Una de las mejores formas de acabar con el mal aliento

0
30

Dr. Mercola

Estados Unidos, 1 de noviembre de 2022.- La halitosis o mal aliento es un problema de salud común que afecta hasta al 50% de los adultos en algún momento de su vida. Esta palabra proviene del latín “halitus” (aliento) y del griego “osis”, que significa proceso patológico. Pero se dice que Listerine, el gigante de los enjuagues bucales, fue el primero en referirse a la “halitosis” como un problema de salud.

El mal aliento tiene consecuencias tanto físicas como mentales en las personas que lo padecen, ya que suele causar vergüenza social, que, a la larga, puede convertirse en estigmatización y aislamiento.

Aunque en ocasiones no le dan la importancia que merece, el mal aliento es la tercera razón más común de las visitas al dentista, después de la caries y las enfermedades periodontales, que suelen ir acompañadas de halitosis. Además, el mal aliento se clasifica entre las 100 enfermedades que más vergüenza les causa a las personas. Pero una buena higiene bucal ayudará a mantener su aliento fresco y su boca limpia durante toda su vida.

¿Qué causa el mal aliento?
Hasta el 85% de los casos de mal aliento se originan en la boca y, por lo general, este problema es el resultado de enfermedades gingivales y periodontales, así como de lo que se conoce como lengua blanca. Otro 10% de los casos de mal aliento se deben a trastornos que se relacionan con los oídos, la nariz o la garganta, mientras que los últimos 5% son de naturaleza gastrointestinal o endocrinológica.

Si el mal aliento se relaciona con un problema en la boca, entonces el mal olor es el resultado de una combinación de microbios patológicos. Como se indica en el International Journal of Oral Science: “La degradación microbiana en la cavidad bucal es la principal causa del mal aliento, ya que durante este proceso se forman compuestos volátiles de azufre (VSC). Los VSC que más influyen en la halitosis son el sulfuro de hidrógeno (H2S), el metil mercaptano (CH3SH) y el sulfuro de dimetilo (CH3)2S. Casi todos estos compuestos los producen las bacterias anaerobias Gram negativas en la boca.

… La mayoría de los microorganismos responsables de la halitosis también se relacionan con la periodontitis. Por lo tanto, existe una correlación entre el mal aliento y la periodontitis: la profundidad de las bolsas periodontales se correlaciona con la concentración de VSC en la boca”. Pero, si se considera el revestimiento de la lengua, esta correlación se vuelve aún más fuerte. 8 Se estima que entre el 51 y el 73% de los casos de halitosis que se originan en la boca (denominada halitosis intraoral) se relacionan con la saburra de la lengua.

¿Qué causa la saburra o capa blanquecina en la lengua
La capa blanquecina que también se conoce como saburra es un “depósito de color blanco grisáceo” en la lengua que se compone de bacterias, células epiteliales muertas, metabolitos sanguíneos, secreciones posnasales y saliva. La mayoría de las personas sanas tienen saburra en la lengua, pero suele ser una capa fina, blanquecina y un poco húmeda. Pero existen muchos factores que afectan el grosor de esta capa, uno de ellos es la enfermedad periodontal.

Según una revisión que se publicó en Journal of Breath Research, las personas con enfermedad periodontal tienen cuatro veces más saburra en la lengua que las personas que no padecen este problema de salud. Los investigadores dijeron que “en la enfermedad periodontal el grosor de la saburra en la lengua es mucho mayor debido a que los leucocitos se trasladan de las bolsas periodontales a la saliva, por lo que terminan en la superficie de la lengua”.

Pero, incluso en personas sin esta enfermedad, las partículas de los alimentos pueden atorarse entre los bultos y las grietas de la lengua, lo que provoca que se forme una capa de biopelícula bacteriana. Otros factores que afectan el grosor de la capa de la lengua incluyen:

• Edad: Las personas de edad avanzada suelen tener capas más gruesas y descoloridas en la lengua.
• Alimentación: Los alimentos grasosos promueven la saburra en la lengua. Esta capa también puede cambiar su textura, de una líquida a una más pastosa, según los alimentos que come. La capa de la lengua puede decolorarse si come alimentos como chocolate o bebe café o vino tinto. Los alimentos ricos en fibra, que promueven la masticación y la deglución (a diferencia de los alimentos blandos y procesados), pueden ayudar a limpiar la lengua y mantener la capa con un grosor saludable.
• Higiene bucal: Limpiar bien la lengua puede eliminar los desechos y la saburra.

Mantener la lengua limpia ayuda a combatir el mal aliento
Masticar alimentos ricos en fibra ayuda a limpiar la boca de forma natural, ya que reduce la saburra de la lengua y combate el mal aliento. De hecho, en un estudio que involucró a 20 personas que se dividieron en dos grupos, con y sin fibra, el grupo que consumió fibra (masticación intensiva) tuvo menor riesgo de mal aliento tras consumir la comida y hasta 2.5 horas después.

Pero la mejor forma de prevenir este problema es limpiar bien la lengua durante su rutina de higiene bucal. Utilice un cepillo de dientes o un limpiador especial para limpiar desde la parte posterior de la lengua hacia el frente. En un estudio que se publicó en el International Journal of Environmental Research and Public Health, compararon estas dos herramientas de limpieza para determinar cuál funciona mejor.

No se encontraron diferencias, lo que sugiere que no importa qué herramienta utilice, los resultados son similares. Limpiar bien la lengua, ya sea con un cepillo o un limpiador especial, es una forma sencilla de combatir el mal aliento y las investigaciones lo confirman, al señalar que “limpiar bien la lengua ayuda a reducir el mal aliento y la saburra”.

¿Por qué no debería recurrir al enjuague bucal para solucionar este problema?
Durante mucho tiempo, los dentistas han recomendado a sus pacientes que utilicen enjuague bucal para matar las bacterias y refrescar el aliento. Aunque sus intenciones son buenas, utilizar antisépticos fuertes como la clorhexidina no solo matará las bacterias malas, sino también las buenas, lo que dañará su salud. Por ejemplo, utilizar enjuague bucal dos veces al día se relaciona con un mayor riesgo de prediabetes y diabetes tipo 2, esto se debe a que también mata las bacterias orales que ayudan a producir óxido nítrico, lo que predispone a las personas a trastornos metabólicos como la diabetes.

Con el tiempo, se volvió más evidente que exponer el microbioma oral a los antisépticos, a través del uso regular de enjuagues bucales, puede dañar la salud. Así que cada vez más investigadores comenzaron a interesarse de este tema, y ese fue el caso de un equipo que analizó los efectos del enjuague bucal con clorhexidina (CHX) después de utilizarlo dos veces al día, durante siete días.

En el estudio, 36 personas utilizaron un enjuague bucal de placebo durante un minuto, dos veces al día, por una semana, seguido de un enjuague bucal con CHX bajo el mismo protocolo durante otra semana. Se observó un “cambio importante” en el microbioma de la saliva después de utilizar el enjuague bucal con clorhexidina, ya que provocó condiciones más ácidas que favorecen el crecimiento de caries, una menor disponibilidad de nitritos y bacterias que eliminan los nitratos orales, que afectan la salud del corazón.

Utilizar un enjuague bucal que contiene clorhexidina dos veces al día, durante una semana, también se relaciona con un incremento significativo en los niveles de presión arterial sistólica. Después de utilizar enjuague bucal, se observaron diferencias en más de 10 especies de bacterias que viven en la lengua, que incluyeron una menor diversidad microbiana tras una semana de uso. Otra investigación, incluyendo un estudio que analizó a 1,028 personas durante un período de tres años, demostró efectos similares por el uso del enjuague bucal. Las personas que utilizaron enjuague bucal dos veces al día o más tuvieron un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta que aquellos que lo utilizaron con menor frecuencia o no lo utilizaron.

