Alfa Omega: Ensalada noticiosa, chismes y curiosidades

0
31

Jorge Herrera Valenzuela
Twitter / Facebook

Ciudad de México, 16 de octubre de 2022.- Después del hackeo a los archivos confidenciales de la Secretaría de la Defensa Nacional se cimbró el colonial edificio de Palacio Nacional con la aparición de un testimonio periodístico basado en las vivencias de la autora del libro titulado El Rey del Cash. Ambos sucesos tendrán repercusiones, aunque la Presidencia de la República los ha minimizado, les resta importancia.

El asalto cibernético se lo acreditó un grupo internacional denominado Guacamaya y lo hizo llegar a destacados periodistas mexicanos. Todo México está enterado. Lo que no sabemos, cuál será el destino de los millones de documentos, videos y grabaciones. El robo no fue por simple curiosidad.

La revelación de los millonarios “moches” (“comisión” que se paga por un beneficio recibido), extorsión y obligatoriedad a empleados sindicalizados, de confianza y funcionarios de aportar dinero “para la causa izquierdista” del tabasqueño que ahora cobra como presidente de México.

La obra testimonial es de la exalumna de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, Elena Chávez González.

Piden pruebas. En el texto se citan nombres de actuales funcionarios federales, legisladores en el activo y de personas físicas. Hay fechas y lugares concretos. Los involucrados deben demostrar que todo es una mentira. “La Danza de los Millones” puede superar a “La Estafa Maestra”, pues también hubo de por medio dinero del erario nacional.

Colon y la Palma
Es triste ver que las autoridades de la Ciudad de México, inspiradas en los consejos de quien busca cambiar la historia. Destruyen no transforman. Hace un año so pretexto de que iban a darle “una manita de gato” a la estatua de Cristóbal Colón, fue bajada de su pedestal donde estaba colocada desde 1877, donada por el empresario Antonio Escandón y Garmendia

La estatua de Colón estuvo casi siglo y medio en la glorieta del Paseo de la Reforma. Fue retirada el 10 de octubre de 2021 “para hacer justicia social y reconocimiento a las culturas que desaparecieron con la llegada de los españoles”, según palabras de la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, quien inicialmente dijo que bajaron a Colón para darle manteamiento a la escultura.

Bajo resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia quedaron los monumentos de los frailes Diego de Daza, Juan Pérez de Marchena, Bartolomé de las Casas y Pedro de Gante. La obra arquitectónica del Siglo XIX fue llevada al Parque América, en la Colonia Polanco. En el 2020, la estatua del genovés que estaba en Héroes Ferrocarrileros, Alcaldía Cuauhtémoc, desapareció.

El pedestal-basamento que se conserva en lo que fue la Glorieta de Colón, se encuentra en disputa entre la jefa de Gobierno y grupos feministas. Oficialmente, se determinó colocar la estatua de una mujer olmeca.

El gasto para bajar del pedestal la estatua de Colón y trasladarla al sitio que indicó el Inah, ascendió a 265 mil 575 pesos y 86 centavos. Se cumplió el capricho oficial.

De “La Glorieta de la Palma” hay una historia. Fue un punto referencial para los capitalinos. Se sabe que fue la tercera glorieta que se construyó, en los finales del Siglo XIX, en la avenida más hermosa de la Capital Mexicana. La primera está en el cruce de Paseo de la Reforma y Avenida Insurgentes, erigida para honrar al último Rey Azteca, Cuauhtémoc, desde el 21 de agosto de 1887.

El gobierno porfirista buscó la palmera más alta para colocarla en la glorieta en la hoy confluencia de las calles Río Rin, Niza y Paseo de la Reforma. Es la única glorieta donde no ha estado monumento alguno. La Palma fue considerada como “símbolo de la Capital Mexicana” y data, según alguna crónica, de 1865. La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, declaró que la quitaban porque “estaba enferma de hongos y bacterias”.

La misma funcionaria, a quien ahora le gritan “¡Presidenta!”, ordenó que la quitaran el 21 de abril de este año y el 24 “le hicieron un homenaje” (¿?) antes de mandarla a un vivero de Nezahualcóyotl, Estado de México, de donde trasladaron un ahuehuete para plantarlo en la glorieta, a petición de 77,485 ciudadanos que votaron en la consulta popular, informó en su momento “la corcholata” preferida en Palacio Nacional.

El chisme: Coronación desangelada
Los flemáticos ingleses, de acuerdo con las versiones periodísticas que nos llegan, apuntan que el heredero del trono monárquico, Carlos III, tendrá una ceremonia desangelada el 6 de mayo de 2023. No es carismático y a sus 74 años que cumplirá el próximo noviembre lo hacen el monarca más longevo y su gesto facial lo hace aparecer como prepotente. Su matrimonio con la futura Reina Consorte, Camila, no recibió el aplauso del pueblo ni de parte de la realeza.

En la ceremonia se guardarán las tradiciones que datan del año 1006 y la dirigirá el arzobispo de Canterbury, Justin Welb, quien “ungirá, bendecirá y consagrará” a Carlos III y a la Reina Consorte. El escenario será la Abadía de Westminster, en el Palacio de Buckingham. Se estima que el número de invitados a la “coronación más moderna y de una mirada al futuro”, será reducido en comparación con actos similares. La duración se calcula en una hora, según se anuncia en los preparativos.

“Popis” Muñiz a sus 65 años
Hace 52 años, sí en 1970, mí muy querida amiga de la infancia, “Popis Muñiz”, impuso el récord femenil élite de la hora. En el Velódromo Agustín Melgar, Ciudad Deportiva del entonces D.F. El evento fue el 12 de diciembre y ahora, a sus 85 años de edad, cumplidos el pasado 28 de septiembre, la veterana mundial del ciclismo intentará establecer otro récord: el de la hora virtual del Programa Bkcool.

Carmen Alicia Muñiz Aceves hace cinco años expresó: “A mis ochenta años sigo pensando en que apenas fue ayer cuando di mis primeros pedalazos”. La recuerdo, en la Colonia Vista Alegre. Frente al Parque Guadalupe Victoria. Teníamos 12 años, aunque soy de junio de 1937. Tuvo su primera bicicleta y dos años después triunfaba en las competencias y nunca más dejó de practicar el ciclismo y llegar siempre en primer lugar a la meta.

“Popis” es una leyenda. Es la única ciclista que hizo su propio circuito, allá por los años setentas. ¿Saben cómo se festejó? Teniendo a su disposición la Plaza de la Constitución, el Zócalo de la Capital del País. De las 9 a las 11 horas, de un domingo, se cerró el tráfico de vehículos y mi querida amiga hizo realidad un sueño. Gracias a la intervención del hoy finado Amado Treviño Olivares, jefe de prensa en el DDF, se obtuvo el permiso y contribuyeron dos lindas secretarias: Yolanda Pego Martínez y “La Güera” Luz María Ascencio, que en paz descanse.

En ese 1952, “Popis” corrió sobre la pista de madera del Velódromo y quedó el récord de 36 kilómetros 633 mil metros. Al cumplir 62 años, pedaleó 26 horas ininterrumpidas sumando 572.5 kilómetros. En el 2017, registró 80 años por 80 kilómetros.

“He recorrido miles de kilómetros. El pasado ya pasó, el futuro no lo conozco. Solo vivo el presente hasta donde Dios quiera”, otro de los pensamientos de quien también ha hecho historia como reportera gráfica a nivel internacional. Creo que lleva medio siglo de su vida con las cámaras al hombro. Trabaja para múltiples publicaciones incluyendo Europa y Sudamérica.

El próximo lunes 12 de diciembre estará en el Velódromo Agustín Melgar, ahora con pista de concreto, para demostrar su grandeza en el ciclismo mexicano. Esa es mi amiga Popis Muñiz.

Curiosidades de la vida: “Maten al perro”
Brevemente, les comentaré dos casos que encontré entre las páginas de los diarios. Creo que les gustarán.

El pasado 7 de octubre en el ejido Copoya, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, un hombre llamado José entró subrepticiamente a una casa habitación. Brincó una barda y se encontró con un perro Pitbull que inmediatamente se abalanzó sobre el intruso.

José cayó al suelo y el perro casi le desprende un brazo. El hombre gritó y los vecinos acudieron en su auxilio. Ya rescatado pidió que le avisaran a su familia y lo trasladaron a una clínica para que lo atendieran. Al legar los dueños de la casa, enterados por los vecinos, resguardaron al Pitbull, porque los familiares del presunto ladrón exigieron en ese mismo día, según publicó u diario local, “que mataran al animal, porque es un peligro para la profesión de la familia”.

“Limpia” de 30 mil dólares
Una mujer joven que dijo llamarse Sandra llegó a Round Rock, Condado Williamson, Texas. Se instaló y por medio de volantes (panfletos, dijo la policía) ofrecía sus poderes para “hacer limpias”, leer las cartas y el tarot. A quienes la entrevistaban les decía que era de Catemaco, Veracruz, pueblo con fama de tener a “los mejores brujos”.

Sandra manejó con mucha habilidad sus relaciones. Conoció a una familia, frecuentándola hasta ganarse la confianza. La policía no reveló el nombre de los afectados. La mujer les platicó que era “espiritista” y que preparaba “pócimas” para curar diferentes males. Hacía “limpias” para mejorar la salud y atraer el amor. A la familia que le dio asilo le participó que “debería someterse a una desintoxicación espiritual”. “Garantizaba” que la familia gozaría de buena salud e incrementaría su fortuna, porque lo había leído en las cartas.

Esta noticia la conocí, vía correo electrónico, el 10 de octubre. Terminó la historia cuando Sandra se quedó sola en la casa, sabía dónde estaba la caja fuerte, la abrió y se llevó ¡30,000 dólares!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí