Industria minera ha pagado por ISR casi 24 mil millones de pesos (mmdp) al tercer trimestre de 2017; protege el medio ambiente y es ESR

0
11

La minería es una de las actividades primaria más satanizada con o por razones aparentes, actualmente; sin embargo, también es una de las palancas del desarrollo económico mundial, como lo fue antaño.

En el caso de México, en los últimos años, son varias las veces en que el sector minero ha estado en el “ojo del huracán”, por motivos diversos, pero especialmente, por cuestiones medioambientales, laborales y hasta político gremiales.

También comienzan a dar a conocer otros aspectos de la minería, relativos a sus aportes a la economía nacional y hasta acciones en favor del medio ambiente y sobre la responsabilidad social que tienen en lugares donde actúan. De hecho, en enero entrante, esta industria dará a un conocer un libro sobre sobre las buenas prácticas en la minería.

Por lo pronto, anunció hoy que la minería pagó por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR) 23 mil 877 millones de pesos durante los primeros tres trimestres de este año, monto 82.1 por ciento superior a lo aportado en el mismo periodo de 2016.

Lo anterior, expuso la industria, pese al ciclo negativo que ha vivido en los últimos años por la volatilidad en los precios internacionales de los minerales. La industria minera, dijo, es un pilar relevante para el crecimiento económico de México, prueba de ello es que el sector contribuyó el año pasado con el 2.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

En 2016, la recaudación por ISR fue de 17 mil 711 millones de pesos; mientras que por derechos superficiales alcanzó 2 mil 446 millones de pesos y por nuevos derechos 2 mil 700 millones de pesos.

Derivado de la aplicación de nuevos impuestos aprobados en 2013, se constituyó el Fondo Minero para el Desarrollo Sustentable, que en su primer año recaudó 2 mil 589 millones de pesos de los cuales 2 mil 90 millones se distribuyeron entre 199 municipios de 25 estados donde hay operaciones mineras; en 2015 el monto ascendió a 2 mil 662 millones y en 2016 ascendió a 2 mil 700 millones de pesos.

Las obras de beneficio social que se realizan al destinar esos nuevos impuestos (especial y extraordinario) se ejecutan de manera adicional a los trabajos que llevan a cabo las empresas mineras en cada una de las comunidades en las que tienen presencia.

Así que, en 2016, las compañías mineras invirtieron 4 mil 169 millones de pesos en mejoras al medio ambiente y en obras sociales, independientemente de lo que destinaron al Fondo Minero.

Con el pago oportuno de sus contribuciones fiscales y las acciones a favor del ambiente y las comunidades, la industria minera refrenda su compromiso de seguir trabajando para atender la demanda de minerales y metales para impulsar el crecimiento económico de México.

Minería responsable
Según el último informe de las empresas mineras, uno de sus grandes retos en México, en la era en la que el desarrollo sustentable permea todos los aspectos de la sociedad, en el total desarrollo de operaciones modernas, responsables, en armonía con el medio ambiente y de la mano con las comunidades donde se establece. “Los mitos creados a partir de la desinformación sobre la actividad minera, comprometen al sector para que continúe operando, previniendo y mitigando los impactos a los ecosistemas y comunicando a la sociedad sobre los beneficios de este sector”, indica.

Expone que en la edición 2016, participan 111 empresas mineras en el Programa de Industria Limpia que impulsa la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y tres grupos mineros forman parte del Índice Verde de la Bolsa Mexicana de Valores. Para el sector, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo de las comunidades aledañas a las operaciones es fundamental, prueba de ello es que 38 grupos mineros fueron reconocidos con el distintivo Empresa Socialmente Responsable (ESR).

Además, recientemente dos empresas mineras fueron reconocidas con el distintivo internacional “Great Place to Work” por sus buenas prácticas y vínculos laborales. La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) otorgó a empresas de este sector la presea “Ética y Valores en la Industria” como estímulo a la madurez de la integración de la ética, valores y responsabilidad social en los procesos y el modelo de negocios de la empresa.

También unidades mineras fueron reconocidas con el distintivo “Empresa Familiarmente Responsable” por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social por impulsar buenas prácticas laborales que hacen compatible el desempeño profesional con el bienestar familiar.

La minería, impulsada desde Camimex (Cámara que agrupa a las empresas de este sector) es una industria responsable y sustentable que genera beneficios sociales y garantiza la sana convivencia con las comunidades y el medio ambiente. El monto que el sector minero invirtió en desarrollo social y medio ambiente ascendió, en 2016, a 4 mil 169 millones de pesos.

Hoy, la Responsabilidad Social Compartida es una actividad en la que las empresas mineras, el gobierno federal, los gobiernos de los estados y los municipios, universidades, organizaciones de la sociedad civil y comunidades buscan y participan activamente en un objetivo común de desarrollo sustentable e inclusivo. Este nuevo enfoque deja atrás el modelo en el que todos dependen de la empresa para el desarrollo y bienestar de la sociedad. Estas acciones están alineadas a la aplicación de las prácticas de Buen Gobierno Corporativo, indica el informe citado.

Minería y uso de agua
Para las empresas mineras, el uso eficiente del agua es un tema que ha acompañado al sector por muchos años. Actualmente, a través de la tecnología, el uso del agua es menor ya que es utilizada en circuitos cerrados con cero descargas. Asimismo, se empieza a utilizar agua residual, en lugar de agua fresca, lo que reduce la presión de los acuíferos.

En este rubro, el informe indica que “por lo que respecta a la intención de los legisladores de emitir una nueva ley que regula el recurso hídrico, hemos expresado en distintos foros la importancia de que se establezcan incentivos económicos o fiscales por el uso eficiente del agua”.

Agrega que, “de acuerdo con las Estadísticas del Agua en México 2016 de la Comisión Nacional del Agua, en 2014 el sector agrícola tuvo un consumo del 76%; Abastecimiento Público, 15%; Termoeléctricas, 5% y la Industria Autoabastecida, como la minería, sólo 4%.

Minería y Áreas Naturales Protegidas
Las declaratorias de Áreas Naturales Protegidas (ANP) constituyen una gestión ambientalmente responsable de los gobiernos y la sociedad en su conjunto para la conservación de la biodiversidad, buscando asegurar el equilibrio ecológico para la continuidad de los procesos evolutivos y ambientales de los ecosistemas, permitiendo un aprovechamiento sustentable de sus riquezas naturales, ser escenarios admirables para la educación ambiental y laboratorios vivientes para la investigación científica.

La certeza jurídica se logra evitando el cambio en las reglas a mitad del juego, es decir, de la legislación o la limitación en el uso de la superficie, cuando ya se tiene un potencial proyecto. El sector minero respeta, valora, trabaja y convive en estas áreas primordiales para las comunidades, indica el informe de referencia.

Simultáneamente, “hace un llamado a las autoridades ambientales federales y locales, para que brinden la certeza jurídica que se requiere para emprender proyectos y realizar importantes inversiones como las que hacen las empresas mineras en sus fases de exploración, desarrollo y construcción de proyectos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + siete =