ShareAmerica

Washington, D. C., 26 de octubre de 2022.- Ihor Khabatiuk quería mantener su granja en Ucrania, pero reconocía que la invasión de su país por parte de Rusia en febrero ponía en peligro a su familia y su negocio.

“Es difícil, pero quiero mantener a la gente empleada y la granja en funcionamiento”, dijo Khabatiuk. No estaba seguro de poder comprar suficientes semillas este año para su granja en el oblast (región) de Rivne, en el oeste de Ucrania.

Khabatiuk es uno de los 12,700 agricultores de toda Ucrania que han recibido ayuda de emergencia del gobierno estadounidense.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) proporcionó a Khabatiuk maíz de alta calidad para alimentar su ganado como parte de su Iniciativa de Resiliencia Agrícola (Agri) – Ucrania, que por un valor de 100 millones de dólares se puso en marcha en julio.

Otros agricultores ucranianos obtienen semillas, fertilizantes y pesticidas como parte del programa. Se espera que un 20% de las empresas agrícolas registradas en el país reciban ayuda.

“Esta nueva iniciativa va a ayudar a los agricultores a recuperarse y a poner en marcha de nuevo la economía agrícola”, dijo la administradora de Usaid, Samantha Power, en un tuit, cuando la agencia lanzó el programa.

La agricultura es crucial para la economía de Ucrania (PDF, 636KB), ya que implica:

• el 20% del producto nacional bruto
• el 20% de los empleos
• el 40% de los beneficios totales derivados de las exportaciones

El objetivo del programa es permitir que el sector agrícola ucraniano alcance los niveles de exportación que registraba antes de la invasión.

Usaid anunció el 10 de octubre que Bayer, la multinacional farmacéutica y biotecnológica alemana, invertirá 35 millones de dólares para ampliar la planta de procesamiento de semillas de la empresa en Pochuiky, la mayor de su tipo en Ucrania. La planta produce semillas de maíz y emplea a más de 100 trabajadores permanentes.

Usaid también proporciona tecnología de drones que permite a los agricultores ucranianos aplicar fertilizantes y pesticidas por aire en lugar de hacerlo por tierra. Los drones ayudan a reducir el consumo de combustible y agua, una necesidad crucial para agricultores como Khabatiuk, que luchan por mantener sus granjas en funcionamiento a pesar de los altos costos de los suministros.

“Trabajamos solo desde la pasión, y estamos economizando todo lo que podemos para mantener el personal”, dijo. “Aconsejo a los agricultores que aguanten… La principal tarea de la actualidad es ganar la guerra”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí