Ciudad de México, 6 de abril de 2019.- Mañana inicia el horario de verano, una modalidad que tiene que ver más con cuestiones de comercio internacional que con las referentes al ahorro doméstico. De hecho, en la frontera norte de México esta modalidad de uso horario se realizó dos semanas antes por la interrelación que existe en la vida cotidiana con la actividad del sur de Estados Unidos.

Desde hace más de un mes, en especial en el centro del país, se han dejado escuchar y se usaron las redes sociales para insistir en la necesidad de modificar ese cambio de horario, argumentando el efecto que les provoca a algunas personas muy sensibles a tales hechos.

Hay estudio en pro y en contra. No existe, todavía, un consenso generalizado sobre tales afectaciones. Algunos estudiosos de la conducta humana sobre los impactos del llamado jet lag, un fenómeno que se genera al viajar de un punto del planeta a otro, muy distante, donde la diferencia horaria sea considerable, lo han analizado a profundidad, pero sin lograr un punto de encuentro.

Según especialistas, “de acuerdo a la cuantía de dicha alteración temporal es probable que se sientan deseos de dormir durante el día y de estar despierto durante la noche. Más allá de dichos trastornos, tiene lugar una serie de síntomas, tales como la falta de energías y de coordinación para realizar tareas tan sencillas como hablar o caminar, fallos en la memoria, mayor propensión a irritarse y otras más desagradables, que atacan el sistema digestivo”.

Sin embargo, explican, los problemas no concluyen en molestas alteraciones del carácter y del organismo; las personas que se encuentren bajo algún tratamiento que incluya el consumo de medicamentos, no pueden ajustar los momentos de las dosis al horario de la nueva región geográfica. Por lo que deberán consultar a un médico para que, basado en una serie de parámetros mucho más complejos que una simple equivalencia horaria, indiquen a su paciente el nuevo proceder, que probablemente constará de varias etapas, para que se produzca la transición adecuada.

Ese mismo fenómeno ocurrirá una vez que el individuo regrese a su país de origen, indican tales estudios, realizados sobre la posible afectación o no del jet lag.

La naturaleza del ser humano es muy sabia y se adapta a todas las circunstancias. Lo demuestran con claridad meridiana los deportistas que participan en torneos internacionales y que tienen que desplazarse en cuestión de días de un país a otro de diversos Continentes para participar en las justas deportivas.

También la situación es igual para actores, actrices y cantantes que realizan giras internacionales de presentación y que, en cuestión de días, deben trasladarse a otro Continente y hasta empresarios que, por razones de su trabajo, llevan a cambio esos movimientos.

Lo mismo sucede con los trabajadores de cualquier país que cubren jornadas “quebradas” y que tienen que adaptarse a horarios distintos de sueño y de alimentos, de acuerdo a las necesidades laborales de las empresas o fábricas donde trabajan.

También se da ese fenómeno en las grandes urbes de todo el mundo donde los trabajadores viven en lugares remotos del sitio donde están sus centros laborales y que, por lo mismo, tienen que adecuar su organismo a dormir menos horas de las recomendadas por la necesidad de traslado y checar su entrada al centro laboral a la hora adecuada.

Legisladora del PRD propone quitarlo
El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (instituto político de centro izquierda) propuso abrogar el decreto gubernamental que originó la modalidad horaria citada en 1996.

De acuerdo a la propuesta del PRD el cambio de horario no beneficia a la población y, en cambio, causaría algunos daños a personas sensible al nuevo horario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =