Dr. Mercola

Estados Unidos, 10 de agosto de 2022.- Durante mucho tiempo, se ha resaltado la importancia de los vegetales crucíferos en la alimentación, gracias a sus múltiples beneficios para la salud. El brócoli, la col, las coles rizada y berza, las coles de Bruselas, la coliflor y el bok choy, solo por mencionar algunos, contienen varios compuestos vegetales que son fundamentales para una salud óptima, lo que incluye poderosos compuestos quimioprotectores.

Uno de los más conocidos es el sulforafano, el cual es un compuesto orgánico rico en azufre. Diversos estudios han demostrado que el sulforafano ayuda a tener una función y división celular normal, al igual que causa la apoptosis (muerte celular programada) en el cáncer de colon, hígado, próstata, mama y pulmón (inducido por el tabaco). Solo tres raciones de brócoli por semana podrían reducir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata en más del 60%.

Otro fitoquímico importante que se encuentra en los vegetales crucíferos es el indol-3 carbinol (I3C), que se convierte en diindolilmetano (DIM) en el intestino. A su vez, el DIM estimula la función inmunológica y, al igual que el sulforafano, desempeña un rol en la prevención y tratamiento del cáncer.

Compuesto crucífero que puede acabar con la resistencia a los antibióticos
Lo interesante es que los investigadores empezaron a creer que el DIM también puede ser un arma muy poderosa para combatir los patógenos resistentes a los antibióticos. El portal Israel21c.org informa lo siguiente: “Un fitoquímico derivado de vegetales crucíferos, como el brócoli, descompone la biopelícula que permite que las bacterias tengan resistencia a los antibióticos”, según un estudio de la Universidad Ben-Gurion en Israel. El artículo, que fue coescrito por investigadores de Near East University y Girne American University en Chipre, se publicó en la revista Pharmaceutics.

Los científicos descubrieron que el fitoquímico 3,3′-diindolilmetano (DIM) logró descomponer las biopelículas que protegen a los patógenos, tales como Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa, entre el 65% y el 70% de las veces, respectivamente. Cuando el equipo administró el DIM en una herida infectada, el proceso de cicatrización fue mucho más rápido. “Nuestros hallazgos son prometedores para otras vías de investigación, además de las clases conocidas de antibióticos”, dijo [el profesor Ariel] Kushmaro”.

Resistencia a los antibióticos, un problema muy grave
Esto podría ser el gran avance que hemos estado buscando. La resistencia a los antimicrobianos ha ido en aumento durante varias décadas, por lo que las infecciones que solían ser fáciles de tratar, se han convertido en una grave amenaza una vez más. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la resistencia a los antimicrobianos es “una de las 10 amenazas principales que enfrenta la humanidad, en materia de salud pública”, mientras que la causa principal de esta epidemia es el mal uso de los antibióticos.

El uso excesivo de antibióticos no solo es un problema en la medicina humana, sino también en la producción de alimentos. De hecho, los usos agrícolas representan cerca del 80% del uso total de antibióticos en Estados Unidos, por lo que es una fuente importante de los mismos en la alimentación de las personas. Por lo general, se le administran dosis bajas de antibióticos a los animales para prevenir enfermedades y promover el crecimiento y estos se transfieren a usted a través de la carne y de otros productos animales e, incluso, por el estiércol que se usa como abono para los cultivos.

El DIM logró inhibir la formación de biopelículas en las bacterias Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa entre un 65% y 70%, respectivamente. Cuando el DIM se combinó con el antibiótico tobramicina, el crecimiento de biopelículas de P. aeruginosa fue un 98% menor. De igual manera, muchos patógenos han desarrollado resistencia a más de un medicamento, lo cual se conoce como panresistencia y ocasiona que el tratamiento sea mucho más complicado. Mientras que cada vez hay más superbacterias que desarrollan panresistencia, el desarrollo de nuevos antibióticos para combatirlas casi se ha detenido.

De acuerdo con la OMS: “En 2019, la OMS identificó 32 antibióticos en desarrollo clínico que abordan la lista de patógenos prioritarios, de los cuales solo seis se clasificaron como innovadores. Asimismo, la falta de antimicrobianos de calidad todavía es un problema de gran importancia. La escasez de antibióticos está perjudicando a países de todos los niveles de desarrollo, en especial, a sus sistemas de atención sanitaria.

“A medida que la resistencia a los medicamentos se propaga a nivel mundial, los antibióticos pierden su eficacia, lo cual provoca infecciones más difíciles de tratar y muchas defunciones. Se necesita, con urgencia, que se desarrollen nuevos antibacterianos, por ejemplo, para tratar las infecciones causadas por bacterias gramnegativas que tienen resistencia a los carbapenémicos, las cuales forman parte de la lista de patógenos prioritarios de la OMS. No obstante, si las personas no cambian la forma en que se usan los antibióticos que ya existen, los que se desarrollen sufrirán el mismo destino y dejarán de tener efecto”.

