Hacia una alimentación menos calórica

0
15

Ciudad de México, 17 de octubre de 2019.- Hoy se sometió a primera lectura el dictamen elaborado por la Comisión de Salud del Senado de la República que propone un etiquetado claro en los productos alimenticios respecto de todos los contenidos altos en sodio, azúcares y grasas. La votación de hoy en el pleno decidirá si el dictamen se convierte en ley.

En conferencia de prensa, la senadora Lilia Valdez, integrante de esta Comisión citafa, dijo que la propuesta a la reforma de la Ley General de Salud en materia de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas es un derecho de acceso a la información para la toma de decisiones.

“Los ciudadanos mexicanos tenemos la libertad de decidir qué comer y esa libertad se basa en la información. Un pueblo bien informado en todos los aspectos va a tener muchísimo más capacidad de decidir con libertad hacia dónde va”.

Asimismo, la diputada de la Comisión de Salud hizo un llamado a todas las mamás para que se fijen en las etiquetas que van a comenzar a salir en los productos, de modo que enseñen a sus hijos a discriminar lo bueno de lo malo para la salud. Esta reforma se votó hoy en la Cámara de Senadores y, de aprobarse, se publicará en el Diario Oficial de la Federación para entrar en vigor.

¿Cuáles son los efectos del etiquetado frontal?
De acuerdo con Estefanía Rodríguez, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública, el etiquetado frontal de los alimentos ultra procesados ayudará a reducir hasta en 25.6 por ciento la ingesta diaria de calorías por persona.

Propuestas de este tipo han tenido grandes resultados, como por ejemplo en Chile, comentó Katia García, coordinadora de la campaña de Salud Alimentaria, donde la compra de bebidas azucaradas se redujo un 25 por ciento, al tiempo que los cereales (lo hicieron) azucarados en 14 por ciento. “Además, 90 por ciento de la población entiende este etiquetado de advertencia”, dijo.

En presencia de los legisladores, diversos representantes de la sociedad civil recordaron que los mexicanos pierden 4.2 años de vida en promedio debido a la obesidad, lo que provoca un costo nacional de 5.3 por ciento del Producto Interno Bruto. Y abogaron por el “etiquetado advertencia” como política eficaz para reducir el consumo de comida chatarra y bebidas azucaradas, que es una medida recomendada por instituciones nacionales e internacionales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 3 =