Nieves con corazón de nuestros ancestros y sabor a barrio

0
84

Ciudad de México, 28 de enero de 2020.- ¿Y si invitamos al Firulais a que nos acompañe a comprar un helado a la nevería Frody y le invitamos uno también a él?

Esto no es solo un deseo, sino una realidad en la que la mascota preferida de la casa puede también deleitarse con un helado Luky Bites, una de las especialidades de esta nevería que está escribiendo una nueva historia en este ramo de los helados en la Ciudad de México y que su actividad empresarial no se queda únicamente en la venta de nieves, sino que trasciende a su propio quehacer para llevarlo hasta niveles de la concientización humana sobre la solución a problemas ingentes

Tal es el caso de los adultos mayores, de quienes, de alrededor de 126 de mexicanos que pueblan el país, actualmente, 13 millones conforman este sector, cifra que tiende a crecer en los próximos años en razón del aumento de vida que se viene dando en todo el mundo.

De ese total de adultos mayores, un 16 por ciento de ellos sufre abandono de sus familiares y personas cercanas y, en algunos casos, hasta maltrato. Se le ve como algo inservible ya y un estorbo para el desarrollo de la familia moderna.

Estas actitudes ocasionan pasajes de verdadera inhumanidad que se viven, en la actualidad, en medios urbanos y rurales, máxime cuando esa situación se conjuga con alguna enfermedad, terminal o no, que requiere la presencia de alguien para apoyarle.

Contrario a lo que se ve en los infantes y bebés que son la atracción de todos y todos quieren estar con él o lo que se vive en la juventud cuando la fuerza y las expectativas de vida son la mayor palanca de desarrollo para este sector población.

En cambio, en el adulto mayor casi todo es sombras y sin expectativa alguna de un futuro mejor, situación que, a nivel social, está oculto o, al menos, muy pocos lo quieren ver y, aunque ya existen políticas públicas para atender en parte el problema, éste va más allá de lo meramente económico, al tocar a la existencia misma del ser humano.

En este panorama, nada esperanzador para los viejos, ancianos, abuelos o como se les desee llamar, surgen organizaciones y empresas que buscan hacer visible la existencia de ese importante sector que alguna vez fue motor del desarrollo nacional.

Tal es el caso de la nevería Frody, una empresa de reciente creación que, en sólo una década viene revolucionando el mercado de la heladería con el redescubrimiento de negocio de barrio, la elaboración de nieves de los más diversos sabores que agradan al paladar de los capitalinos con exquisiteces como arroz con leche o los clásicos sabores regionales del país.

Su estrategia se basa en el concepto de convivencia en el barrio, dice Ileana González, directora de Recursos Humanos de la nevería, que cuenta ya con 38 establecimientos en la Ciudad de México y Cuernavaca, Morelos, ciudad limítrofe al sur de la capital del país.

Confiesa sentirse satisfecha por el desarrollo empresarial de la heladería y por las cruzadas del más puro humanismo que realiza, como es el actual consistente en recolectar cobijas para entregar a esas personas adultas desprotegidas que deambulan sobre la ciudad de México.

Frody cuenta con calidad, servicio, atención esmerada, precios populares y productos en el barrio, como históricamente ha sido el desarrollo de estos productos, valores que ubican a la empresa en ventaja sobre sus competidores de cualquier nivel.

González muestra con orgullo los sabores de nieves que ofrece Frody, enmarcados por el simpático osito, como son los de pay de limón, mazapán, arroz con leche, chocolate abuelita, chongos, snicker, conejito, vino tinto, amaretto y otros treinta sabores.

Nieves de chamoy, chía, fresa, maracuyá, tamarindo y más. No todo es dulce, también hay helados flotantes, frappés, chamoyadas, simpáticos personajes de helados combinados con caritas llamados Gorky, pasteles Vienetta.

Curioso y digno de anotar, también existen helados para tus perritos, llamados Luky Bites, consistentes en una creación de tocino servido en una canasta con topping de tocino.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 4 =