Paso a paso, la humanidad construye la masculinidad, ahora

0
116

En este Siglo XXI existen nuevos patrones en la construcción de lo masculino; es decir, el modelo al estaban acostumbrados los hombres es diferente. O sea, algo que antes estaba bien y era aceptado, ahora ya no lo es, y entre ellos no lo discuten, aseveró Laura Evelia Torres, de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la Unam (FES Iztacala).

Comentó la universitaria que hoy se celebró el Día Internacional del Hombre y que debe tomarse este día como importante para tomar conciencia, realzar la importancia del rol masculino en la sociedad, procurar relaciones más equilibradas y destacar el cuidado de enfermedades predominantes en ellos.

Explicó que la modificación de los roles tradicionales de hombres y mujeres ha llevado a una nueva construcción de lo masculino, afirmó. Torres Velázquez es integrante del Programa Institucional de Estudios de Género de la FES Iztacala.

“El patrón al que estaban acostumbrados los varones ahora es diferente y tienen que hacer nuevas construcciones de lo masculino, cambiar conceptos. Algo que antes estaba bien y era aceptado, ahora ya no lo es y, además, entre ellos no lo discuten”, resaltó.

Durante la celebración del Día Internacional del Hombre, que se conmemoró hoy, subrayó que pese a que entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocen que debe incluirse la temática de la equidad y salud del varón en la agenda, hasta el momento el apoyo a esta efeméride no se ha concretado oficialmente ni de forma masiva. Nació como un contrapeso al Día Internacional de la Mujer, pero tiene menos reconocimiento y apoyo financiero.

“Este día es importante para tomar conciencia y realzar la importancia del rol masculino en la sociedad, procurar relaciones más equilibradas entre géneros y destacar el cuidado de enfermedades como el cáncer de próstata, padecimientos cardiacos, estrés y afecciones ligadas al consumo de alcohol y tabaco, predominantes en ellos”, dijo la experta.

Diferente forma de relacionarse
Torres Velázquez insistió en que entre hombres y mujeres se ha modificado la forma de relacionarse. La conquista, el cortejo y el noviazgo antes estaban en el campo del dominio masculino, pero esto ha cambiado.

Con ello también se ha modificado la relación de pareja y de familia. La mujer antes estaba educada en el sometimiento, en la aceptación de la autoridad del varón y ahora ya no. En las nuevas generaciones está presente este cambio en la construcción social de los roles de género, que comienzan a ser más igualitarios”, señaló.

Lo mismo sucede en los centros laborales: antes ellas eran subordinadas (secretarias, enfermeras, asistentes), ahora son pares, jefas y proveedoras del hogar.

Poco organizados
La especialista consideró que ante este cambio en la construcción social de los géneros, falta organización entre ellos, pues no han creado colectivos ni movimientos organizados. “En reuniones informales los hombres lo comentan y en las redes sociales se quejan, pero no ha habido una organización”.

Además, destacó que algunos han participado en el movimiento MeToo porque han sido acosados, pero no hay un colectivo de varones que se exprese y los represente.

Para lograr compatibilidad, indicó que los varones deben saber cómo están construidas socialmente las mujeres y ellas deben adentrarse en la construcción social de la masculinidad, que implica lenguaje, comportamiento y forma de ver la vida.

“Es necesario establecer nuevas normas de convivencia. No se trata solamente de un tema feminista, el cambio en la construcción social de los géneros nos concierne a todos. No se trata de estar unas contra los otros, pelear y ver quién gana, sino de sacar lo mejor de las relaciones”, finalizó.

Hoy se celebró el Día Internacional del Hombre, establecido en 1992 por Thomas Oaster, profesor de la Universidad de Missouri-Kansas, Estados Unidos, y popularizado desde 1999, cuando comenzó a ser observado internacionalmente.

¡En salud masculina, hay que ponerse las pilas!
Mucho se habla de la salud femenina y de los cuidados que las mujeres requieren para estar bien, y dejamos de lado hablar de la salud masculina, siendo esta tan importante como la de las mujeres.

De acuerdo con Monty Aghazadeh, urólogo del Hospital Houston Methodist, los problemas de urología masculina abarcan desde leves inconvenientes hasta afecciones graves con consecuencias potencialmente mortales. Conocer sus factores de riesgo y síntomas puede ayudar a los varones a evitar problemas de salud graves.

Afecciones urológicas más comunes:
Cálculos renales: Los cálculos renales se producen cuando se forman altos niveles de minerales, como calcio, en los riñones. “Los cálculos pequeños pueden pasar solos, pero los más grandes pueden alojarse en el tracto urinario, bloqueando el flujo de orina y causando un dolor intenso”, explicó el Dr. Aghazadeh. Alrededor del 12% de los hombres y el 7% de las mujeres experimentan cálculos renales en algún momento de su vida. La afección se presenta con mayor frecuencia en hombres entre las edades de 30 y 50 años.

  • Prevención: Las recomendaciones generales incluyen aumentar la ingesta de líquidos y evitar alimentos con alto contenido de sodio (sal) y proteínas.
  • Tratamiento: El manejo de los cálculos depende en gran medida del tamaño del cálculo y su ubicación en el tracto urinario. Si bien a menudo puede pasar un cálculo más pequeño por su cuenta, es posible que sea necesario extraer los cálculos más grandes quirúrgicamente.
  • Incontinencia: La micción accidental o involuntaria también ocurre en los hombres y es a menudo un síntoma de otros trastornos urológicos. La incontinencia de esfuerzo puede ocurrir al caminar, trotar, reír, toser o durante otras actividades normales. La incontinencia de urgencia, o vejiga hiperactiva, provoca una necesidad inmediata de orinar.

Los hombres con problemas de próstata, incluida la próstata agrandada, también conocida como hiperplasia prostática benigna (HPB), tienen un mayor riesgo de incontinencia de urgencia y desbordamiento.

Las afecciones neurológicas, como la enfermedad de Parkinson, accidente cerebrovascular o esclerosis múltiple pueden interferir con los nervios involucrados en el control de la vejiga.

  • Prevención: Si bien no siempre se puede prevenir, su riesgo puede reducirse manteniendo un peso saludable; evitando irritantes de la vejiga, como cafeína, alcohol y alimentos ácidos.
  • Tratamiento: El manejo de la incontinencia depende de la causa. Se puede recomendar el tratamiento sólo después de una evaluación precisa para determinar el tipo de incontinencia. En términos generales, el tratamiento puede incluir medicamentos, cambios en la dieta, pérdida de peso, ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico o cirugía.
  • Disfunción eréctil: La dificultad para obtener y mantener una erección se conoce como disfunción eréctil. Experimentarla periódicamente no suele ser motivo de preocupación, pero si ocurre con frecuencia, es necesario acudir al médico ya que podría ser un signo de otros problemas de salud. “Existen muchos factores que pueden contribuir a la disfunción eréctil, incluida la presión arterial alta, diabetes, enfermedad renal y cáncer de próstata, así como causas psicológicas, como el estrés, la depresión y la ansiedad”, explicó el especialista.
  • Prevención: Es necesario mantener un peso saludable a través de la dieta y el ejercicio; hacerse pruebas de detección de colesterol alto y presión arterial alta con regularidad; y evitar fumar y el beber alcohol.
  • Tratamiento: Las opciones van desde medicamentos hasta opciones quirúrgicas, en casos severos.

Cáncer de próstata: El cáncer de próstata es uno de los cánceres más comunes en los hombres, y puede variar desde un cáncer de crecimiento lento que nunca causa, hasta un cáncer agresivo que puede extenderse a otros órganos.

A menudo, la mayoría de los cánceres de próstata localizados no causan síntomas y, por lo general, se diagnostica mediante pruebas de detección de PSA (antígeno prostático específico) de rutina. El PSA es una proteína producida por la glándula prostática y secretada en el torrente sanguíneo y, como tal, puede controlarse mediante una extracción de sangre de rutina.

  • Prevención: La Asociación Americana de Urología recomienda la detección del PSA cada dos años entre las edades de 55-69. La evaluación debe considerarse antes si tiene antecedentes familiares de cáncer de próstata.
  • Tratamiento: Una vez que se ha diagnosticado el cáncer de próstata, las opciones dependen de dónde se encuentre el cáncer o si se ha diseminado, así como de su edad y su estado general de salud. “Discuta los tratamientos con su médico antes de tomar una decisión”, comentó Aghazadeh. “La vigilancia activa, la cirugía para extirpar la próstata, la radiación y la terapia con hormonas bloqueadoras de testosterona pueden ser opciones, dependiendo de la etapa y el grado”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 2 =