DIM para combatir las bacterias con panresistencia
Las cuatro bacterias patógenas que se investigaron en el estudio (Pseudomonas aeruginosa, Acinetobacter baumannii, Serratia marcescens y Providencia stuartii) son bacterias gramnegativas y, en la investigación inicial, el DIM disminuyó la formación de biopelículas hasta en un 80% en ellas. De ellas, la Pseudomonas aeruginosa y Acinetobacter baumannii son resistentes a múltiples medicamentos, así que, en las pruebas de seguimiento, la atención se centró en ellas. Como se indicó antes, el DIM logró inhibir la formación de biopelículas en estas bacterias entre un 65% y 70%. Cuando el DIM se combinó con el antibiótico tobramicina, el crecimiento de biopelículas de P. aeruginosa fue 98% menor.

Las heridas que no cicatrizan suelen infectarse con bacterias panresistentes y la biopelícula es la que impide que los tejidos se recuperen. Para comprobar si el DIM podría funcionar por vía tópica en estas circunstancias, los investigadores infectaron las heridas punzantes de varios cerdos con P. aeruginosa, y luego les aplicaron una crema que contenía solo DIM, el antibiótico gentamicina o una combinación de ambos. Las heridas sobre las que se aplicó el DIM durante 10 días, tuvieron una mejor cicatrización que las heridas que no se trataron, gracias a que se formaron menos biopelículas, mientras que la combinación de DIM con el antibiótico tuvo un efecto aún mejor. Las heridas que se trataron con gentamicina no tuvieron mejoría.

¿En qué casos debería usar este fitoquímico?
No creo que el DIM deba usarse todos los días como profiláctico para prevenir infecciones, tal como sucede con la vitamina C, que es otra arma poderosa para tratar infecciones cuando se administra en dosis altas, en especial, cuando se administra por vía intravenosa. Debe usarse solo cuando sea necesario para tratar infecciones resistentes a los antibióticos, ya que es probable que no ocasione los efectos secundarios que suelen tener los antibacterianos potentes.

Otros beneficios de los vegetales crucíferos
Aunque no se pueda tratar una infección resistente a los antibióticos con unas cuantas raciones de brócoli, es alentador que este alimento pueda ofrecer una solución al problema de la resistencia a los antibióticos. Además, demuestra que la naturaleza tiene soluciones a muchos de nuestros problemas, incluidos los que nosotros mismos hemos creado. Los vegetales crucíferos tienen muchos otros beneficios que valen la pena tomar en cuenta y usted puede gozar de ellos al incluirlos más en su alimentación. Además de sus beneficios contra el cáncer, el I3C, que es el precursor del DIM, también es un antioxidante muy potente que puede ayudar a equilibrar las hormonas masculinas y femeninas, lo cual es de gran ayuda para la salud reproductiva en ambos sexos.

El I3C también respalda los procesos de desintoxicación del hígado y ayuda a curar el daño hepático, ya que permite que se reproduzcan las células normales y saludables. Por su parte, el sulforafano ha demostrado tener propiedades antidiabéticas y mejorar la presión arterial. También es de gran ayuda para tener un buen funcionamiento renal y una buena salud intestinal, ya que normaliza la metilación del ADN. En términos sencillos, la metilación del ADN es el proceso por el que se añade un grupo metilo (un átomo de carbono unido a tres átomos de hidrógeno) a parte de una molécula de ADN. Esta es una parte crucial del funcionamiento normal de las células, ya que les permite “recordar quiénes son y dónde han estado”. La metilación del ADN también suprime la expresión de genes virales y de otras enfermedades.

Solo tenga presente que el brócoli no es una fórmula “mágica”. De hecho, algunos médicos, como el Dr. Paul Saladino, argumentan que es importante evitar casi todos los vegetales (mas no las frutas). Esto se debe a que los beneficios de la hormesis de los fitoquímicos pueden obtenerse con ayuda de otras medidas concernientes al estilo de vida. La medida más importante sería evitar todos los aceites de semillas. Si modificara su alimentación solo para mantener el aceite de semillas en menos del 2% de sus calorías diarias, creo que su salud mejoraría aún más que si comiera los mejores vegetales orgánicos o biodinámicos de manera regular. Esto se debe en gran medida a que el exceso de AL (ácido linoleico) es la toxina más perniciosa en nuestro suministro de alimentos y es responsable de la mayoría de nuestras enfermedades crónicas.

Otras medidas concernientes al estilo de vida que pueden mejorar su salud incluyen hacer ejercicio, exponer la piel desnuda al sol de manera regular y recurrir a la sauna. Ahora bien, se ha demostrado que los compuestos que se encuentran en el brócoli y otros vegetales crucíferos proporcionan los siguientes beneficios:

• Reducen el riesgo de obesidad
• Suprimen la inflamación: por un lado, reducen (hasta en un 73%) las especies reactivas de oxígeno que causan daño celular, y, por otro, producen ácidos grasos de cadena corta (Scfa). Las bacterias intestinales descomponen la fibra de los vegetales crucíferos en Scfa, y se ha demostrado que estos ácidos grasos reducen el riesgo de enfermedades inflamatorias.
• Son de ayuda contra la diabetes tipo 2 ya que reducen la producción de glucosa: en un estudio, los pacientes con diabetes desregulada que recibieron extracto de brotes de brócoli y metformina, tuvieron niveles 10% más bajos de glucosa en la sangre (en ayunas), en comparación con el grupo de placebo. El sulforafano también reduce el riesgo de padecer otros problemas de salud asociados a la diabetes de tipo 2, como las enfermedades cardiovasculares y los derrames cerebrales.
• Contribuyen a un buen funcionamiento hepático y reducen el riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico.
• Reducen el riesgo de artrosis: en parte, porque bloquean las enzimas relacionadas con la atrofia de las articulaciones.
• Mejoran los síntomas de alergias y asma: ya que reducen el estrés oxidativo en las vías respiratorias y contrarrestan el daño celular que se produce por la contaminación y los alérgenos.
• Mejoran la comunicación verbal y disminuyen los comportamientos repetitivos en niños con autismo: se cree que este efecto tiene una relación con la capacidad del sulforafano para desencadenar una respuesta de choque térmico, que es un efecto biológico que protege a las células contra el estrés cuando se experimenta fiebre. Diversas investigaciones previas han demostrado que, en algunas personas con autismo, los comportamientos repetitivos disminuyen durante los episodios de fiebre. En un estudio, el sulforafano tuvo resultados positivos en tan solo cuatro semanas. Se notó una gran mejoría en la comunicación, al igual que en los síntomas de hiperactividad e irritabilidad. Al final del estudio, que duró 18 semanas, cerca de la mitad (15 de 29) de los que recibieron sulforafano tuvieron una mejor capacidad para interactuar en situaciones sociales.
• Son de gran ayuda contra la colitis inducida por sustancias químicas y el síndrome de intestino permeable.
• Inhiben la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori), que se cree que causa úlceras gástricas.
• Aumentan los niveles de testosterona libre.
• Protegen los músculos contra el daño inducido por el ejercicio.
• Facilitan la desintoxicación de contaminantes químicos.
• Brindan protección contra enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.
• Promueven una piel sana y hermosa (un efecto secundario de la mejora de la función hepática y la desintoxicación). El sulforafano también ayuda a proteger su piel contra el daño de la radiación UV.

Cómo optimizar los beneficios de brócoli
Para aprovechar al máximo el brócoli, sométalo a una cocción ligera (al vapor) durante tres o cuatro minutos. No lo deje cocer por más de cinco minutos. Esto le permitirá obtener la mayor cantidad de sulforafano biodisponible. Si opta por hervirlo, solo sumérjalo en agua hirviendo durante un máximo de 20 a 30 segundos. Después sumérjalo en agua fría para detener el proceso de cocción. Si desea aumentar aún más el contenido de sulforafano, combine el brócoli y otros vegetales crucíferos con un alimento que contenga mirosinasa, como la semilla de mostaza, rábanos daikon, wasabi, rúcula o ensalada de col. La semilla de mostaza es la más potente de todos estos.

Si no le gustan los vegetales maduros, considere los germinados de brócoli. En realidad, son más nutritivos, así que no es necesario que consuma grandes cantidades. De acuerdo con diversos investigadores de la Universidad Johns Hopkins, apenas 5 gramos (0.17 onzas) de germinado de brócoli contienen una concentración similar del compuesto glucorafanina a la que se encuentra en 150 gramos (5.2 onzas) de brócoli maduro.

Los germinados también pueden contener hasta 100 veces más enzimas que las frutas y vegetales crudos, lo que permite que su cuerpo extraiga más vitaminas, minerales, aminoácidos y grasas esenciales de los alimentos que come. Puede cultivarlos en casa de una forma sencilla y económica y no es necesario cocerlos. Se consumen crudos, por lo general, como complemento en ensaladas o jugos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí