La decisión está echada. Latinoamérica y el Caribe modificarán su dieta nacional para equilibrar el consumo de pescados y mariscos con los productos cárnicos. La idea es que la alimentación sea más sana y variada con lo que se lucharía contra la obesidad, uno de los flagelas de la salud que se abate sobre la población, en general.

El titular de la Conapesca de México, Mario Aguilar Sánchez, y el representante de la FAO en México, Fernando Soto Baquero, lo expusieron claramente en la inauguración del Foro Económico de Pesca y Acuacultura 2017, reunión que se efectúa en la Ciudad de México y cuyo propósito es incentivar el consumo de productos del mar y acuícolas.

Aguilar Sánchez habló sobre el crecimiento de la pesca y acuacultura que se viene registrando en México y “ese contexto de crecimiento, indicó, es que se inserta nuestro sector de pesca y acuacultura, que es relevante por su contribución a la seguridad alimentaria, asociada al consumo de pescados, con beneficios directos a la salud de la población, como lo establecen instituciones como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

Soto Baquero precisó que desde hace 22 años México ha cumplido con el Código de Conducta en Pesca Responsable, acuerdo establecido con la FAO y seguido por varios países en el propósito de establecer una explotación de los mares sustentable, y su producción se consolida en el fortalecimiento de la seguridad alimentaria a nivel mundial.

En México, el consumo de productos marinos, tradicionalmente se da, todavía, en dos fechas clásicas del año: Semana Santa, cuando por razones religiosa, se prohíbe consumir carnes rojas sobre todo los viernes. “Cuando hay para carne es vigilia”, dice la conseja popular, para matizar esta costumbre; la otra fecha son las fiestas decembrinas cuando se acostumbran entre los guisos populares peces y mariscos.

En fechas recientes, sin embargo, inició un boom en la Ciudad de México de restaurantes y cocinas populares que ofrecen productos del mar, algo que, en general, era privativo de ciudades y poblaciones ubicadas en las costas nacionales y en puestos callejeros de comida informal.

Esta modificación parcial de la dieta tiene que ver también con la búsqueda de una solución a los problemas de obesidad y sobrepeso que registra la población mexicana.

Pescados y mariscos, al contener menos grasas malas, carbohidratos y proteínas son más benéficos para el organismo, según datos de las autoridades federales de salud, cuyo titular del ramo, José Narro Robles, expuso hoy las bondades de ese tipo de alimentación en el foro citado.

Pero no sólo serían razones de salud por lo que Latinoamérica y el Caribe le apostarían a la pesca y acuacultura, que serán ahora sustentable, sino también razones de economía social y lucha contra la pobreza rural.

En el sector pesquero y acuícola, el gobierno de México sigue el proceso de pasar de una economía sólida a lograr que las familias tengan mayores ingresos por su trabajo y esfuerzo, aseguró el secretario de Agricultura (Sagarpa), José Calzada Rovirosa, en la inauguración del foro.

Ese es el principal objetivo, dijo: ser más democráticos en la producción y más eficientes en la repartición del ingreso público y el ingreso del trabajo, por lo que la Sagarpa realiza diferentes acciones en lo científico, innovación, mejoramiento en las artes de pesca y también en la sustentabilidad, señaló.

Afirmó que el sector pesquero y acuícola registra un crecimiento del valor de la producción anual del 16 por ciento de forma sostenida y agregó que la acuacultura en nuestro país crece tres veces más rápido en comparación con el mundo y actualmente ya se cuenta con 125 mil hectáreas.

Indicó que el tema central no es cómo extraer más productos del mar, sino cómo se le otorga más valor agregado, con la finalidad de alcanzar el desarrollo y progreso de productores y productoras del sector pesquero y acuícola del país, con énfasis en los pequeños productores.

Detalló que en este sector laboran más de 300 mil hombres y mujeres, con quienes se trabaja sistemáticamente para atender sus demandas y necesidades, con un presupuesto direccionado para acuacultura y cadenas del valor agregado del 20 por ciento del total asignado a la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca).

Subrayó que este es un momento histórico donde la naturaleza requiere expresiones solidarias y acciones gubernamentales para hacerla perdurar y lograr que la gente viva mejor de la actividad pesquera, con la instrumentación de reglas y límites en la explotación racional de los mares.

En esta dinámica, puntualizó que México tiene 75 mil embarcaciones (73 mil menores y dos mil mayores), suficientes para lograr una extracción de productos del mar con lineamientos basados en la ciencia, a fin de efectuar una explotación controlada con base en la recuperación de los recursos naturales.

La idea principal de este espacio, dijo, es hacer juntos planes a futuro, formular políticas públicas para trazar un mayor progreso en un sector que le da a México siempre buenas noticas.

También, añadió, permitirá enfocar acciones para que nuestra gente gane y viva mejor, con el intercambio de experiencias y la integración de mecanismos que coadyuven a practicar una actividad productiva y sustentable.

En esta edición 2017, resaltó que la economía de los océanos es claramente un espacio donde habrá mayor crecimiento, no sólo en productividad, sino además en la ascendente generación de empleos, y enfatizó que el desarrollo de los mares es sinónimo de producción de alimentos para el bienestar de la población.

Fortalecen América Latina y el Caribe cooperación hacia una pesca y acuacultura sostenible
Previamente, se realizó la Reunión internacional de alto nivel de Iniciativa Global de Crecimiento Azul para América Latina y el Caribe, donde 15 países de la región se comprometieron a fomentar que mares y aguas interiores sean zonas productivas y de desarrollo sostenible para asegurar el bienestar de las comunidades.

Los países reconocieron a la “Iniciativa Global de Crecimiento Azul “que promueve la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), como un mecanismo orientador para el aprovechamiento de los ecosistemas acuáticos y plataforma para contribuir a la cooperación y desarrollo de economías.

También valoraron los esfuerzos del organismo internacional por acompañar los procesos nacionales para dar cumplimiento a los compromisos en el marco de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, en particular a los objetivos 2 y 14 de erradicación del hambre y sostenibilidad de los recursos acuáticos.

Los representantes de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Santa Lucía, reconocieron, en la reunión, la contribución de la pesca y acuacultura para la alimentación humana y su aporte a la salud y economía de los pueblos.

Se acordó fortalecer la participación de los países en la Red regional de intercambio de información y experiencias sobre pesca ilegal no declarada y no reglamentada entre los países de América Latina y el Caribe, por medio de la cual se apoyarán iniciativas de capacitación e intercambio de prácticas entre los países.

Además, las naciones solicitaron continuar con los esfuerzos para constituir la Red Acuicultura de las Américas para la atención de aspectos como enfermedades trasfronterizas, fortalecimiento de capacidades de los acuicultores de recursos limitados, de micro y pequeña empresa, estimular el consumo de productos de acuicultura y buscar el incremento de comercio intra-regional.

Estos países observaron que el fortalecimiento de la cooperación técnica Sur-Sur y Triangular, como un vehículo fundamental para aprovechar las ventajas comparativas regionales y nacionales.

En la reunión participaron también representantes del Organismo del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano del Sistema de la Integración Centroamericana (Ospesca), el Mecanismo Regional de Pesca del Caribe, el Foro de Parlamentarios de Pesca y la Acuacultura de América Latina y el Caribe y el Centro para los Servicios de Información y Asesoramiento sobre la Comercialización de los Productos Pesqueros de América Latina (Infopesca).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 9 =