Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola
Datos comprobados

En una gran victoria que podría indicar el fin del uso del glifosato como desecante antes de la cosecha, Kellogg’s ha anunciado la retirada de esta práctica. En la página de preguntas y respuestas sobre el glifosato de su sitio web, Kellogg’s respondió la siguiente pregunta: «He escuchado que los agricultores rocían Roundup en los cultivos para secarlos. ¿Eso sucede en los cultivos que utilizan para hacer el cereal?

Desde antes del 2017, Kellogg’s afirma que, aunque no tienen ni operan ninguna granja, han comentado con sus proveedores sobre el uso de pesticidas, incluyendo el uso de glifosato como desecante. En particular, afirman que buscan detener la práctica por completo, con planes de eliminarla para el 2025:

«Aunque esta práctica no es muy extensa en nuestras cadenas de suministro de trigo y avena a nivel mundial y no está aprobada en los Estados Unidos, estamos trabajando con nuestros proveedores para eliminar el uso de glifosato como agente de secado previo a la cosecha en nuestra cadena de suministro de trigo y avena para finales del 2025».

Glifosato como desecante
Dos semanas antes de la cosecha de granos como el trigo, la avena y la cebada, es posible rociar el glifosato para acelerar el proceso de secado y permitir una cosecha más temprana. Esto beneficia a los agricultores, ya que pueden completar su cosecha antes de que llegue el clima húmedo y genera una mayor ganancia, ya que cuanto mayor sea el contenido de humedad del grano, menor será el precio que obtienen.

Como Kellogg’s declaró lo siguiente: “Sabemos que algunos consumidores se preguntan sobre el uso del glifosato (también conocido como Round Up) como agente de secado unas semanas antes de la cosecha, especialmente con el trigo y la avena. Algunos agricultores aplican esta práctica en ciertas circunstancias, como para cosechar el cultivo más rápidamente”.

Aunque no se encuentre aprobado oficialmente, el uso de glifosato es tan amplio como para aumentar la exposición humana y generar altos niveles de residuos en los alimentos populares. Aunque los medios de comunicación a menudo se enfocan en el uso de glifosato en los cultivos genéticamente modificados (GM), como las variedades de Roundup Ready, el uso de glifosato como desecante puede ser problemático debido a que se rocía muy cerca de la cosecha, lo que podría elevar los niveles de residuos y aumentar la exposición de los consumidores.

Glifosato podría aumentar la exposición
Un estudio publicado en Jama en el 2017 evaluó los niveles de glifosato en la orina, así como su metabolito ácido aminometilfosfónico (Ampa) en 100 personas que vivieron en el sur de California durante un período de 23 años, de 1993 al 2016. Al comienzo del estudio, muy pocos participantes mostraron niveles detectables de glifosato en la orina, pero en el 2000 el 30% registró dichos niveles y esto aumentó al 70% en el 2016. En general, la prevalencia de la exposición al glifosato aumentó en un 500% durante el período de estudio, mientras que los niveles reales de la sustancia química, en ug/ml, aumentaron hasta un 1,208%.

Al comienzo, se podría pensar que estos aumentos se debieron a la exposición a cultivos genéticamente modificados, pero esto permaneció estable durante el estudio, lo que llevó a los expertos a sugerir que este proceso previo a la cosecha podría ser el culpable.

En un análisis de Environmental Health News, Richard Jackson, profesor del Fielding School of Public Health de la Ucla, y Charles Benbrook, un erudito de la Bloomberg School of Public Health de la Universidad Johns Hopkins, explicaron lo siguiente: «Alrededor del 2002, los agricultores en los Estados Unidos comenzaron a adoptar el uso del Roundup antes de la cosecha. Dichos usos del glifosato para la cosecha’ implican rociar los campos dos semanas antes de su cosecha, mientras que rociar un cultivo de granos o frijoles tan cerca de la cosecha con un herbicida a base de glifosato produce residuos mucho más elevados que las aplicaciones tradicionales durante la primavera o principios del verano.

A partir del 2004 y durante la próxima década, se rociaron cada vez más campos para acelerar la cosecha en los Estados Unidos. Es casi seguro que los residuos de estas aplicaciones fueron las responsables de duplicar los niveles de glifosato y su metabolito en la orina de los residentes de Rancho Bernado».

Los gobiernos permiten la desecación
El Environmental Working Group (EWG), junto con MegaFood, Ben & Jerry’s, Stonyfield Farm, MOM’s Organic Market, Nature’s Path, Happy Family Organics y otros grupos de consumidores, han solicitado a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos, que reduzca de 30 partes por millón (ppm) a 0.1 ppm los residuos de glifosato permitidos en la avena, así como prohibir el uso de glifosato antes de la cosecha.

En 1994, el límite legal era de 0.1 ppm para el glifosato en la avena: desde entonces se ha aumentado 300 veces, como respuesta a una petición de Monsanto en la época en que los agricultores comenzaron a usar el glifosato como desecante al final de la temporada. En la UE, el nivel máximo de residuos (MRL) para el glifosato en el grano de cebada es de 20 ppm, pero alcanzo los 200 ppm para la paja de cebada.

Los investigadores explicaron lo siguiente en Frontiers in Environmental Science: «El MRL está diseñado para acomodar el uso de glifosato como desecante en el cultivo de la cebada». Y añadieron: “Resulta inquietante que las granjas dominantes se estén desarrollando de tal manera que las toxinas se utilicen para facilitar la cosecha. El uso de herbicidas no es esencial y es peligroso desde la perspectiva del medio ambiente. Aquí se observa un desarrollo que contribuye al aumento de la carga total de pesticidas y del glifosato, tanto en campos y organismos de consumo».

Residuos de glifosato en cereales populares
El EWG ha realizado tres rondas de pruebas de glifosato en cereales y otros alimentos vendidos por Kellogg’s, General Mills y Quaker, la última de las cuales tuvo lugar en el 2019 e involucró 21 productos de cereales y bocadillos a base de avena. Este químico se encontró en los 21 productos, mientras que todos menos cuatro superaron el punto de referencia del EWG para el riesgo de cáncer en niños, que es de 160 partes por mil millones (ppb).

En respuesta a las evaluaciones, las cuales muestran niveles preocupantes de glifosato en los alimentos que se comercializan para los niños, más de 310,000 personas han firmado la petición del EWG solicitando a los gigantes de los cereales que eliminen el químico de sus productos.

El EWG elogió a Kellogg’s por tomar medidas proactivas para reducir el glifosato en sus productos. El presidente del EWG, Ken Cook, explico lo siguiente en un comunicado de prensa: “Felicitamos a Kellogg’s por trabajar con sus proveedores para abordar los riesgos que plantea el glifosato. No es ninguna sorpresa que los consumidores no quieran un herbicida en sus cereales. Ahora es el momento para que General Mills y Quaker escuchen a sus clientes y se aferren al liderazgo de Kellogg’s para que terminen con el uso de este herbicida».

Para ser claros, no solo la avena y los cereales se ven afectados por los residuos de glifosato, sino que también prevalecen en una serie de alimentos y sustancias. Incluso se ha detectado en la bebida nutricional PediaSure Enteral Formula, el cual se administra a bebés y niños a través de tubos de alimentación.

Este compuesto también se encuentra en el aire, la lluvia, los suministros de agua, las muestras de suelo, la leche materna, la orina, los suplementos vegetales orgánicos e incluso en las vacunas, como el neumococo, el Tdap, la hepatitis B (la cual se inyecta el día del nacimiento), la influenza y la MMR. Este paso de Kellogg’s para evitar el glifosato en sus productos es un movimiento positivo, pero es uno de los muchos que se necesitan para ayudar a reducir la exposición a este contaminante.

Demandas por cáncer podrían superar las 75,000
Es importante eliminar el glifosato de los suministros de alimentos y el agua. En los Estados Unidos, se han presentado cerca de 42,700 demandas judiciales de personas que alegan que el glifosato les causó cáncer. Bayer, que fue adquirida por Monsanto en el 2018, el fabricante original de Roundup, está tratando de resolver el litigio, pero continúa negando que el químico causa cáncer.

Sin embargo, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (Iarc) identificó al glifosato como un probable carcinógeno en el 2015, mientras que la investigación publicada en Frontiers in Genetics también respalda la relación del cáncer con el glifosato, al encontrar que una menor exposición (en partes por billón) puede desarrollar cáncer cuando se combina con microRNA-182-5p (miR182-5p).

El MicroRNA-182-5p es una molécula que regula los genes que se encuentra en todas las personas, mientras que la sobreexpresión de la molécula se ha relacionado con el cáncer. Michael Antoniou, del King’s College London, quien revisó el estudio, declaró: «Estas observaciones destacan un posible biomarcador de la actividad del glifosato a nivel de expresión génica que podría estar relacionado con la formación de cáncer de mama».

Ken Feinber, un mediador designado por el tribunal, declaró en enero del 2020 que los demandantes del Roundup podrían superar los 75,000. En los primeros tres casos para ir a juicio, se le ordenó a Bayer pagar miles de millones de dólares a los demandantes, aunque las indemnizaciones se redujeron a un rango de decenas de millones. La última táctica de Bayer es tratar de eludir la presentación de nuevas demandas de Roundup al prohibir a los abogados de los demandantes incluir nuevos clientes.

Riesgo de la exposición al glifosato
Además del cáncer, se ha documentado una bioacumulación significativa de glifosato en los riñones, un órgano con una susceptibilidad conocida al glifosato, mientras que la toxicidad renal inducida por el glifosato se ha relacionado con trastornos en la expresión de genes relacionados con fibrosis, necrosis y disfunción de la membrana mitocondrial. Además, la investigación publicada en el 2015 encontró que el glifosato junto con aluminio indujo la patología de la glándula pineal, que, a su vez, se relacionó con la disbiosis intestinal y enfermedades neurológicas como el autismo, depresión, demencia, trastorno de ansiedad y enfermedad de Parkinson.

Han aumentado numerosas enfermedades en animales y humanos con el uso del glifosato. Esto incluye afecciones como falta de crecimiento, defectos cardíacos congénitos, mayor tamaño del ventrículo derecho, cáncer de hígado, mientras que, en recién nacidos, problemas pulmonares, trastornos metabólicos y trastornos genitourinarios.

Los riesgos ambientales también son significativos. Jeroen van der Sluijs, profesor de ciencia y ética en la Universidad de Bergen de Noruega, le explicó lo siguiente a Politico: «[El glifosato] elimina muchas plantas y conduce a una práctica agrícola donde se tienen monocultivos sin plantas silvestres en los campos. Si eliminamos todas las plantas silvestres de los campos, entonces solo tenemos el cultivo que florece y eso solo sucede en un período muy corto del año. El resto del año no hay nada. El [glifosato] se encuentra en todas partes de las aguas superficiales, de hecho, es tóxico para todo tipo de organismos acuáticos, por lo que los anfibios como las ranas y las salamandras son de especial preocupación».

Algunas compañías, incluyendo Kellogg’s, están comenzando a despertar (o responder a la demanda del consumidor) y están tomando medidas para eliminar el glifosato de sus alimentos. Pero mientras tanto, es importante elegir alimentos orgánicos o biodinámicos, para filtrar el agua de su hogar y evitar el uso de glifosato.

El Health Research Institute (HRI) en Iowa desarrolló el kit de prueba de glifosato que determina la exposición de una persona a este herbicida tóxico. Asimismo, se desarrollan algunas pruebas de detección por medio del cabello, que es una mejor prueba para la exposición a largo plazo. En caso de presentar niveles medibles de glifosato en el cuerpo, Stephanie Seneff, investigadora principal del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), nos proporciona algunos consejos para desintoxicar el glifosato.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 − 2 =