Esta es la forma correcta de bañarse, según los expertos

0
101
Effects Of Taking A Cold Shower

Escrito por Dr. Joseph Mercola*
Datos comprobado

Entre los habitantes de los Estados Unidos, tomar un baño diario es una práctica relativamente reciente. Hace sólo 100 años, muchas personas pensaban que mojar todo el cuerpo a la vez (en lugar de tomar los baños de esponja que eran comunes en ese momento) provocaría enfermedades, como neumonía, y que alguien «podría morir». Hoy en día, tomar un baño prolongado con agua caliente es un ritual diario para muchas personas en los Estados Unidos.

La mayoría de los jabones y productos para el cuidado personal contienen surfactantes que, cuando se combinan con agua, se unen al aceite y eliminan las grasas beneficiosas, llamadas sebo, que protegen la piel de forma natural.

En general, entre más burbujas o espuma haga un producto, significará que contiene más surfactantes. Muchas personas gastan mucho dinero en cremas costosas para restaurar o reponer los aceites naturales de la piel que eliminan cuando se bañan.

La ironía es que la mayoría de las cremas para la piel que las personas compran para después de bañarse son muy inferiores a la “crema” de su propia piel; es decir, el sebo. Peor aún, la mayoría están cargadas con ingredientes tóxicos que representan riesgos para la salud.

Tomar baños demasiado prolongados o con agua muy caliente también puede resecar la piel, ya que no podrá secarse con una toalla por completo cuando salga de la regadera. (Pero, hay una excepción a la regla, si vive en un ambiente muy caluroso o húmedo, podrá enfriarse si permite que su cuerpo se “seque al aire” y que las gotas de agua se evaporen sin secarlas con una toalla).

El agua fría también puede resecar su piel y no hay evidencia de pueda otorgar beneficios terapéuticos para la piel, aunque puede proporcionar beneficios en un nivel más profundo de exposición a temperaturas frías.

Tenga cuidado con estas sustancias químicas
Hay toxinas que debe evitar en sus jabones, champús y otros productos para el cuidado personal; es decir, los antibióticos. Cuando empezaron a utilizarse jabones antibacterianos para el cuerpo y la ropa a principios del 2000, se vendieron como productos «nuevos y mejorados» para «dejarle más que limpio». Sin embargo, los productos, que aún se venden ampliamente, no le limpiarán más que el jabón y el agua, en cambio le expondrán a los efectos de disrupción endocrina de antibióticos como el triclosán, que se encuentran en los detergentes para platos y pastas dentales populares. La resistencia a los antibióticos y creación de «superbacterias» también se deben al uso generalizado de estos productos antibacterianos.

En 2016, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos le otorgó a la industria un año para eliminar los antibióticos de los productos para el cuidado personal, a menos que los fabricantes pudieran demostrar que eran «seguros para uso diario a largo plazo, así como más efectivos que el jabón y agua simple, para prevenir enfermedades y propagación de ciertas infecciones».

No todas las partes del cuerpo deben asearse de la misma manera
Como ya lo hemos observado antes, enjabonar su piel puede ser contraproducente ya que puede eliminar el equilibrio de las bacterias beneficiosas y resecar la piel. Sin embargo, ciertamente debe asear las áreas que tengan mayor cantidad de glándulas sudoríparas y produzcan olores, en especial el área de la ingle, glúteos y axilas.

Pero, aun cuando se trata de asear los genitales, los expertos advierten evitar el exceso de jabón. Esto es lo que indicó la escritora y antropóloga, con estudios en Harvard, Leslie Turnbull en The Week: «Los genitales externos de hombres y mujeres deben asearse… Sin embargo, dada la sensibilidad de estas áreas, es mejor hacerlo con la mano y no con un paño… y, lo crea o no, quizás lo único que necesite sea el agua de la regadera.

Si siente que realmente necesita utilizar su jabón sin surfactantes para el aseo de la ingle y testículos (en el caso de los hombres) y labios externos (en las mujeres), entonces sin importar lo que haga… evite utilizar el jabón en áreas donde su exterior se vuelva su interior.

Tanto los urólogos como ginecólogos están de acuerdo; es innecesario utilizar jabón en estas zonas, y posiblemente sea dañino como tener jabón en los ojos. Tanto los hombres como las mujeres deben asear sus genitales externos de adelante hacia atrás, para terminar en el área perianal. Al igual que con cualquier otra parte del cuerpo, debe enjuagar bien la parte anterior y posterior».

¿Podría limpiarse los pies con el agua que escurre?
Aquí, hay otra ironía. Si bien, por lo general las personas enjabonan demasiado su piel, es posible que descuiden sus pies. En los Estados Unidos, muchas personas son culpables de «pensar erróneamente que este escurrimiento limpiará el resto de su cuerpo y eliminará de alguna manera la suciedad, bacterias y piel muerta de esta parte esencial», indicó Turnbull, lo cual no siempre sucede. Es posible que la parte superior e inferior y entre los dedos de los pies deban lavarse por separado.

Aunque probablemente el escurrimiento de la regadera al bañarse no limpie sus pies, podría beneficiar de alguna manera a las personas propensas a desarrollar uñas encarnadas. Después de bañarse, cuando la piel y uñas están suaves, la uña que tiende a «crecer» podría levantarse e introducirse suavemente por debajo del borde, lo cual podría evitar su crecimiento sobre la piel. Lo cierto es que, es preferible prevenir una uña encarnada que tratarla.

En algún momento, las personas que regularmente se asean de forma exhaustiva, también podrían descuidar sus oídos, señaló Turnbull. Así que, use su dedo índice para limpiar ligeramente los pliegues externos y área detrás de sus orejas con un champú suave o agua de la llave, las cuales son partes que a menudo son omitidas.

No cometa estos errores cuando use champú para bañarse
Muchas personas lavan su cabello todos los días o cada dos días Al igual que bañarse, cada vez se reconoce más que quizás hemos exagerado con estas prácticas. De la misma manera que asear la piel excesivamente, el champú puede resecar el cabello y ocasionar que las personas utilicen acondicionadores para tratar de reponer los aceites naturales que se pierden, que al igual que los aceites naturales de la piel, son más preferibles que aplicar cremas externas.

Irónicamente, cuanto menos lave su cabello, menos necesitará lavarlo. Con frecuencia, lavar el cabello con champú puede volverlo más graso, y cuando lo lava menos, «entrena» al cabello para acumular menos grasa.

Además de resecar el cabello, la mayoría de los productos comerciales para el cabello contienen sustancias químicas tóxicas que funcionan como disruptores endocrinos, incluyendo al lauril sulfato de sodio, ftalatos que se utilizan como fragancia, metilisotiazolinona (MIT) y parabenos, que se emplean como conservadores.

Ni el jabón de baño ni el champú deben perfumarse sintéticamente, ya que no vale la pena exponerse a estos químicos por obtener un aroma agradable. Un ligero toque de lavanda o cítricos derivados de aceites esenciales puede ser una forma segura, pero si no tiene la certeza, mejor busque productos para el cabello cuyas etiquetas digan «sin fragancia».

¿Ha escuchado sobre el movimiento “No-Poo”?
Como reacción al excesivo uso de champú, se desarrolló el movimiento «no-‘poo» (tendencia de bañarse sin champú) que recomienda a los fanáticos abstenerse de utilizar champú por completo en favor del bicarbonato de sodio, vinagre, o incluso aplicar acondicionador como «champú». Sin embargo, si considera empezar a utilizar bicarbonato de sodio y vinagre, debe tomar en consideración que muchas personas indicaron que su cabello se sentía sucio en lugar de que mejorara.

Aunque todos hemos escuchado las indicaciones de «enjabonar, enjuagar, repetir» durante décadas, de hecho, casi ningún experto recomienda hacer un segundo lavado con champú. Algunas veces, «enjabonar, enjuagar, repetir» es necesario en un salón de belleza, después de hacer tratamientos químicos, indican los expertos, pero rara vez es necesario en la vida cotidiana. Aplicar acondicionador después del champú es más importante en las puntas del cabello que en el cuero cabelludo porque las puntas están mucho más alejadas del aceite del cuero cabelludo y podrían estar más resecas.

La Dra. Karyn Grossman, dermatóloga en Beverly Hills, California, quien recomienda «untar acondicionador en las puntas del cabello, por lo general, más en tipos de cabello gruesos y menos en cabellos más delgados, para que surta efecto», señaló para Greatist:

«El ambiente cálido y húmedo es mágico, los folículos se abren, lo que permite que el acondicionador se impregne con mayor profundidad, lo que hace más efectivo su efecto, que si lo enjuagara de inmediato… Espere casi al final del baño, y luego utilice un peine para desenredar su cabello».

Al igual que con el champú, con frecuencia a los hombres y mujeres les gusta afeitarse al bañarse porque es conveniente y la piel se suaviza. Turnbull sugiere: «Si se afeita al bañarse, siempre mantenga a la mano una navaja de afeitar limpia. Y debe secarla después de cada uso. Considere adquirir un buen espejo, si se afeita la cara, o un banco para la regadera, si se afeita las piernas. Esto puede hacer el proceso de afeitarse en la regadera mucho más fácil, e incluso más seguro».

Agua es un recurso preciado que debe ser preservado
Debido a las sequías que ocurren en muchas partes de los Estados Unidos y el mundo no podemos actuar como si el agua fuera un recurso ilimitado. Así que, bañarse durante 10 minutos puede constituir hasta 50 galones de agua, ya que se utilizan aproximadamente 5 galones por minuto.

Por esta razón, los expertos sugieren cerrar la llave del agua mientras se afeita, en especial porque la mayoría de las personas requieren tomarse su tiempo y tener cuidado con la cuchilla, lo cual podría gastar mucha agua innecesaria.

Asimismo, se utiliza una gran cantidad de agua de forma indebida al esperar que el agua alcance la temperatura cálida deseada. Es por eso que, algunas personas conscientes colocan cubetas de 5 galones debajo de la regadera mientras el agua se calienta para usarla más tarde para regar las plantas, enjuagar la ropa o incluso lavar el inodoro.

Con relación al inodoro, algunas personas orinan al bañarse bajo la regadera, lo cual no es tan insalubre como parece, ya que la orina es estéril a menos que haya una infección presente. Si bien, algunos pueden pensar que la idea de orinar al bañarse en la regadera es desagradable, es un hábito que puede conservar el agua porque el 27% del agua que se utiliza en los hogares de los Estados Unidos es debido al inodoro.

Incluso, la humedad y calor en el baño después de bañarse podrían conservarse al mantener la puerta y ventanas cerradas. Esto puede suavizar su piel y dejar que la humedad penetre mientras se viste y prepara, señalan los expertos.

Pero, hay una precaución cuando se trata de la humedad, ya que esta podría degradar la potencia y composición de cualquier medicamento que haya almacenado en el cuarto de baño (y si permite este exceso de humedad, podría contribuir al desarrollo de moho).

¡Cada vez más, los farmacéuticos les indican a las personas tratar de mantener sus medicamentos en cualquier lugar, excepto en el cuarto del baño!

* Joseph Mercola es un ameritado médico norteamericanos que promueve los tratamientos alternativos para la salud. Sus artículos diarios se traducen a varios idiomas y cuenta con miles de seguidores en todo el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 1 =