Cualidades excepcionales de las cebollas

0
28

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola.
Datos comprobados

Estados Unidos, 15 de enero de 2021.- Una encuesta de 2019 que involucró a 2,000 personas en los Estados Unidos coloco al maíz como el nuevo cereal favorito, con un índice de aprobación del 91%. Las cebollas no se quedaron atrás con un índice de aprobación del 87%, lo que las coloca entre las cinco verduras favoritas. Las verduras menos favoritas incluyen espárragos, champiñones y berenjenas.

Muchos expertos consideran que las primeras cebollas aparecieron en Asia Central. La mayoría está de acuerdo en que las cebollas se han cultivado durante casi 5,000 años y podría ser uno de los primeros cultivos que se crearon, ya que son fáciles de cultivar y transportar, además de que también duran mucho.

Plinio el Viejo enlistó cómo los romanos usaban cebollas en Pompeya antes de ser aniquilados por el volcán. Sus documentos demostraban que las cebollas mejoraban la capacidad para inducir el sueño, curar dolores de muelas y tratar los problemas de la vista. Otros han documentado su uso para tratar dolores de cabeza y enfermedades cardíacas.

En la Edad Media, las cebollas se usaban para ayudar a aliviar los dolores de cabeza, la caída del cabello y pagar el alquiler. Los primeros peregrinos las llevaron a América a bordo del Mayflower para cultivarlas, donde se convirtieron en uno de los primeros productos en el mercado de Nueva Inglaterra.

Las cebollas forman parte de la familia allium, que también incluye al ajo, los puerros, los chalotes y las cebolletas. Cerca de 125,000 acres producen 6.2 mil millones de libras de cebollas al año en los Estados Unidos. Los principales estados productores son California, el Este de Oregón, Idaho y Washington. Otros países que producen una gran cantidad de cebollas son Turquía, Pakistán, China e India. De acuerdo con Live Science, la persona promedio en los Estados Unidos consume cerca de 20 libras de cebollas al año.

Valor nutricional, según sus beneficios
Es probable que sus muchos beneficios provengan de su valor nutricional. Una cebolla pequeña contiene solo 28 calorías, 6.5 gramos (g) de carbohidratos y 1.1 g de fibra total. También contiene:

• Calcio: 16.1 miligramos (mg)
• Magnesio: 7 mg
• Potasio: 102 mg
• Vitamina C: 5.18 mg
• Colina: 4.27 mg

Las cebollas también ofrecen grandes cantidades de polifenoles. Este grupo de compuestos vegetales ayudan a prevenir y reducir la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Al comparar la capacidad de los polifenoles y antioxidantes entre las cebollas rojas y amarillas, los investigadores encontraron que las capas externas tenían una mayor cantidad de polifenoles y flavonoides.

Las capas externas de ambos tipos de cebollas también tuvieron una gran actividad antioxidante. Sin embargo, la cebolla roja tuvo una mejor actividad antioxidante, con una mayor cantidad de polifenoles y flavonoides Las cebollas tienen más de 25 variedades de flavonoides que ayudan a prevenir el daño celular que contribuye a enfermedades crónicas como diabetes y enfermedades cardiacas.

Además del contenido de calcio que ayuda a fortalecer los huesos, las cebollas también pueden aliviar el estrés oxidativo, que puede disminuir la pérdida ósea y ayudar a prevenir la osteoporosis. Las cebollas también son una buena fuente de vitaminas A y K que, en combinación con la vitamina C, ayudan a proteger la piel de los rayos ultravioleta. La vitamina C también ayuda a producir colágeno, el cual es un soporte estructural para la piel y el cabello.

Su compuesto prebiótico ofrece muchos beneficios
Los prebióticos son fibras no digeribles que ayudan a nutrir las bacterias beneficiosas del cuerpo. Estas bacterias apoyan la digestión y absorción de los alimentos, además de mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico. Uno de estos prebióticos es la inulina, que es una forma de fibra dietética soluble en agua.

La inulina se encuentra en miles de especies de plantas, pero la mayoría de los expertos coinciden en que su raíz es la fuente con mayores cantidades, con hasta 20 g por cada 100 g de peso. Otras fuentes importantes incluyen: alcachofas de Jerusalén, ajo, espárragos y cebolla cruda, mientras que las alcachofas contienen hasta 19 g y la cebolla cruda de 5 a 9 g.

El intestino funciona con cantidades adecuadas de fibra, ya que ayuda a mejorar la salud digestiva y alivia el estreñimiento. En un estudio, los investigadores encontraron que las personas que consumieron inulina experimentaron una mejor consistencia en las heces y otro estudio demostró que los adultos mayores experimentaron una mejor digestión con menos estreñimiento. La inulina también ayuda a promover la pérdida de peso y reducir las células grasas del hígado en personas con prediabetes, además de alimentar las bacterias beneficiosas en el microbioma intestinal.

Dado que la inulina no tiene color, tiene un sabor neutro y es muy soluble, los fabricantes la están añadiendo a sus productos para ayudar a aumentar el contenido de fibra de los alimentos procesados. En una revisión, publicada en US Pharmacist, los datos demostraron que la inulina también ayuda absorber los minerales y tiene un efecto potencial sobre los niveles de lípidos.

Varios estudios demostraron que ayuda a mejorar la absorción de calcio, lo cual es muy beneficioso, ya que también es una fuente de calcio. En general, los datos sobre los lípidos fueron variados, ya que la mayoría de los estudios tuvieron pocos participantes, pero, investigaciones anteriores han demostrado que la fibra soluble reduce los niveles de lípidos. En un estudio de mujeres con diabetes tipo 2, los investigadores encontraron que las que usaban insulina tenían un mejor control glucémico. Los alimentos ricos en flavonoides como la cebolla también pueden inhibir el crecimiento de H. pylori, el cual es un tipo de bacteria que causa úlceras estomacales.

Vegetales con Allium podrían prevenir el cáncer
Los vegetales con Allium son populares en diferentes platillos en todo el mundo y algunos estudios epidemiológicos descubrieron una relación entre las personas que consumen grandes cantidades de estos vegetales y un menor riesgo de cáncer, en especial, en el tracto gastrointestinal. La mayoría de estos estudios provienen de investigaciones mecanicistas o estudios «diseñados para comprender un proceso biológico o conductual, la fisiopatología de una enfermedad o el mecanismo de acción de una intervención».

Algunos de estos han sido ensayos clínicos que evalúan el mecanismo que tienen los compuestos de azufre en los vegetales con Allium sobre la bioactivación de carcinógenos y actividades antimicrobianas. En una revisión, los investigadores encontraron: «que los vegetales con Allium y sus componentes tienen efectos en cada etapa de la carcinogénesis y afectan muchos procesos biológicos que modifican el riesgo de cáncer».

A principios de 2019, un estudio publicado en Asia-Pacific Journal of Clinical Oncology, reveló los resultados de un análisis de 833 personas con cáncer colorrectal que se compararon con una cifra similar de controles sanos. Se recopilaron datos demográficos y alimenticios mediante entrevistas.

Después del análisis, los investigadores encontraron que los adultos que consumían grandes cantidades de vegetales con allium tenían un riesgo 79% menor de desarrollar cáncer colorrectal. El Dr. Zhi Li, del Primer Hospital de la Universidad Médica de China, fue el autor principal, quien comentó lo siguiente: «Vale la pena señalar que, en nuestra investigación, parece haber una tendencia: cuanto mayor es la cantidad de vegetales con Allium, mejor es la protección. En general, los presentes hallazgos explican que es posible prevenir el cáncer colorrectal al modificar el estilo de vida, lo que merece una mayor investigación».

Angela Lemond, portavoz de la Academy of Nutrition and Dietetics, está de acuerdo en que los alimentos con alto contenido de antioxidantes son de vital importancia, ya que son «una de las fuentes más ricas en flavonoides»: «Los alimentos ricos en antioxidantes y aminoácidos permiten que el cuerpo funcione bien. Los antioxidantes pueden ayudar a prevenir y retrasar el daño y el cáncer. Los aminoácidos son el componente básico de las proteínas, las cuales se utilizan en casi todas las funciones vitales del cuerpo».

Quercetina, relacionada con presión arterial y función inmunológica
La quercetina es otro compuesto que se encuentra en las cebollas y que está relacionado con una gran cantidad de beneficios. Este flavonoide antioxidante se encuentra en grandes concentraciones en las cebollas. Los investigadores han encontrado que algunas cebollas almacenan quercetina en las capas externas y otras tienen una mayor concentración en las capas internas.

Las cebollas rojas y las cebollas chartreuse son las que tienen la concentración más elevada en las capas externas, mientras que se detectaron niveles más elevados de quercetina en la capa interna de la cebolla amarilla. En este estudio, los datos demostraron que las cebollas amarillas tenían más quercetina que las cebollas rojas, mientras que las cebollas chartreuse tenían los niveles más elevados en general. Las más comunes son rojas, amarillas y blancas, mientras que el tipo chartreuse es un genotipo relativamente inusual. Existen dos clases principales de flavonoides en las cebollas: las antocianinas que son responsables del color rojo y la quercetina que es responsable del color amarillo y marrón de otras variedades.

En una revisión, los investigadores evaluaron la actividad para combatir la obesidad de las cebollas y su efecto sobre las comorbilidades. El análisis presentó estudios que demostraron que el “extracto de cáscara de cebolla” podría inhibir el desarrollo de células grasas en el laboratorio y en modelos animales. Además, encontraron que el extracto crudo podría reducir el azúcar en la sangre en modelos animales después de 24 horas y tener el potencial de regenerar las células beta pancreáticas. Los beneficios se extendieron a personas con sobrepeso, obesidad y presión arterial alta que tomaban quercetina de la cascara de la cebolla. En este estudio, un grupo de participantes tomó tres cápsulas al día y aunque no hubo diferencias en las mediciones de la presión arterial total, la presión arterial disminuyó en el subgrupo de personas con presión arterial alta.

Como he escrito antes, la quercetina junto con la vitamina C tiene un efecto poderoso en el sistema inmunológico y puede ayudar a prevenir el Covid-19. Las cebollas son una adición saludable a su consumo diario, dado que 1 taza ofrece hasta el 13.11% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C. Los beneficios para el sistema inmunológico incluyen: “La quercetina es conocida por su actividad antioxidante que ayuda a eliminar los radicales y propiedades antialérgicas caracterizadas por estimular el sistema inmunológico, la actividad antiviral, inhibir la liberación de histamina, disminuir las citoquinas proinflamatorias, crear los leucotrienos y suprimir la producción de interleucina IL-4. Puede mejorar el equilibrio Th1/Th2 y restringir la formación de anticuerpos de IgE específicos de antígeno. También es eficaz para inhibir las enzimas como la lipoxigenasa, eosinófilos y peroxidasa, así como suprimir mediadores inflamatorios”.

Cómo cosechar, pelar y almacenar las cebollas
Ya sea que las coseche de su propio jardín o las adquiera del supermercado, es importante elegir las que estén secas y firmes. Aunque pueden durar mucho, una vez que alcanzan la madurez, la pulpa comienza a ablandarse y humedecerse. La cebolla no debe tener ningún olor antes de cortarla.

Es importante que no quite mucha cascara al momento de usarla. Al igual que con muchos otros vegetales, las capas externas contienen grandes cantidades de antioxidantes, que pueden mejor en su comida.

Las propiedades químicas de las cebollas que le otorgan el sabor son las mismas que provocan las lágrimas. Estos son los compuestos de azufre que la planta utiliza para ahuyentar a los depredadores. Cuando corta una cebolla se produce un gas de azufre. Esto se mezcla con sus lágrimas y genera irritación provocada por un sustrato de ácido sulfénico.

Para reducir el efecto, es importante alejarse para que el gas se disperse antes de llegar a su cara. También se recomienda cortar las cebollas frente a un ventilador para que disperse el gas. Córtelas por la mitad, pero no corte la raíz, y póngalas en el refrigerador durante 30 minutos. De acuerdo con la Asociación Nacional de Productores de Cebolla, las raíces son las que tienen la concentración más elevada de azufre. Es importante almacenarlas en un lugar fresco, seco y bien ventilado. En lugar de una bolsa de plástico, se recomienda envolverlas en una servilleta antes de refrigerarlas Cuanto más dulce sea la cebolla, mayor es el contenido de agua, lo que significa que las cebollas dulces no duran tanto en comparación con otros tipos de cebollas.

Si después de leer este articulo las desea incluir en sus platillos debido a sus beneficios, le recomienda consultar la Guía de la Asociación Nacional de Productores de Cebollas para elegir los diferentes tipos, sus sabores y la mejor opción. Para mayor información consulte: «¡El Poder de las Cebollas!»

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 × 3 =