Dr. Joseph Mercola

Estados Unidos, 23 de octubre de 2020.- De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se estima que el 36.5% de los adultos en Estados Unidos tienen problemas de obesidad, lo que los pone en alto riesgo de sufrir diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer. Como resultado, la mayoría recurre al uso de los suplementos para adelgazar como una “manera práctica” de lograrlo.

La forskolina es un suplemento para perder peso que se ha vuelto muy popular, ya que se dice que tiene beneficios para quemar grasa. Sin embargo, se sabe que produce efectos secundarios como presión arterial baja, frecuencia cardíaca acelerada y nerviosismo. Teniendo en cuenta esta información, ¿en realidad vale la pena tomar forskolina a pesar de los riesgos?

¿Qué es la forskolina y de dónde viene?
La forskolina es un extracto derivado de las raíces del coleo indio (Coleus forskohlii), una planta tropical de la familia de la menta. El coleo se ha utilizado en la medicina ayurvédica india durante más de 3,000 años. Los antiguos escritos sánscritos indican que se utilizó para ayudar a tener un corazón y pulmones sanos. Otros usos tradicionales incluyen el tratamiento de problemas digestivos como dolor de estómago, náuseas y espasmos intestinales, así como infecciones de la piel como la tiña.

Hoy en día, la forskolina se conoce por su supuesto beneficio de ayudar con la pérdida de peso al incrementar el monofosfato de adenosina cíclico (cAMP) en su sistema. Se cree que al aumentar el cAMP ayuda a liberar grasa de las células para que su cuerpo la utilice como energía. A pesar de toda esa publicidad, no se deje engañar por la forskolina, ya que la ciencia no puede respaldar su uso.

Estudios clínicos no confirman las capacidades de la forskolina para la pérdida de peso
Debido a que la forskolina se lanzó al mercado hace poco tiempo, se han realizado muy pocos estudios sobre su uso para la pérdida de peso en humanos. En un ejemplo publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition, 23 mujeres con sobrepeso leve recibieron 250 miligramos de extracto de coleo al 10% durante 12 semanas. Al final del estudio, los investigadores descubrieron que las mujeres no bajaron de peso ni tampoco presentaron interacciones significativas en otros marcadores metabólicos.

En otro estudio, se dividió a 30 hombres con problemas de sobrepeso y obesidad en dos grupos. Los primeros 15 tomaron 250 miligramos de forskolina al 10% dos veces al día, mientras que los 15 restantes recibieron la misma dosis, pero con un placebo. Después de 12 semanas, los investigadores descubrieron que el grupo de forskolina redujo la grasa corporal, pero su peso corporal total no cambió. Básicamente, todavía tenían problemas de obesidad, lo que puede ser muy perjudicial para su salud si esta afección se prolonga.

Efectos secundarios relacionados con la forskolina
Debido a los pocos estudios clínicos realizados con la forskolina, aún se desconoce si produce efectos secundarios significativos. Sin embargo, se ha informado que cuando se administra por vía intravenosa produce presión arterial baja, enrojecimiento y latidos cardíacos rápidos. Cuando se inhala, podría provocar tos, temblores, nerviosismo e incluso irritación en el tracto respiratorio superior.

Dado que la forskolina podría afectar su presión arterial, es posible que cause reacciones negativas cuando se combina con ciertos medicamentos como hidralazina, betabloqueadores, clonidina y bloqueadores de los canales de calcio. También es importante que evite el consumo de forskolina si toma anticoagulantes o antiplaquetarios.

No existe información suficiente sobre el uso de la forskolina durante el embarazo. Pero, para evitar cualquier problema, las mujeres embarazadas y en período de lactancia no deben tomar forskolina bajo ninguna circunstancia.

Para perder peso es mejor realizar cambios efectivos en su estilo de vida, en lugar de depender de los suplementos. Recuerde que no existe una fórmula mágica ni una sola tableta que pueda ayudarlo a tener una buena salud. Para perder peso, es mejor realizar cambios saludables en el estilo de vida.

Si su agenda está muy ocupada y no puede hacer un entrenamiento completo, puede concentrarse primero en cambiar su alimentación. Comience por eliminar los alimentos procesados, azúcares y los granos, luego reemplácelos con alimentos enteros, como vegetales cultivados localmente y carnes de animales alimentados con pastura. Cantidades moderadas de proteínas de alta calidad y altas cantidades de grasas saludables también pueden ayudarlo a reducir la medida de su cintura.

También debe incluir el ejercicio en su rutina diaria. Si tiene un estilo de vida ajetreado, le recomiendo que realice un entrenamiento en intervalos de alta intensidad (Hiit). Solo toma alrededor de 20 minutos de su tiempo, pero puede brindar los beneficios de un entrenamiento cardiovascular de una hora. Este es un ejemplo de una típica rutina Hiit:

• Estire y caliente durante tres minutos.
• Haga ejercicio lo más fuerte y rápido que pueda durante 30 segundos. Comenzará a sudar y sus músculos sentirán un “ardor” cuando se hace de forma correcta.
• Recupérese durante 90 segundos.
• Repita el ejercicio de alta intensidad, recupérese y haga siete repeticiones más.

Incorporar el Hiit en su estilo de vida puede ayudarlo a tener un cuerpo sano y ser más longevo. Este tipo de rutina de ejercicios es ideal para quienes tienen una vida ocupada y acelerada, ya que solo ocupa una pequeña parte de su tiempo y se puede realizar desde la comodidad de su hogar.

Preguntas frecuentes sobre la forskolina

P: ¿Funciona la forskolina?
R: De acuerdo con estudios actuales, los suplementos de forskolina no favorecen la pérdida de peso. Para controlar el peso y evitar el riesgo de efectos secundarios relacionados con los suplementos, es mejor realizar cambios saludables en el estilo de vida.

P: ¿Es seguro usar la forskolina?
R: Cuando se administra forskolina por vía intravenosa, podría producir presión arterial baja. Si se inhala, podría causar tos, temblores e irritaciones en el tracto respiratorio superior. En otros casos, podría causar dolor de cabeza.

La forskolina no se debe utilizar si toma anticoagulantes o antiplaquetarios, tiene enfermedad renal poliquística, está embarazada o en periodo de lactancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí