Ciudad de México /PRNewswire/.- México se enfrenta a un grave reto alimentario derivado de la desnutrición y la obesidad, según manifestaron ayer los autores del Informe de Nutrición Mundial 2017. En los 140 países estudiados, entre los que se incluye México y Guatemala, se observaron “cargas significativas” de tres importantes tipos de malnutrición que se utilizan como indicadores de tendencias más amplias: 1) retraso de crecimiento infantil; niños demasiado bajos para su edad debido a falta de nutrientes que sufren daños irreversibles a la capacidad cerebral, 2) anemia en mujeres en edad reproductiva; un grave problema que puede tener consecuencias para la salud maternal e infantil, y 3) mujeres adultas con sobrepeso; preocupación creciente por el impacto desproporcionado que sufren las mujeres afectadas por la epidemia mundial de obesidad.

En México, las últimas cifras indican que se observa el retraso de crecimiento en un 12% de los niños menores de cinco años. Más de tres quintas partes (65%) de las mujeres adultas tienen sobrepeso y un 15% de mujeres en edad reproductiva padecen anemia. Aunque está previsto que México alcance los objetivos para reducir la emaciación (delgadez por enfermedad o por falta de alimentación) en niños menores de 5 años, su progreso en la reducción del retraso de crecimiento en los menores de 5 años ha sido limitado y está lejos de alcanzar sus objetivos de reducción de obesidad y diabetes en hombres y mujeres.

“En los últimos años, México ha implementado exitosamente diversas acciones y políticas para tratar el retraso en el crecimiento y emaciación en niños, así como la anemia en mujeres. Sin embargo, la obesidad y enfermedades no transmisibles están frenando los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se requieren acciones concretas en las que participen coordinadamente la academia, autoridades que diseñan las políticas públicas y sector privado para acelerar el progreso en esta área”, señaló Luz María De-Regil, directora de Servicios Técnicos Globales y Asesora Técnica en Jefe de Nutrition International, una ONG ampliamente reconocida por sus expertos.

A nivel internacional, la nutrición se reconoce como un elemento clave para el desarrollo sostenible. Corinna Hawkes, copresidenta del grupo de expertos independientes del Informe de Nutrición Mundial y directora del Centro de Política Alimentaria de City University en Londres, afirmó: “No alcanzaremos ninguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para la fecha límite de 2030 si no cambiamos radical y fundamentalmente nuestra respuesta a la malnutrición en todas sus formas. Asimismo, es necesario actuar sobre todos los objetivos para abordar las múltiples causas de la malnutrición”.

El Informe de Nutrición Mundial 2017 exige que la nutrición ocupe un lugar central en los esfuerzos para poner fin a la pobreza, luchar contra las enfermedades, elevar los estándares educativos y luchar contra el cambio climático.

“Sabemos que un niño bien nutrido tiene 33% más de probabilidades de salir de la pobreza”, dijo Jessica Fanzo, profesora distinguida reconocida por Bloomberg de alimentación mundial y política y ética agrícola en Johns Hopkins University y copresidenta del Informe de Nutrición Mundial. Asimismo, añadió “Aprenden mejor en la escuela, son más sanos y se convierten en miembros productivos de sus economías. Una buena nutrición proporciona la capacidad cerebral, la infraestructura de la materia gris para construir las economías del futuro”.

El informe indica que la gran mayoría (88%) de los países estudiados soportan una grave carga de dos o tres tipos de malnutrición lo cual subraya el impacto dañino que éste tiene en los esfuerzos mundiales más amplios ligados al desarrollo. El informe constató que las tasas de sobrepeso y obesidad aumentan en casi todos los países y que dos mil millones de personas tienen sobrepeso o son obesos de una población mundial de siete mil millones, además la probabilidad de alcanzar el objetivo de frenar el crecimiento de las tasas de obesidad y diabetes para 2025 ha bajado a menos de 1%.

Situación en México:

  • En México, 5% de los niños menores de cinco años tiene sobrepeso, pero este porcentaje aumenta a 64% y 65% en hombres y mujeres adultos, respectivamente.
  • Casi un tercio (32%) de las mujeres están clasificadas como obesas.

A nivel mundial, al menos, 41 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso y el problema afecta a países de altos y bajos ingresos por igual.

El informe indica que las tasas de desnutrición infantil disminuyen a nivel mundial con avances recientes en algunos países; sin embargo, el progreso no es suficientemente rápido para alcanzar los objetivos de nutrición internacionalmente acordados, incluida la meta 2.2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): De aquí a 2030, poner fin a todas las formas de malnutrición.

155 millones de niños menores de cinco años sufren retraso de crecimiento y 52 millones de niños a nivel mundial están clasificados como emaciados, es decir, que no pesan lo suficiente en relación con su altura.

  • En México, el 1% de los niños menores de cinco años está clasificado como “emaciado”.
  • La tasa creciente de anemia en mujeres en edad reproductiva se considera preocupante, ya que afecta a un 15% de ellas.

“Históricamente, la anemia maternal y la desnutrición infantil se consideraban problemas independientes a la obesidad y enfermedades no transmisibles”, dijo Fanzo. “En realidad, están estrechamente vinculados e impulsados por las desigualdades en todo el mundo. Por eso los gobiernos y sus socios deben abordar estos problemas de manera global y no como asuntos independientes”.

Las donaciones para la nutrición aumentaron un 2% en 2015 a 867 millones de dólares estadounidenses, que representa un ligero descenso en el porcentaje global de ayuda internacional. El informe indica que la financiación debe “potenciarse” y exige la triplicación de inversiones mundiales en la nutrición, a 70 mil millones de dólares durante 10 años para luchar contra el retraso de crecimiento infantil, la emaciación y la anemia y para aumentar la tasa de lactancia materna. Actualmente, los donantes sólo se gastan un 0.01 % de la ayuda oficial para el desarrollo en enfermedades no transmisibles relacionados con la dieta, un porcentaje inquietantemente bajo.

La Cumbre de la Nutrición Mundial 2017 se celebró en Milán, Italia, para instar una mayor respuesta a la crisis mundial de la malnutrición y ha generado miles de millones de dólares en nuevos compromisos para alcanzar los objetivos de nutrición.

El informe concluyó que son una necesidad fundamental mejores datos sobre la nutrición – muchos países no tienen suficientes datos para hacer un seguimiento de los objetivos de nutrición al que se comprometieron, ni son capaces de identificar quién se está quedando atrás.

Situación en Guatemala
Ciudad de Guatemala /PRNewswire/.- Guatemala se enfrenta a un grave reto alimentario derivado de la desnutrición y la obesidad, según los autores del informe citado. En Guatemala, al igual que en México, se observaron “cargas significativas” de tres importantes tipos de malnutrición que se utilizan como indicadores de unas tendencias más amplias: 1) retraso de crecimiento infantil; niños demasiado bajos para su edad debido a una falta de nutrientes que sufren daños irreversibles a la capacidad cerebral, 2) anemia en mujeres en edad reproductiva; un grave problema que puede tener consecuencias para la salud maternal e infantil, y 3) mujeres adultas con sobrepeso; una preocupación creciente por el impacto desproporcionado que sufren las mujeres afectadas por la epidemia mundial de obesidad.

En Guatemala, las últimas cifras indican que se observa el retraso de crecimiento en un 46% de los niños menores de cinco años y más de la mitad (57%) de las mujeres adultas tienen sobrepeso. Aunque Guatemala ha avanzado algo en la reducción del retraso de crecimiento en niños menores de 5 años y está previsto que alcance los objetivos para reducir la emaciación en estos mismos, está lejos de alcanzar sus objetivos de reducción de obesidad y diabetes en hombres y mujeres.

“Guatemala ha hecho grandes esfuerzos para tratar la desnutrición, tanto en niños como en mujeres. Sin embargo, se requiere esa misma determinación para reducir la obesidad y las enfermedades no transmisibles para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, señaló De-Regil.

En este país, 5% de los niños menores de cinco años tienen sobrepeso, pero este porcentaje aumenta al 27% en adolescentes y a 48% y 57% en hombres y mujeres adultos, respectivamente.

  • La obesidad es un tema preocupante en Guatemala, casi un cuarta parte (24%) de las mujeres están clasificadas como obesas.
  • En Guatemala, 1% de los niños menores de cinco años está clasificado como “emaciado” o “muy emaciado”.
  • La tasa creciente de anemia en mujeres en edad reproductiva se considera preocupante, ya que afecta a 16% de ellas.

Acerca del Informe de Nutrición Mundial
El Informe de Nutrición Mundial es una evaluación independiente del estado nutricional del mundo. Hace un seguimiento de los objetivos relacionados con la nutrición maternal e infantil y las enfermedades no transmisibles relacionados con la dieta adoptados por los estados miembro de la Organización Mundial de la Salud, además de evaluar las actuaciones de los gobiernos en relación con sus compromisos. Su objetivo es facilitar la elaboración y el cumplimiento con compromisos de alto impacto por parte de los gobiernos y otras partes interesadas para poner fin a la malnutrición en todas sus formas. El informe se puede ver en: www.globalnutritionreport.org

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 3 =