio climático «será casi con toda seguridad la mayor oleada de migraciones globales que el mundo haya visto».

Redefiniendo la objetividad en la información sobre el clima
Los periodistas han tomado una postura sobre la forma de cubrir la actualidad climática. Su visión de lo que constituye un «reportaje equilibrado» ha pasado de la objetividad del «él dijo, ella dijo» a un enfoque basado en el «peso de las pruebas».

Los investigadores se han quejado de que los medios de comunicación distorsionan el consenso científico sobre el cambio climático al informar con un «falso equilibrio» o «bipartidismo», dando demasiada voz a los negacionistas del clima.

Una investigación del profesor de psicología David Rapp, de la Universidad Northwestern, arroja luz sobre la controversia. Los experimentos testearon cómo respondía la gente cuando se presentaban dos puntos de vista sobre el cambio climático como igualmente válidos, aunque uno de ellos se basara en el consenso científico y el otro en la negación.

«En mi opinión, la conclusión más importante es que la exposición a puntos de vista sin fundamento, presentados como alternativas razonables, puede ser problemática. Hacer que dos bandos parezcan tener pruebas y apoyos análogos, cuando no es así, crea una verdadera sensación de falsa equivalencia», afirmó Rapp, que investiga el lenguaje, la memoria y por qué las personas son susceptibles a la desinformación.

Su sugerencia a los periodistas: «Contemplar la posibilidad de proporcionar una indicación clara y detallada del consenso de expertos que subyace a los puntos de vista debatidos, en lugar de limitarse a presentar esos puntos de vista por sí solos».

Un estudio sobre la redefinición del equilibrio realizado por Courtney Perkins, redactora jefa de CNN, concluía: «Los periodistas están abandonando en gran medida el método de ‘ambas partes’ de cubrir el medio ambiente para proteger la exactitud de sus historias». Agregó: «Depende de nosotros, los comunicadores del mundo, transmitir al público la gravedad del cambio climático con la esperanza de estimular la acción para hacer frente a las amenazas medioambientales existenciales».

Expandiendo la cobertura sobre el cambio climático
El periodismo climático ha dado un giro de 180 grados. El medio ambiente está presente en todas las redacciones, se invierte más en proyectos climáticos y hay más demanda de especialistas en la materia. Tres periodistas de datos forman parte del equipo de 20 personas de The Associated Press (AP) creado a principios de este año. Dos indagan en las estadísticas en busca de historias, el tercero trabaja con la visualización.

«El cambio climático afecta a todos los aspectos de la vida. Si empeora —y está empeorando a medida que el planeta se calienta— habrá más desastres climáticos. Creímos que teníamos que aumentar nuestra cobertura», afirmó Peter Prengaman, director de noticias sobre clima y medio ambiente de AP.

Otros medios de comunicación que han ampliado recientemente su cobertura sobre el clima son:

• The Washington Post, que triplicó su equipo climático en noviembre hasta superar los 30 periodistas y añadió «Climate Lab», una sección que utiliza datos y gráficos para contar historias. The Post ganó un Premio Pulitzer en 2020 por sus reportajes explicativos sobre el calentamiento global.
• Deutsche Welle, que recientemente se asoció con Covering Climate Now, una colaboración entre más de 500 medios de comunicación.
• National Public Radio (NPR), que creó una nueva sección sobre el clima para cubrir «lo que podría ser la cobertura más importante de nuestro tiempo». Dos reporteros se dedican al periodismo explicativo, para ayudar al público a entender los cambios del planeta.

Hay muchos recursos para ayudar a los periodistas a informar sobre la crisis de los refugiados climáticos. Entre ellos:

• Portal de datos sobre migración de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM): ofrece estadísticas e información actualizadas y completas sobre datos migratorios a escala mundial, regional y nacional.
• Base de datos estadísticos sobre población refugiada del Acnur: «Contiene información sobre poblaciones desplazadas por la fuerza […] incluidos refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internacionales».
• Base de datos climáticos del Sur Global: base de datos consultable de científicos y expertos en cambio climático, creada por Carbon Brief y la Red de Periodismo Climático de Oxford del Instituto Reuters. Los periodistas pueden ponerse en contacto con científicos de Asia, África, América Latina y el Pacífico.
• Covering Climate Now: ofrece recursos para cubrir el medio ambiente, hojas de consejos y ejemplos de reportajes en varias categorías, como justicia climática, soluciones climáticas y cómo vivir las emergencias.

Este artículo es una adaptación de un artículo publicado originalmente en datajournalism.com. Se ha editado y vuelto a publicar en IJNet con autorización.

* Sherry Ricchiardi Ph.D. es coautura de la guía sobre cobertura de desastres y crisis medioambientales de Icfj’s y ha participado con otros periodistas en temas de temas sobre causas de traumas y seguridad alrededor del mundo.

Anuncio TD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí