Pierde México riqueza nopalera

0
514

“De las 20 especies de nopal que se tenían contabilizadas desde los textos del fraile Bernardino de Sahagún, en la actualidad, sólo sobreviven menos de cinco en el Valle de México, lo cual refleja una erosión genética y cultural muy drástica en los últimos cinco siglos”, lamentó el científico emérito del Sistema Nacional de Investigadores, Robert Bye Boettler, durante la conferencia “El nopal, baboso pero sabroso”, que formó parte del ciclo El nopal emblema nacional que organizó la Fundación Herdez.

En el mundo existen alrededor de 160 subespecies oficiales de la Opuntioideae, que pertenece a la familia botánica de la Cactaceae. México tiene 80 por ciento del total de las subespecies (127), 24 corresponden a la Cylindropuntia, 13 a la Grusonia y 90 a la Opuntia (nombre científico del nopal), según datos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

“La particularidad con el nopal es que se han encontrado restos fosilizados de Opuntia en todos los sitios arqueológicos de nuestro país, por lo que se puede pensar que el nopal y el maguey formaron parte de la base alimenticia de los ancestros mexicanos (…) además de que en los códices de la época se puede ver nopales flechados, lo cual tiene una gran influencia en la cosmovisión de los mesoamericanos, la interpretación de este acto es que se está cazando el espíritu animal que está presente, y hoy en día el grupo indígena que continua realizando esa actividad son los huicholes”, comentó Bye, quien obtuvo el doctorado en la Universidad Harvard, Estados Unidos.

La Opuntia está registrada en el Códice Mendoza en la fundación de Tenochtitlán, en el Códice de la Cruz Badiano y el Florentino; también está en el escudo de armas otorgado por Carlos V a la ciudad en 1523, en el de la Nueva España en 1823 y actualmente en el Escudo Nacional, dijo el exdirector del Jardín Botánico de la Universidad Nacional Autónoma de México, institución integrante de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt).

El nopal, que tiene la mayor distribución a nivel mundial y que ocupa prácticamente toda la industrialización es el Opuntia ficus-indica, no es una especie biológica, sino una domesticada desde hace más de 10 mil años. Sus diferencias son notables en el centro, norte y sur del país, por ello, hay sabores, tamaños y texturas muy diferentes, explicó Robert Bye.

La Ciudad de México se caracteriza por ser el principal productor de nopalitos en el país y en mundo; Coahuila, el que más produce nopal forrajero para uso ganadero a nivel nacional, y Zacatecas lo es en producción de tunas.

“Opuntia ha sido apropiado por muchos países en el mundo, la cuestión es que muy pocos saben cómo utilizarlo. Sudáfrica es el segundo país que más produce nopal, pero ellos no lo utilizan para alimento humano, únicamente para el ganado, entonces hay toda una oportunidad para promover la cultura mexicana y repuntar sus productos en al ámbito global”, exhortó Robert Bye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí