Sigue latente el peligro de privatización del sector salud del Estado, ahora con el desmantelamiento de los servicios médicos y la falta de transparencia en la subrogación de fases de operación y cirugías cardiotorácicas, por ejemplo, que han puesto en serios problemas a millones de derechohabientes.

Diputados de Morena en la Aldf y representantes del Movimiento Nacional de Trabajadores del Imss y diversas organizaciones de trabajadores en activo, jubilados y pensionados calificaron como un “genocidio” de Estado la transformación del sistema de salud social a un sistema de libre mercado que dejará sin atención médica a millones de personas que padecen enfermedades crónico degenerativas.

Explicaron que desde la década de los 80 se ha modificado paulatinamente el esquema de salud social que está generando saturación en los servicios de cirugías y laboratorios; sobrecargas de trabajo al personal médico, técnico y administrativo y falta de camas y medicamentos, entre otros.

En el caso del Imss, que deberá con menos recursos atender a 77 millones de personas, aseguraron que el avance de la estrategia gubernamental para colapsar los servicios médicos institucionales es para justificar la intervención de la iniciativa privada.

En la rueda de prensa 50 trabajadores despedidas del Instituto de Educación Media Superior (Iems), demandaron su reinstalación, ya que fueron despedidos por exigir derechos laborales en enero pasado.

Revelaron que el objetivo es colapsar al sistema de salud para que la población derechohabiente descalifique a las instituciones de salud que están siendo rebasadas por el número de personas que solicitan algún servicio de salud.

La diputada María Eugenia Lozano dijo que los servicios de salud están siendo vulnerados con las nuevas políticas que incrementan el número de derechohabientes, pero en lugar de aumentarles los recursos se los recortan, con la clara intención de crear una saturación que justifique la intervención del sector privado.

Un claro ejemplo, dijo, es la incorporación de 4 millones de estudiantes al Imss, lo que aunado a los 73 millones de derechohabientes que ya atendía, generará una problemática mayor a la que ya se enfrenta por la falta de infraestructura hospitalaria, de personal médico y de medicamentos, entre otros.

Por su parte, el diputado Reynaldo Martínez Vite aclaró que no están contra los servicios privados de salud, sino de los saqueos de hospitales de la seguridad social que sólo son equipados para “la foto”, a pesar de las serias carencias que enfrentan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí