De acuerdo con el Institute for Health Metrics and Evaluation, en 2015 del total de muertes en adolescentes, 9.3 por ciento correspondió a suicidios en hombres, y 8.7 a mujeres, según información dada a conocer por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (Fccyt).

Con el paso del tiempo, las causas de muerte como leucemia, ahogamientos, enfermedades renales crónicas e infecciones respiratorias bajas, han disminuido en adolescentes en México, pero no ha ocurrido lo mismo con el suicidio, que actualmente ocupa la tercera posición, sólo después de los accidentes de tránsito y homicidios por violencia intrafamiliar, informó Rafael Lozano Ascencio, director general adjunto del Centro de Investigación en Sistemas de Salud.

Según el instituto citado, el año pasado, de los 8 mil 207 casos de muerte en adolescentes hombres, 9.3 por ciento correspondió a suicidios, y de los 4 mil 45 muertes de mujeres adolescentes, el porcentaje fue de 8.7.

“Esto es un verdadero problema porque la juventud en México considera la muerte como una opción antes que la salud”, lamentó el especialista durante la conferencia: La carga de la enfermedad en adolescentes en México 1990-2015, que dictó en la Academia Nacional de Medicina de México, organización que forma parte de la Mesa Directiva del Fccyt.

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio es un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de un desenlace fatal, mientras que la adolescencia es la etapa comprendida entre los 10 y los 19 años.

Algunos factores de riesgo que llevan a los adolescentes de 15 a 19 años a una muerte prematura y discapacidad, se encuentran el consumo de alcohol, deficiencia de hierro, consumo de drogas en general y abuso infantil. Se estima que de uno a tres años de vida saludable en los hombres son perdidos debido a lesiones, mientras que en las mujeres ocurre por trastornos depresivos, indicó el también integrante de la Academia Mexicana de Ciencias.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de 2015, indican que poco más de la mitad de los jóvenes mexicanos menores de 17 años (54 por ciento) se encuentran por debajo de la línea de pobreza, lo que los vuelve más vulnerables a las enfermedades y muerte. De los 22 millones de adolescentes, 25 por ciento viven en el medio rural, 15 por ciento en municipios de alta marginación y sólo 43 por ciento habitan en áreas urbanas de más de 100 mil habitantes, explicó Lozano, quien recibió en 2015 la Medalla al Mérito Sanitario que le otorgó la Sociedad Mexicana de Salud Pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí