Mercola responde: ¿Cuál es la mejor forma de tratar la perimenopausia y la menopausia?

0
22

Equipo Mercola

Estados Unidos, 13 de octubre de 2022.- La menopausia es la forma en que la naturaleza señala el final de los años fértiles de una mujer. Por lo general, esta etapa comienza cuando las mujeres se aproximan a los 50 años y el proceso tiende a ser gradual. Pero, no siempre sucede de esta forma, ya que la menopausia puede comenzar antes de los 50 años; entonces, si está por entrar a esta etapa (lo que se conoce como perimenopausia), es importante informarse y prepararse con anticipación.

Hay algunos casos especiales en los que la menopausia se desarrolla de una forma diferente, por ejemplo, si le extrajeron los ovarios antes de los 50 años a causa de algún problema de salud, esto representa el comienzo de la menopausia. En estos casos, ciertos síntomas se intensificarán de inmediato porque su cuerpo no experimenta los cambios de forma gradual.

Estos son algunos de los síntomas de la menopausia:

• Bochornos
• Resequedad vaginal
• Irregularidades menstruales, que son naturales
• Cambios de humor o depresión
• Aumento de peso (natural o inducido por alguna cirugía)

¿Qué puede hacer para llevar esta etapa lo mejor posible? Hay varias estrategias a corto y largo plazo que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las mujeres cuando entran en esta etapa. Estas son algunas de mis recomendaciones principales.

Hacer ejercicio de forma regular
Invito a todas las mujeres en etapa menopaúsica a implementar un programa de ejercicio regular para mejorar todos los aspectos de su salud. Uno de sus beneficios principales durante esta etapa es que ayuda a equilibrar los niveles de estrógeno, sin importar si son altos o bajos. Cualquiera que sea su caso, el ejercicio podría ayudar a optimizarlos.

Una investigación demostró los beneficios del entrenamiento de resistencia en mujeres en etapa menopáusica que experimentan síntomas vasomotores, que también se conocen como bochornos. En el estudio, 65 mujeres en etapa posmenopáusica mayores de 45 años se asignaron al azar a un grupo de 15 semanas de entrenamiento de resistencia tres veces por semana o al grupo de control. Los investigadores concluyeron que las mujeres que realizaron entrenamiento de resistencia experimentaron mejoras en los bochornos.

En otro estudio, las mujeres en etapa menopáusica que hicieron ejercicio de forma regular también tuvieron una mejor salud. A las 12 semanas, los investigadores observaron que las participantes del grupo de prueba presentaron una mejor vitalidad y salud mental.

Optimice los niveles de vitamina D, a través de la exposición regular al sol
Tener niveles óptimos de vitamina D en su sistema podría ayudar a controlar mejor la menopausia, ya que las investigaciones sugieren que existe una relación entre el estado de la vitamina D y los síntomas que experimentan las mujeres durante esta etapa. Una posible teoría es que la vitamina D podría ayudar a controlar la reducción de los niveles de serotonina que se relaciona con la menopausia, ya que los niveles bajos de esta hormona pueden causar bochornos. En otro estudio, los investigadores determinaron que las mujeres que obtuvieron más vitamina D (junto con calcio) tuvieron menor riesgo de desarrollar menopausia de forma temprana.

La mejor manera de optimizar sus niveles vitamina D es exponerse al sol durante una hora, todos los días. Lo ideal es hacerlo alrededor del mediodía solar (entre las 11:30 a. m. y las 2:30 p. m.) con la menor cantidad de ropa posible y sin protector solar. Si no suele hacerlo con frecuencia, entonces le recomiendo comenzar poco a poco hasta alcanzar una hora de exposición. Pero, asegúrese de evitar las quemaduras de sol, ya que eso podría incrementar el riesgo de enfermedades de la piel.

Consumir más omega-3 de fuentes saludables
Durante las primeras etapas de la menopausia, las mujeres podrían experimentar cambios de humor, sobre todo, depresión. En este caso, la mejor opción es consumir más ácidos grasos omega-3 para no depender de los antidepresivos.

Según un estudio que se publicó en 2018, tomar un suplemento de omega-3 podría producir un efecto beneficioso en la salud mental de las mujeres en etapa menopáusica. Los investigadores creen que el efecto beneficioso podría deberse al impacto positivo que producen las grasas omega-3 en la fluidez de la membrana celular y las vías neuropsicológicas. Otro beneficio de consumir más grasas omega-3 es que reduce el riesgo de cáncer de mama. Según un estudio que se publicó en BMC Cancer, tanto las mujeres en etapa premenopáusica como posmenopáusica experimentaron un menor riesgo de esta enfermedad después de recibir suplementos de omega-3.

Las mejores fuentes de ácidos grasos omega-3 son las marinas (como el pescado graso salvaje), ya que contienen DHA y EPA, que son cruciales para la salud de su sistema nervioso. El DHA es un componente estructural y esencial del cerebro y los niveles bajos se relacionan con la pérdida de memoria y la enfermedad de Alzheimer. Mientras que el EPA podría ayudar a aliviar la depresión, ya que ayuda a reducir los niveles del factor de necrosis tumoral alfa, la interleucina 1 beta y la prostaglandina E2, ya que es muy común que las personas diagnosticadas con depresión tengan niveles elevados de estas tres sustancias químicas.

Llevar una alimentación saludable
La menopausia provoca muchos cambios hormonales en el cuerpo de una mujer, lo que a la larga podrían causar cambios físicos evidentes; es decir que estos cambios no solo se sienten, sino también se ven. En un estudio que se publicó en Menopause Review, los investigadores descubrieron que el riesgo de obesidad incrementa durante la menopausia, lo que puede deteriorar la calidad de vida.

Con esto en mente, el primer cambio que debe hacerle a su alimentación al llegar a la menopausia es comer alimentos orgánicos que se cultiven de forma local, de preferencia sin procesar y enteros. Si puede cultivar sus propias frutas y vegetales, mucho mejor. El siguiente paso es eliminar todos los alimentos procesados. Deje de consumir alimentos ricos en carbohidratos, productos que contienen aceite de semillas y otros comestibles que en pocas palabras son “calorías vacías”, porque solo deterioran su salud.

Una vez que haga estos cambios en su alimentación, le recomiendo incorporar alimentos ricos en calcio con el fin de optimizar la salud de su esqueleto a medida que se acerca a la tercera edad. Según un estudio realizado en 2015, las mujeres en etapa posmenopáusica tienen mayor riesgo de osteoporosis debido a que la deficiencia de estrógeno produce una mayor reabsorción, lo que altera la formación de hueso.

Implementar el ayuno podría mejorar la salud metabólica
Una investigación que se publicó en el Journal of Mid-Life Health señaló que una vez que las mujeres llegan a la mediana edad, tienen mayor riesgo de síndrome metabólico. Además, la investigación indica que este problema de salud podría progresar a enfermedad cardiovascular y diabetes. Por tanto, los investigadores sugirieron que el ayuno intermitente podría ser una forma efectiva de controlar la salud al reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y optimizar la salud metabólica. También se ha demostrado que el ayuno mejora la salud mental de las mujeres en etapa menopáusica.

Cuando se trata de implementar el ayuno intermitente, debe dejar de comer durante un periodo de 14 a 16 horas al día. Esto significa que debe comer todas sus comidas dentro de las seis a ocho horas restantes. Si implementa esta estrategia de forma correcta, los beneficios del ayuno intermitente se producirán durante este período, en especial, la autofagia.

Si no está acostumbrado a pasar tanto tiempo sin comer, le recomiendo que comience poco a poco y solo coma durante un periodo de seis a ocho horas todos los días durante cuatro semanas. Esto permitirá que su cuerpo se acostumbre. Durante esta transición, también puede comer algunos bocadillos saludables, ya que puede sentirse un poco cansado. Recomiendo el aceite MCT (triglicéridos de cadena media) o aceite de coco para obtener la energía que necesita mientras su cuerpo se adapta a este régimen.

¿En qué momento comienza la menopausia
Houston, Texas, 13 de octubre de 2022.- Toda mujer está consciente de lo irritante, frustrante y, en algunas ocasiones, incluso, de lo penoso que pueden ser los síntomas de la menopausia, en especial, los bochornos. Desearíamos tener una bola de la fortuna que nos pudiera decir exactamente cuándo ocurrirán. Todavía no corremos con esa suerte.

Por si fuera poco, muchas de nosotras no entendemos los principios básicos de la mayor transición hormonal que marca el fin de nuestros años reproductivos –que, por cierto, no terminan con la menopausia, sino antes. Pero no hay que preocuparse, Erin Manning, ginecóloga en el Hospital Houston Methodist, quien se especializa en medicina para la menopausia, está aquí para aclararnos todo.

Perimenopausia vs menopausia: ¿Cuál es la diferencia?
Parecería irrelevante, pero la diferenciación entre la perimenopausia y la menopausia ayuda a explicar mejor lo que sucede en tu cuerpo durante ese tiempo. “La menopausia es el último ciclo menstrual de la mujer”, mencionó Manning. “No hay forma de saber anticipadamente cuando ocurrirá el último ciclo menstrual o si el más reciente periodo menstrual será, en realidad, tu último, entonces la menopausia termina siendo lo que llamamos un diagnóstico retrospectivo -que se da solamente después de que se ha estado sin periodo durante 12 meses”.

Dicho de otra forma, no sabremos que la menopausia ha sucedido hasta que vayamos más allá, en una nueva fase llamada post-menopausia.

Perimenopausia es el periodo de tiempo que nos conduce al ciclo final de la mujer. “Al momento de la menopausia, la mujer no deja de producir estrógeno y progesterona de golpe”, explicó Manning. “Con el tiempo, los niveles de estas hormonas empiezan a declinar (fluctuando de arriba hacia abajo) hasta llegar a niveles tan bajos, que el ciclo menstrual se detiene”.

Durante el proceso de la perimenopausia, la fluctuación de los niveles hormonales es la causante de los síntomas clásicos asociados con la menopausia.

¿Cuándo comienza la menopausia?
Al bajar los niveles hormonales, la mayoría de las mujeres empiezan a notar signos de la perimenopausia, como:

• Bochornos
• Sudores nocturnos
• Cambios en el ciclo menstrual
• Cambios de humor
• Dolores de cabeza
• Dolores musculares y de articulaciones
• Trastornos del sueño
• Problemas de concentración
• Resequedad vaginal

¿A qué edad una mujer debe empezar a experimentar este tipo de síntomas? ¿Y cuánto puede durar la perimenopausia? La verdad, depende. “Los síntomas de la perimenopausia pueden comenzar alrededor de tres a siete años antes de tu último período menstrual”, dice Manning. “El promedio de edad del último ciclo menstrual es de 51 años en Estados Unidos -pero algunas personas pueden experimentarlo más tempranamente a la edad de 40 años”.

Esto significa que la mayoría de las mujeres pueden empezar a sentir los síntomas de la perimenopausia a mediados o finales de los 40. Pero para algunas, los síntomas pueden sentirse a mediados de los treinta.

“La mayoría de las veces no es necesario hacerse una prueba sanguínea para diagnosticar la perimenopausia”, dijo. “Por ejemplo, si una mujer llega a mi consultorio a la edad de 48 años y está teniendo bochornos o su periodo está siendo irregular, ella es premenopáusica”, dijo.

“Incluso, si una mujer de 38 años presenta un cuadro clásico de signos de premenopausia, hay algunas pruebas de sangre que haría primero para confirmar que no son causadas por otra cosa, como una anormalidad de tiroides, por ejemplo”, añadió.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la perimenopausia?
“Es muy interesante, porque hay una gran variedad de cómo se siente la mujer durante esta transición”, mencionó Manning. “Sin embargo, aunque existe esta variación de síntomas, sabemos cuáles son particularmente comunes”.

Los bochornos son el clásico síntoma de la perimenopausia que muchas mujeres experimentan. “Esencialmente, es una sensación de calor intenso que comienza en el interior del pecho y cara y viaja a través del cuerpo hacia afuera”, explicó. “Los bochornos pueden ser muy suaves, pero también extenuantes”.

Las fluctuaciones hormonales de la perimenopausia pueden contribuir a sentir sudoración nocturna que puede ir de un rango de despertar sudando y necesitar dormir sobre una toalla, hasta cambiar las sábanas mojadas en la madrugada.

La transición perimenopáusica suele ir acompañada de cambios en el ciclo menstrual. “Al principio de la transición, la duración del ciclo puede acortarse”, dijo. “Entonces, en vez de tener un ciclo de 28 días, podrás tener un ciclo de 24 o 25 días”.

Ella añade que los días de sangrado también pueden incrementarse. Alguien que normalmente tiene un sangrado de cinco días probablemente empezará a tenerlo de seis a siete días. Todo esto, en conjunto, significa que muchas mujeres tendrán que lidiar con períodos más frecuentes y prolongados en los primeros años de la perimenopausia. ¡Uff!

“Eventualmente, más adelante durante la transición, tus ciclos comienzan a espaciarse y puedes tener uno cada tres, cinco o seis meses”, dice Manning. “Esto continúa hasta lo que llamamos el período menstrual final o menopausia que, de nuevo, no se confirma hasta que pasan 12 meses sin tener alguno”.

¿Qué opciones de tratamiento para la perimenopausia están disponibles?
La mayoría de las mujeres experimentan, al menos, uno o más síntomas de la perimenopausia, por lo que Manning recomienda hablar con tu médico acerca de esta transición antes de que comience. La orientación anticipada, un término elegante para comprender lo que le sucederá a tu cuerpo, dijo, no solo puede ayudarte a saber qué esperar, sino también cuándo preocuparte, si es el caso.

“Siempre aconsejo a mis pacientes sobre las cosas que me gustaría que me informaran durante la transición perimenopáusica, incluidas anomalías en el sangrado o bochornos extenuantes”, dijo. “Por ejemplo, si la duración del ciclo se vuelve más corto de 21 días o el sangrado dura más de siete días, me gustaría que ella lo hablara conmigo para que podamos evaluarlo más a fondo”. Además, si los bochornos son tan fuertes que tienes que abandonar una junta o si te despiertas con las sábanas empapadas a la mitad de la noche, hay que tratar estos síntomas para que no mermen tu calidad de vida.

“La forma más agradable y fácil de hacer que una mujer pase por la perimenopausia es a través del uso de hormonas de control de natalidad en dosis bajas, ya que aminora las fluctuaciones hormonales cíclicas que son la causa latente de los síntomas de la perimenopausia”, dijo Manning. “Sin embargo, no todas las mujeres son candidatas para utilizar estas píldoras y algunas mujeres no pueden tolerar los efectos secundarios que causan”.

Dependiendo de qué síntomas en específico, son más molestos para ti, tu médico puede recomendarte otras opciones de tratamiento, como un DIU (dispositivo intrauterino) para ayudar a controlar el sangrado anormal o, incluso, antidepresivos para ayudarte con los cambios de humor y/o con los incómodos bochornos.

También tu médico puede ayudarte a comprender cómo ciertos hábitos de tu estilo de vida, pueden ayudar a reducir tus síntomas, tal como mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente y dormir lo suficiente.

“Tenemos estudios que muestran que las mujeres que hacen ejercicio regularmente tienen menos síntomas perimenopáusicos”, dijo. “No son datos particularmente sólidos, pero dado lo que sabemos sobre los beneficios generales de la actividad física es suficiente para reforzar el ejercicio como un medio para reducir los síntomas”.

Por último, es importante señalar que los síntomas perimenopáusicos no siempre terminan después de la menopausia. “Muchas mujeres siguen siendo sintomáticas durante varios años después de la menopausia y en ese momento tenemos que cambiar la forma en que tratamos los problemas hormonales”, agregó.

Cuando una mujer es posmenopáusica, el tratamiento de los bochornos o los sudores nocturnos se convierte en una terapia de reemplazo hormonal, esencialmente una dosis muy baja de estrógeno y progesterona. Existen riesgos y beneficios de la terapia de reemplazo hormonal y se debe consultar con tu médico si estos medicamentos son adecuados para ti o no. También existen otros medicamentos no hormonales para tratar los síntomas posmenopáusicos.

“Lo que finalmente espero ayudar a las mujeres a entender es que podemos educarlas sobre qué esperar durante esta etapa de sus vidas”, comentó Manning. “Tal como las niñas aprenden sobre la pubertad en la escuela y en casa, también podemos enseñarles sobre su transición a la menopausia y ayudarlas a que sea lo más sutil posible”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí