Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola
Datos comprobados

Estos hongos cuentan con una larga historia de uso en la medicina popular para el tratamiento de tumores, gripe, obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes, debilidad y fatiga; están cargados de vitaminas, minerales y compuestos, aún si contienen casi 90 % de agua.

Los estudios en que los investigadores utilizaron hongos shiitake como tratamiento demostraron una mejora en diversos tipos de tumores malignos, padecimientos dentales, diabetes, presión arterial alta, deterioro cognitivo y otros trastornos de salud graves.

Los hongos Lentinula edodes (shiitake) secos y enteros podrían mejorar la función inmunológica del ser humano, lo que se demostró cuando los participantes del estudio consumieron entre 5 y 10 gramos de hongos shiitake al día, durante cuatro semanas.

Los amantes de los hongos estarán encantados de saber que los investigadores que estudian los hongos de la tierra continúan encontrando más beneficios. El shiitake (Lentinus edodes) es uno de los hongos más populares, y crece en árboles de madera dura en descomposición, como robles, arces, castaños, carpes y pipinques, en Japón. Los productores en los Estados Unidos, Canadá, Singapur y China han podido desarrollar estas delicias de color marrón al recrear las mismas condiciones ambientales.

Según Market Research Future, se estima que para el 2023 el mercado de hongos shiitake alcance los 35,400 millones de dólares, en parte debido a su amplio uso en la industria alimentaria, aunque también ha exhibido una mayor participación nutricional y medicinal en el mercado.

Los hongos shiitake son muy versátiles para utilizarse en la elaboración de diversos platillos. Son una excelente opción como relleno para sándwiches, y en cubos para preparar sopas, guisos y platillos salteados.

Uno de los métodos de preparación favoritos es saltearlos en una sartén, que puede hacerse fácil y rápidamente con aceite de coco o aguacate, agregar un poco de sal del Himalaya (en función de la cantidad que se prepare), una pizca de hierbas seleccionadas y ajo.

Los hongos shiitake no sólo son muy buscados por su sabor a mantequilla, que adquieren un sabor delicioso y ahumado cuando se secan, sino que están cargados de vitaminas, minerales y compuestos que son muy beneficiosos, aún si contienen casi 90% de agua.

Un estudio señala que los hongos shiitake tienen una larga historia de uso en la medicina popular para el tratamiento de tumores, gripe, obesidad, presión arterial alta, disfunción sexual, envejecimiento, enfermedades cardiacas, diabetes, enfermedades hepáticas, debilidad, enfermedades respiratorias y fatiga.

En vez de destruir directamente a las células cancerosas, una molécula de azúcar de los shiitakes, llamada lentinano, puede mejorar el sistema inmunológico, lo que podría ayudar a retardar el desarrollo de los tumores. Según el International Journal of Microbiology: «El hongo shiitake se ha utilizado durante muchos años para investigar las propiedades funcionales y aislar compuestos para uso farmacéutico; esto se debe a sus efectos positivos en la salud humana. Durante cientos de años, se utilizó para aliviar el resfriado común, y algunas pruebas científicas apoyan esta creencia…

Los informes indicaron que el lentinano puede incrementar la resistencia del huésped contra las infecciones por bacterias, hongos, parásitos y virus; también puede promover respuestas inflamatorias no específicas, dilatación vascular, activación de factores inductores de hemorragias y creación de células T auxiliares y citotóxicas».

Estudios sobre los compuestos lentinano B-glucanos del hongo shiitake
En los hongos shiitake, los nutrientes se multiplican al extraer aproximadamente el 80% del agua o de lo contrario se secan. De hecho, esa es la forma más popular para obtener su máximo valor nutricional.

Un estudio realizado en 2015 descubrió que los hongos Lentinula edodes (shiitake) secos y enteros podrían mejorar la función inmunológica humana. Esta investigación contó con la participación de 52 adultos sanos que consumieron entre 5 y 10 gramos de hongos al día, durante cuatro semanas.

Al concluir el estudio, los científicos encontraron que las células T se activaban y «proliferaban en grandes cantidades» para optimizar al sistema inmunológico (incluyendo el estado inmunológico del intestino) y posiblemente disminuir la inflamación.

La necrosis tumoral se incrementó, al igual que los niveles de interleucina, la cual facilita la comunicación entre las células y regula el desarrollo celular para optimizar las respuestas inmunológicas.

Uno de los aspectos más estudiados de los hongos shiitake está relacionado con el cáncer y otras enfermedades graves que causan preocupación, en parte porque continúan desarrollándose. Los compuestos de estos hongos tan indefinidos, demostraron su capacidad para tratar o proteger eficazmente contra:

• Cáncer, incluyendo al cáncer de mama, ciertas células de cáncer de colon y vejiga, y tumores, al inhibir el desarrollo del cáncer e inducir la apoptosis
• Enfermedades infecciosas
• Presión arterial alta
• Diabetes
• Enfermedades cardíacas y hepáticas

Diversos beta-glucanos y el lentinano de los hongos shiitake exhibieron «una marcada acción anticancerígena, efectos estimulantes en el estado inmunológico y participación en procesos fisiológicos relacionados con el metabolismo de las grasas en el cuerpo humano», según demostró otro estudio.

Los shiitakes y otras variedades de hongos también contienen antioxidantes que otras plantas u hongos no poseen, como la ergotioneína, mencionada por la revista Molecules como un «concentrado en las mitocondrias, lo que sugiere su rol específico en proteger los componentes mitocondriales, como el ADN».

Beneficios específicos y generales de los hongos shiitake
Los científicos han establecido que las propiedades antioxidantes y antimicrobianas, así como los múltiples contribuyentes fenólicos de los hongos shiitake pueden prevenir el cáncer y mejorar el estado inmunológico.

Pero, también hay evidencia de sus beneficios cognitivos, ya que se encontró que las personas que consumían estos hongos dos veces o más por semana, en comparación con las que consumían menos de una vez por semana, exhibían un riesgo 50% menor de deterioro cognitivo leve.

Algunos de sus beneficios más drásticos actúan en áreas específicas del cuerpo, así como en todo el sistema en general. Por ejemplo:

• Salud ósea — La vitamina D presente en los hongos comestibles puede ayudar a absorber el calcio, y como resultado fortalecer los huesos. De hecho, los hongos expuestos a la luz ultravioleta (UV) pueden incrementar sus niveles de vitamina D. Un estudio realizado en animales encontró que los ratones alimentados con hongos expuestos a los rayos UV y calcio, en comparación con otros ratones privados de vitamina D y calcio, presentaron mayor densidad ósea.
• Propiedades anticancerígenas — Una revisión sobre cinco hongos comestibles, es decir, champiñón (Agaricus bisporus), A. blazei, champiñón ostra (Pleurotus ostreatus), hongo maitake (Grifola frondosa), así como el hongo shiitake, reveló que todos comparten compuestos anticancerígenos como polisacáridos, proteoglicanos y esteroides. Los informes han indicado que el lentinano, que puede utilizarse junto con la quimioterapia para mejorar las tasas de supervivencia, incluso en casos avanzados, puede activar el sistema inmunológico para detener la proliferación de células de leucemia.
• Propiedades antimicrobianas — Uno de los problemas más preocupantes relacionados con la atención médica actual involucra el uso común de antibióticos, lo que ha derivado en una resistencia, aun cuando hay otros métodos de tratamiento más apropiados. Por ejemplo, la tuberculosis, que los investigadores han descubierto que podría solucionarse por medio de las propiedades antimicrobianas de los hongos shiitake.
• Salud dental — Un estudio realizado en 2016 señala un reciente aumento en el interés por estos hongos, en particular los hongos shiitake, como alimento para prevenir las caries. Este señala diversas formas en que sus compuestos pueden ejercer su acción antimicrobiana, debido a compuestos como la adenosina, eritritol, ácido copálico, carvacrol y muchos más: «La anticariogenicidad puede atribuirse a la inducción del desprendimiento de microorganismos cariogénicos por medio de la hidroxiapatita, cambios en la hidrofobicidad de la superficie celular, acción bactericida e interrupción de la transducción de señales del Streptococcus mutans, como han demostrado diversos estudios In Vivo e In Vitro. Además de estos beneficios, tiene un enorme potencial para ser utilizado como agente antioxidante, anticancerígeno, antigingivitis, antimicótico y antiviral».

Los nutrientes y posibles efectos de los hongos shiitake
Otro estudio describe los nutrientes adicionales de los hongos shiitake, incluyendo a las vitaminas C, B1, B2 y B12, al señalar que exhiben el «nivel más alto de vitamina D, en comparación con cualquier alimento de origen vegetal».

Señala la presencia de niacina, proteínas, grasas, minerales y polisacáridos β-glucanos (b-glucanos), que, según los estudios adicionales, pueden «aumentar la resistencia de la mucosa intestinal a la inflamación, e inhibir el desarrollo de úlceras intestinales». Además, un estudio de 2014 informó:

«Estos hongos demuestran un gran valor nutricional y contienen moléculas medicinales, incluyendo polisacáridos, terpenoides, esteroles y lípidos, que influyen activamente en diversos trastornos humanos y modulan los mecanismos involucrados en la regulación del sistema inmunológico».

Asimismo, sería útil considerar que el manejo o consumo de hongos shiitake crudos o que no están cocinados por completo podría causar una reacción en la piel o erupciones con una apariencia de franjas largas y delgadas, debido a su contenido de lentinano, como describe un estudio titulado Shiitake Dermatitis. Sin embargo, estos casos son inusuales, sólo se encontró uno en Brasil y otro en Alemania.

Los investigadores de otro estudio hicieron referencia a los síntomas de neumonitis por hipersensibilidad, un padecimiento de inflamación pulmonar causado por el polvo de hongos, prurito o picazón, y eosinofilia, que la Clínica Mayo describe como un nivel anormalmente alto de cierto tipo de glóbulos blancos, que puede indicar una infección parasitaria.

* Joseph Mercola es un ameritado médico norteamericano que promueven los tratamientos alternativos para la salud humana. Sus artículos diarios se traducen a varios idiomas y cuenta con miles de seguidores en todo el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − 6 =