Trabajando para acabar con la gripe con una vacuna universal

0
20

ShareAmerica

Washington, D. C., 7 de febrero de 2019.- Hace un siglo, una pandemia de gripe contagió a lo que se calcula en un tercio de la población mundial, dando muerte a 50 millones de personas.

En la actualidad, 8,000 científicos rastrean en todo el mundo la emergencia y movimiento de los virus de la gripe por medio de una iniciativa mundial para compartir datos sobre la gripe, Global Initiative on Sharing All Influenza Data (Gisaid). Este sistema de vigilancia en tiempo real es utilizado por gobiernos, fabricantes de fármacos y profesionales de la medicina en todo el mundo para coordinar las respuestas en el caso de un brote.

Como parte de las investigaciones de los científicos estadounidenses durante un siglo destinadas a impedir otro brote parecido, los Centros de Estados Unidos para el Control y Prevención de las Enfermedades solicitaron en 2005 al microbiólogo Terrence Tumpey que reconstruyera el virus de la gripe de 1918, más conocida popularmente como “Gripe española”.

Ningún cultivo completo sobrevivió a la pandemia. La cepa que Tumpey reconstruyó permite a los científicos estudiar los registros genéticos que la convirtieron en una “tremenda asesina”, por usar la caracterización de Tumpey.

Utilizando el virus reconstruido los investigadores hallaron que la cepa 2009 H1N1, que provocó la epidemia de gripe porcina hace una década, es descendiente del virus H1N1 de 1918. Los científicos pueden hoy rastrear el surgimiento de cepas con registros genéticos similares para detectar el potencial de una pandemia antes de que el virus pueda expandirse ampliamente.

Compartir datos como ese por medio de Gisaid también ayuda a los científicos a fabricar mejores vacunas. Por ejemplo, científicos en el hemisferio norte vigilan la temporada de gripe en el hemisferio sur, que va de mayo a agosto, para predecir qué cepas tienen la posibilidad de aparecer en octubre en el hemisferio norte. Los fabricantes de vacunas pueden entonces hacer cambios en la vacuna de esa época para proteger contra las cepas que circulan al sur del Ecuador.

En febrero de 2018 el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Contagiosas presentó su Plan estratégico para una vacuna contra la gripe, destacando las prioridades de investigación y requisitos para el desarrollo de una vacuna universal.

Una vacuna tal sería una sola inyección para proteger a los pacientes por el resto de su vida de las múltiples cepas del virus de la gripe que ya existen o puedan existir en el futuro. Ello eliminaría la necesidad de las vacunaciones anuales en la época de la gripe y debilitaría la amenaza de otra pandemia como la de 1918.

“Ningún otro país tiene la profunda capacidad científica o técnica que tenemos nosotros”, dijo en 2018 Bill Gates, fundador de Microsoft, al anunciar una subvención de 12 millones de dólares para los científicos que pretenden lograr la vacuna. Gates destacó el papel de Estados Unidos en ese liderazgo “al establecer el tipo de preparativos y del sistema de respuesta que el mundo necesita”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − 5 =