Ciudad de México, 26 de noviembre de 2018.- Datos del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (Iner) revelan que, en México, alrededor del 7% de la población vive con asma, una enfermedad incurable de las vías respiratorias, que es controlable si se aplica el tratamiento correcto, permitiendo que el paciente realice sus actividades diarias sin contratiempos. Se calcula que, al año, 6 mil personas mueren en nuestro país a causa de esta enfermedad.

Ante la fatalidad de esta afección no sólo en México, sino en el mundo, investigadores del Houston Methodist Hospital tienen una nueva explicación del por qué las vías respiratorias se cierran durante un ataque de asma, lo que podría cambiar la vida de los 300 millones de personas que sufren de este mal a nivel global. El estudio fue dirigido por Xian C. Li, y sus colegas del Immunobiology and Transplant Science Center at the Houston Methodist Research Institute, y fue publicado en el Journal of Experimental Medicine.

Los especialistas explican que una de las características clave del asma es la sobreproducción de una proteína altamente pegajosa secretada por las mucosas de las vías respiratorias, llamada mucina, que obstruye los conductos pequeños y evita que el aire entre y salga a través de ellos.

“Dentro de las células epiteliales de los bronquios existe un tipo muy importante de células que se llaman células productoras de mucina, las cuales son vitales para mantener la superficie hidratada y saludable. Estas secretan mucina para proteger las vías respiratorias, pero la producción excesiva puede ser perjudicial”, enfatizó Xian C. Li.

Los especialistas descubrieron que la interacción molecular de estas células puede ser manipulada y de esta manera reducir la producción excesiva de mucina durante un episodio de asma, con lo que los ductos de aire quedarán libres y los pacientes no tendrán esa sensación de asfixia. Este descubrimiento parecer ser prometedor para el desarrollo de una nueva clase de medicamentos que sería radicalmente diferente de los esteroides que se usan actualmente para tratar el asma. Los expertos esperan que este hallazgo pueda ser el inicio de una ventana de esperanza para mejorar la calidad de vida de los pacientes con asma.

Ubicado en el Centro Médico de Texas, el Houston Methodist Hospital es considerado como el número uno en el estado de Texas y en la ciudad de Houston por la prestigiosa revista U.S. News & World Report. El Houston Methodist Hospital es reconocido a nivel mundial por su investigación médica de vanguardia, por la atención y cuidado a sus pacientes y por sus áreas de alta especialidad en: Oncología, Cardiología y Cirugía de Corazón; Diabetes y Endocrinología; Gastroenterología y Cirugía Gastrointestinal; Geriatría; Nefrología; Neurología Y Neurocirugía; Ortopedia y Medicina Deportiva; Neumología y Trasplantes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =