Esta especia podría promover la longevidad

0
71

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola
Datos comprobados

Estados Unidos, 2 de diciembre de 2020.- Investigadores de la Clínica Cleveland en Ohio revisaron los registros de salud de más de 570,000 personas y encontraron que, en comparación con las personas que rara vez o nunca consumieron chile, las personas que lo consumían tenían un riesgo 26% menor de morir por problemas cardíacos, 23% de cáncer y 25% de mortalidad por todas las causas.

Esta disminución en el riesgo de muerte es significativa y podría tener un impacto en la cifra de personas con cardiopatía y cáncer. Un informe de la Asociación Americana del Corazón, publicado en enero del 2019, encontró que el 48% o 121.5 millones de adultos en Estados Unidos padecían enfermedades cardiovasculares.

La actualización estadística del 2020 demostró que las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la principal causa de muerte, con 859,125 de muertes en 2017 y siendo más letal que las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores y todas las formas de cáncer combinadas.

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, se estima que para el 2020, habrá 1.8 millones de personas diagnosticadas con cáncer en los Estados Unidos y 606,520 personas morirán. Es impresionante la gran cantidad de personas que podrían impactar su longevidad al realizar algunos cambios en su alimentación.

Aunque los chiles no son la respuesta para todo, es importante destacar que, cada vez, es más grande la evidencia científica que respalda la teoría de que es posible tomar el control de la salud al modificar el estilo de vida.

Los chiles podrían prolongar la longevidad
Es posible encontrar chile en la comida mexicana o en el curry. Los datos preliminares presentados en la conferencia virtual de la Asociación Americana del Corazón, titulada «Scientific Sessions 2020», sugieren que las personas que comen chile de manera regular podrían tener una mayor longevidad. Los investigadores plantean la hipótesis de que esto es el resultado de sus beneficios antioxidantes, antiinflamatorios, anticancerígenos y mediadores de glucosa que se sabe que están presentes en los chiles. Cada uno de estos factores podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular o cáncer.

Para determinar esto, el equipo analizó 4,729 estudios e incluyó cuatro estudios grandes de China, Estados Unidos, Irán e Italia. Les sorprendió que estudios anteriores demostraran que comer chile de manera regular podría reducir el riesgo general de mortalidad por todas las causas.

El autor principal, el Dr. Bo Xu, comentó: «Esto destaca que los factores alimenticios podrían ser importantes para la salud en general». Xu, cardiólogo de la Clínica Cleveland, continuó diciendo lo siguiente en un comunicado de prensa: “Nos sorprendió descubrir que, en estos estudios, el consumo regular de chile se relacionó con un menor riesgo de morir por todas las causas, ECV (enfermedad cardiovascular) y cáncer. Sin embargo, aún se desconocen las razones y los mecanismos exactos que podrían explicar nuestros hallazgos.

Por lo tanto, es imposible determinar que comer chile puede prolongar la longevidad y reducir las muertes, en especial por factores cardiovasculares o cáncer. Para confirmar estos hallazgos preliminares, se necesita mayor información, en especial evidencia de estudios controlados y aleatorios». Xu advirtió que había varias limitaciones, incluyendo que los cuatro estudios solo tenían información limitada sobre datos de salud y factores de confusión que podrían haber influido en los resultados. También señaló que las cantidades y tipos de chile que las personas comieron durante los estudios también fueron diferentes. Los investigadores continúan analizando los datos y planean publicar la revisión.

¿Cuál es el ingrediente secreto?
La capsaicina es el compuesto bioactivo responsable de su sabor picante, así como el responsable de los beneficios que encontraron los investigadores. El chile pertenece a la familia de las solanáceas. Otros miembros de la familia de las solanáceas incluyen jitomate, papa, berenjena, pimienta cayena y paprika. La planta es un arbusto perenne que crece hasta 1 metro (3.2 pies) de altura y proviene de América Central.

La capsaicina se concentra en las semillas y la membrana blanca interna que se encuentra en la vena. La planta produce capsaicina para protegerse frente al ataque de los hongos. Los chiles que contienen una mayor cantidad de capsaicina son más picantes. Aunque es incoloro e inodoro, engaña al cerebro para percibir calor en el área en la que entra en contacto con el cuerpo. Esta sensación de ardor es la que experimenta cuando come chile, ya que no es un sabor. Mas bien es causado por la estimulación de los nervios responsables de enviar los mensajes de estímulo y calor al cerebro. La sensación de ardor se debe a la combinación de dos mensajes.

Aunque los alimentos que contienen capsaicina ofrecen muchos beneficios, los chiles no curan todos los males y algunas personas no pueden tolerar el compuesto o el sabor. Como ocurre con muchas otras cosas, todo en exceso es malo. Comer mucha capsaicina puede provocar náuseas, vómitos, diarrea y una sensación de ardor en el tracto gastrointestinal.

Relación entre chiles y capsaicina
Muchos de los beneficios de los chiles provienen de la capsaicina. Existen cientos de variedades que vienen en diferentes formas, tamaños, colores y grados de picor. La forma en que se mide el picante se basa en el trabajo de Wilbur Scoville, quien desarrolló una prueba para medir el picante de los chiles que ahora se le conoce como unidades de calor Scoville.

Existen diferentes factores que pueden afectar la percepción del picante, mientras que las unidades se utilizan para medir cualquier cosa preparada con chile. Las primeras pruebas de Scoville dependieron de algunos catadores de sabor y las unidades se basaron en qué tan diluida estaba la mezcla antes de perder el sabor.

La prueba ahora utiliza cromatografía líquida de alto rendimiento y mide la concentración de capsaicina. La escala abarca desde cero a 2.2 millones. Por ejemplo, el pimiento morrón tiene cero unidades de picor de Scoville (SHU). Los chiles banana varían de cero a 500 SHU, mientras que el chile de Anaheim puede alcanzar hasta 2,500 SHU. Los chiles jalapeños varían de 2,500 a 8,000 SHU y los chiles serranos alcanzan un máximo de 23,000 SHU.

Si está buscando un chile más picante, el aliento de dragón oscila entre 1.4 millones y 2.2 millones de SHU, mientras que el Carolina Reaper, obtiene un puntaje que sobrepasa los 2.2 millones de SHU. La capsaicina pura contiene 16 millones de SHU y es el ingrediente activo que se utiliza en el spray de defensa personal. El aerosol quema la piel al contacto y tiene un SHU que varía de 2 millones a 5.3 millones, ya que depende de la marca. Sin embargo, este mismo compuesto se utiliza para crear mezclas picantes y ofrece beneficios a las personas que lo consumen de manera regular.

En la década de 1980, Paul Rozin, profesor de psicología en la Universidad de Pensilvania, estudió a las personas que consumían chile, y lo describió como una forma de «masoquismo». Este término se utilizó para describir cómo algunas personas disfrutan de las emociones negativas cuando no existe una amenaza real, tal como subirse a una montaña rusa o ver una película de terror. Más tarde, otro equipo de investigadores de Penn State, se propuso descubrir si había ciertas personalidades que tenían una mayor predisposición por la comida picante y descubrió que a las personas que les gustaba tenían una menor sensibilidad a sus efectos.

“No lo califican como intenso. Y no estamos seguros si eso significa que biológicamente no tienen tanta sensibilidad o si son el tipo de personas que hicieron paracaidismo el día anterior, por lo que la quema de capsaicina no es tan elevada en relación con la descarga de adrenalina. Esperábamos que los catadores les otorgaran una mayor calificación a las comidas picantes, y lo hicieron. Pero se registraron variaciones según el tipo de picante. A algunas personas les agrada la comida asiática, que podría incluir capsaicina, pero también tiene otros ingredientes químicos, como el jengibre y el wasabi, pero no les agrada la salsa barbecue con chile. ¿Por qué les agrada solo un tipo de picante?»

Jengibre promueve las propiedades anticancerígenas
La capsaicina se ha estudiado mucho y podría sorprenderle cuántos beneficios ofrece. La capsaicina podría ayudar a promover la salud cardíaca a largo plazo. En un estudio en animales que involucró a roedores con presión arterial alta, los animales se sintieron mejor después de comer alimentos mezclados con capsaicina.

Los investigadores sugirieron que la capsaicina podría activar la capacidad transitoria del receptor vanilloide 1 (TRPV1), lo que puede contribuir a la vasorelajación y a disminuir los niveles de presión arterial. La capsaicina también podría ayudar a promover el funcionamiento saludable del tracto digestivo.

En un estudio, los investigadores sugirieron que la capsaicina podría ser un agente gastroprotector en personas con daño de la mucosa por Helicobacter pylori o que usan medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (Aine). La capsaicina podría ayudar a combatir el cáncer al atacar el crecimiento de las células cancerígenas. Los resultados de un estudio presentado en la reunión de Biología Experimental de 2019 en Orlando, Florida, demostraron que la capsaicina podría reducir la metástasis en el adenocarcinoma de pulmón, que es la mayoría de todos los tipos de cáncer de pulmón de células no pequeñas.

Aunque puede actuar por sí sola, la evidencia demuestra que aumenta sus propiedades cuando se combina con 6-gingerol, que es un compuesto que se encuentra en la raíz de jengibre. En un estudio en animales con ratones propensos al cáncer de pulmón, los investigadores encontraron que cuando se les ofreció una combinación de capsaicina y 6-gingerol, tenían un menor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Mientras estaban bajo observación, todos los ratones que recibieron capsaicina desarrollaron tumores de pulmón, mientras que la mitad de los ratones que recibieron 6-gingerol desarrollaron tumores de pulmón, pero sólo el 20% que recibieron ambas sustancias desarrollaron cáncer.

Capsaicina ayuda a aliviar el dolor y perder peso
La capsaicina ayuda a aliviar el dolor al agotar el suministro de sustancia P en el cuerpo, el cual es un componente químico de las células nerviosas que ayudan a transmitir señales de dolor al cerebro. La capsaicina también ayuda a desensibilizar los receptores sensoriales de la piel. Es por eso que se usa en cremas y parches, que brindan una sensación de ardor y alivian el dolor. En un estudio, los científicos reconocieron que se evaluaban mucho las propiedades de la capsaicina para aliviar la neuralgia posherpética después del herpes zóster y la neuropatía asociada al VIH.

La capsaicina se utilizó en un hombre que experimentaba dolor persistente en una herida después de la explosión de una bomba en un esfuerzo por determinar si ayudaba a tratar otras formas de dolor neuropático. Se sintió mucho mejor después de usar un parche de capsaicina.

El compuesto también podría ayudar a perder peso cuando se incluye en la alimentación. En un estudio publicado en Journal of Nutritional Science and Vitaminology, los participantes recibieron 10 gramos de pimiento rojo con sus alimentos. Después de comer, los investigadores monitorearon el gasto de energía de los participantes y descubrieron que los chiles aumentaban la oxidación de carbohidratos hasta 150 minutos después. Se cree que el cuerpo podría quemar 50 calorías adicionales cuándo se consume este compuesto con regularidad.

“Ya que produciría niveles significativos de pérdida de peso en 1 a 2 años. Aunque los capsaicinoides no son una fórmula mágica para perder peso, la evidencia demuestra que podrían ser importantes como parte de un programa de control de peso».

Varios estudios han demostrado que la capsaicina también podría ayudar a disminuir la sensación de hambre. De acuerdo con un estudio publicado en el European Journal of Nutrition, incluir capsaicina durante la comida no tuvo ningún efecto sobre la saciedad, pero redujo la producción de grelina, que es la hormona responsable de generar el hambre, dentro de los 15 minutos después de comer. En otro estudio, después de 12 semanas de suplementación, se encontró que los participantes comían menos y tenían menores medidas corporales. Aunque no es una fórmula mágica, los chiles podrían ser una excelente opción de alimentos saludables que lo ayudarán a tomar el control de su salud.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × 3 =