Necesaria mayor investigación científica sobre transgénicos

0
16

Especialistas plantearon puntos de vista divergentes sobre los efectos sobre la salud y el medio ambiente de los cultivos transgénicos durante la primera jornada del ciclo de mesas redondas titulado: Los alimentos transgénicos a debate que se realizó en la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) del 11 al 13 de abril.

Durante la primera sesión que tuvo como sede el auditorio Alberto Barajas Celis de la Facultad de Ciencias de la Unam, fueron presentadas cuatro perspectivas sobre los transgénicos: Francisco Bolívar Zapata, investigador emérito del Instituto de Biotecnología de la Unam, expuso los principales argumentos y conclusiones del libro Transgénicos. Grandes beneficios, ausencia de daños y mitos, elaborado por el Comité de Biotecnología de la Academia Mexicana de Ciencias, subrayando que “hasta ahora no existe ninguna evidencia científica seria que demuestre que los organismos genéticamente modificados causen daño a la salud o al medio ambiente”.

El pionero en ingeniería genética en nuestro país y galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en Investigación Científica y Técnica 1991, señaló que el libro (coordinado por él) sustenta que los productos de estas plantas son inocuos y no tendrían tampoco porqué causar daño o contaminar a las plantas nativas ya que son muy parecidas a nivel molecular y pueden coexistir sin daño.

En contraparte, María Elena Álvarez-Buylla, investigadora del Instituto de Ecología de la Unam, explicó que la acción de un gen depende de su contexto genómico, es decir, cuando se inserta un gen en un sitio del genoma puede tener un impacto en el fenotipo (en su forma física) totalmente diferente si se inserta en otro sitio del genoma de la misma planta.

Álvarez-Buylla mostró uno de sus experimentos con la planta Arabidopsis thaliana: “Reproducimos los mismos casstets recombinantes que usan las empresas para el maíz transgénico y observamos que una gran proporción de plantas hijas transgénicas con este inserto presentaron deformaciones fenotípicas planteando de este modo que las diferencias no son genéticas, sino epigenéticas y está relacionado al sitio de inserción del transgen”, detalló la ganadora del Premio Nacional de Ciencias 2017 en el área de ciencias físico-matemáticas y naturales.

Julio Muñoz Rubio, del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, comentó que el libro coordinado por Bolívar Zapata contiene argumentos que aunque sean incorrectos resultan persuasivos. La falacia más recurrente en la publicación es la ad vericundiam, pues “su argumento apela a un principio de autoridad, lo que carece de valor como prueba”.

Javier Flores, profesor de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la Unam, indicó que para la toma de decisiones la sociedad debe de encontrar un criterio basado en la evidencia científica. “En este debate pareciera que hay cosas en las que por ahora no nos vamos a poner de acuerdo, pero en lo que sí podemos estar de acuerdo es en que es indispensable impulsar la investigación científica y tecnológica sobre los organismos genéticamente modificados, pues para resolver todos los aspectos controversiales se debe impulsar decididamente la investigación científica en este campo”.

La sesión estuvo coordinada por Rosaura Ruiz, quien consideró muy positivo que una reunión de esta naturaleza sobre un tema tan controversial se realizara en la Unam.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 1 =