Técnica de oil pulling combate el mal aliento de forma natural
Una alternativa natural al enjuague bucal sería enjuagarse la boca con aceite de coco (lo que se conoce como oil pulling), que produce un efecto lipofílico que ayuda a eliminar la biopelícula dañina de los dientes. Aunque el aceite de coco tiene una capacidad natural de limpiar, no provoca el mismo daño que los limpiadores a base de sustancias químicas. El aceite de coco también contiene muchos nutrientes que ayudan a promover la salud de su boca.

Además, la técnica de oil pulling se ha utilizado como un remedio ayurvédico en la India desde la antigüedad. Lo único que tiene que hacer es tomar una pequeña cantidad de aceite para enjuagar su boca, como lo haría con cualquier enjuague bucal. Hágalo durante unos 20 minutos y escupa el aceite en la basura. Puede implementar esta técnica todos los días como parte de su rutina diaria junto con el cepillado, el uso de hilo dental y la limpieza de lengua.

En una revisión sistemática que analizó el efecto de la técnica de oil pulling con aceite de coco, los resultados demostraron que redujo de manera significativa las puntuaciones del índice de placa y el recuento de colonias bacterianas en la saliva. El aceite de coco es un aceite ideal para realizar el oil pulling debido a sus propiedades antimicrobianas.

La investigación demuestra que esta técnica promueve la saponificación o descomposición de las membranas bacterianas. También se sugiere que cuando la película aceitosa cubre los dientes y las encías, puede matar los microorganismos que dañan las células o reducir la placa y la cohesión bacteriana.

Enjugar la boca con aceite (oil pulling) ayuda a limpiar los dientes y las grietas más pequeñas a lo largo de los molares que no pueden alcanzar las cerdas de su cepillo. Es posible que su dentista le haya recomendado el uso de selladores dentales para ayudar a prevenir la formación de caries en estas pequeñas áreas.

“El aceite de coco contiene ácido láurico que junto con el hidróxido de sodio y los bicarbonatos crea una sustancia que reduce la adhesión y la acumulación de placa y proporcionan una acción limpiadora”, explicaron los investigadores en el European Journal of Dentistry. “A pesar de su ambiguo mecanismo de acción, algunos estudios demuestran que produce un efecto antiinflamatorio y evita que la placa se adhiera”. Para realizar la técnica de oil pulling solo necesita una pequeña cantidad de aceite, 1 cucharada para adultos y 1 cucharadita para niños y enjuagar durante, al menos, 20 minutos al día. Si jamás ha implementado esta técnica, comience poco a poco hasta alcanzar los 20 minutos al día.

Aceite de menta refresca el aliento y ayuda a combatir el IBS
Una buena higiene bucal, que incluye cepillar los dientes, utilizar hilo dental y limpiar la lengua, así como limpiezas regulares con un experto en odontología biológica que no utilice mercurio, ayudará a mantener sus dientes y encías saludables y su aliento fresco. Un estilo de vida saludable, que incluye una alimentación a base de alimentos frescos y enteros, también es esencial para tener la boca limpia y fresca.

Pero, si necesita una solución rápida y natural, que incluso puede proporcionar algunos otros beneficios a largo plazo, utilice el aceite de menta. En términos de prevenir el desarrollo de una biopelícula que puede provocar caries y mal aliento, el extracto de aceite de menta puede ser más efectivo que la clorhexidina, una sustancia química en el enjuague bucal.

Además, a diferencia de los enjuagues bucales, el aceite de menta ofrece otros beneficios, como ayudar a tratar el síndrome del intestino irritable (IBS). En términos de mal aliento, también se ha descubierto que el aceite esencial de menta combate la Fusobacterium nucleatum, una bacteria Gram negativa que se relaciona con la halitosis, por lo que podría ser un “agente prometedor para controlar la halitosis y promover la salud bucal”. Mientras más herramientas utilice, más fácil será acabar con el mal aliento de una vez por todas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí