Asafétida: ¿Por qué esta hierba es tan beneficiosa?

0
39

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola.
Datos comprobados

Estados Unidos, 22 de febrero de 2021.- La asafétida tiene propiedades antibacterianas, antiparasitarias y antivirales. En el año 2009, investigadores descubrieron que ciertos compuestos de esta hierba eran más efectivos para eliminar el virus de la gripe H1N1 que la amantadina, un medicamento comercial

Asimismo, la asafétida cuenta con propiedades antiespasmódicas, carminativas, expectorantes, laxantes y sedantes, solo por nombrar algunas. Desde tiempos remotos se ha utilizado para el tratamiento de afecciones nerviosas, bronquitis, asma, tos ferina y más

Esta hierba maloliente también puede ser útil para prevenir y tratar diversas enfermedades intestinales, al igual que problemas de salud en las mujeres como esterilidad, parto prematuro, leucorrea y menstruación dolorosa y excesiva

La asafétida, la cual significa «resina podrida», también se le conoce como hing, hingu o heeng, y es una goma de origen indio que se obtiene de un hinojo gigante. Tiene un aroma desagradable que se asemeja al del ajo podrido y al de los pies sudados, pero con un sabor delicioso similar al umami. En Francia se le conoce como estiércol del diablo.

Según GoodFood.com, los indios jainistas y brahmanes la han utilizado durante mucho tiempo para sustituir al ajo y la cebolla. También es popular entre aquellas personas que tienen problemas para digerir la cebolla.

Aunque a veces es posible encontrarla como goma cruda, se vende más comúnmente como un polvo mezclado con harina, almidón o cúrcuma. Lo cual es mejor, ya que en su forma cruda puede causar diarrea o vómitos severos. Tiene un aroma muy fuerte y es necesario utilizarla en cantidades muy pequeñas. Como señaló GoodFood.com: «Una vez que se ha abierto el envase, es mejor cerrarlo lo antes posible. Asimismo, es necesario almacenarla en un recipiente de plástico hermético, o con doble empaque, por lo menos. Si el aroma se escapa, la casa olerá muy feo.

En general, se utiliza cerca de una o dos pizcas del polvo en 250 g del ingrediente principal, mientras que una cocción más prolongada suaviza el sabor. La asafétida funciona mejor cuando se fríe por cinco a diez segundos en aceite hasta que su acritud sea obvia; se recomienda encender el extractor o abrir la ventana. Añada rápidamente los demás ingredientes para evitar que se queme».

Beneficios de la asafétida
Gracias a su sabor a cebolla y ajo, es posible utilizarla para sustituir cualquiera de dichos ingredientes. Se recomienda añadirla en los platillos a base de frijoles, debido a que ayuda a prevenir la formación de gases. Su capacidad para detener la formación de gases se atribuye a los compuestos antibacterianos que detienen la actividad de las bacterias responsables de las flatulencias. También ofrece otros beneficios para la salud, incluyendo propiedades antibacterianas, antiparasitarias y antivirales.

En el 2009, los investigadores descubrieron que ciertos compuestos de esta hierba eran más efectivos para eliminar el virus de la gripe H1N1 que la amantadina, un medicamento comercial. Otro estudio encontró que el ácido ferúlico en la asafétida tiene la capacidad de controlar la fascioliasis, la cual es una enfermedad hepática zoonótica (puede propagarse entre animales y personas), causada por el consumo de berros u otras plantas acuáticas contaminadas con Fasciola hepatica o Fasciola gigantica.

Según un artículo en Pharmacognosy Review, la asafétida también tiene propiedades antiespasmódicas, carminativas, expectorantes, laxantes y sedantes, solo por nombrar algunas. Desde tiempos remotos se ha utilizado para el tratamiento de la histeria, afecciones nerviosas, bronquitis, asma, tos ferina, neumonía infantil y cólico flatulento.

En este mismo artículo se afirma que es particularmente beneficiosa para tratar el asma, gracias a que libera los aceites volátiles en los pulmones. También se ha demostrado que funciona como anticoagulante natural y ayuda a reducir la presión arterial. En la medicina tradicional de la India, se utiliza para ayudar a romper y eliminar los cálculos renales y los cálculos biliares. Históricamente, también se ha utilizado como antídoto para el opio. Según Pharmacognosy Review, «al ser administrada en la misma cantidad que el opio ingerido, es posible contrarrestar el efecto del medicamento».

Asafétida tiene propiedades anticancerígenas y aumenta la longevidad
La asafétida también contiene una serie de productos químicos con actividades antiinflamatorias, anticancerígenas y antimutagénicas. Como se informó en Pharmacognosy Review: «Administrar 1.25% y 2.5% p/p de resina seca a ratas Sprague–Dawley, produjo menor multiplicidad y tamaño de los tumores mamarios inducidos por el N-metil-N-nitrosourea palpable, así como un retraso en el período de latencia de aparición del tumor. La administración oral aumentó el porcentaje de vida útil hasta un 52.9%. La administración intraperitoneal no produjo ninguna reducción significativa en el crecimiento tumoral.

El extracto también inhibió una carcinogénesis química en dos etapas inducida por 7.12-dimetilbenzatraceno y aceite de crotón en la piel de los ratones con una menor formación de papiloma».

Del mismo modo, un estudio publicado en el Journal of Ayurveda and Integrative Medicine en el año 2017 confirmó que la resina de asafétida tenía efectos antitumorales contra el cáncer de mama. Según los autores del estudio: «Nuestros resultados demostraron que el tratamiento con asafétida fue efectivo para disminuir el peso y el volumen del tumor en ratones. El peso corporal aumentó significativamente en ratones hembra BALB/c frente al control. Además del efecto antitumoral, la asafétida disminuyó la metástasis pulmonar, hepática y renal y aumentó las áreas de necrosis en el tejido tumoral, respectivamente».

Otros estudios también han encontrado que el ácido ferulsinaico en la asafétida tiene la capacidad de aumentar la longevidad, al incrementar la vida media del Caenorhabditis elegans hasta en un 18.03%, así como la vida útil máxima entre el 8.33% y el 41.6%.

Se cree que los aspectos responsables de este efecto son la mejora de la tolerancia al estrés por calor y la reducción de la peroxidación lipídica. Según los autores, «el ácido ferulsinaico tenía una eficacia como antioxidante con la posibilidad de utilizarse como fármaco antioxidante».

Beneficios para las mujeres
La asafétida puede ser útil para el tratamiento de diferentes problemas de salud en las mujeres, como la esterilidad, leucorrea, menstruación dolorosa y excesiva, y el parto prematuro. Pharmacognosy Review sugiere consumir 12 centígramos de goma de asafétida frita en manteca con 120 gramos de leche de cabra y 1 cucharada de miel, tres veces al día durante cuatro semanas, para aumentar la secreción de progesterona.

Se ha demostrado que una dosis entre 25 y 200 mg/kg aumenta significativamente el número y la viabilidad de los espermatozoides en las ratas macho, lo que mejora la fertilidad.

Sin embargo, es necesario tener cuidado si está embarazada o planea estarlo, ya que la asafétida también tiene la capacidad de prevenir el embarazo e inducir un aborto espontáneo. Se ha demostrado que una dosis de 400 mg/kg puede causar infertilidad, lo que podría afectar el 80% de los casos de embarazo.

Las mujeres en periodo de lactancia deben evitarla, debido a su posible transferencia a través de la leche materna al bebé, ya que ciertos químicos disponibles pueden contribuir a ciertos trastornos sanguíneos. Asimismo, la asafétida generalmente se aplica al ombligo del bebé para tratar los cólicos.

Beneficios cerebrales y cardiovasculares
Como se mencionó anteriormente, se ha demostrado que esta hierba reduce exitosamente la presión arterial. La vasodilatación es uno de los mecanismos responsables de este efecto hipotensor. Se ha demostrado que las tinturas y los extractos de la resina seca de asafétida tienen efectos relajantes y anticoagulantes en el músculo liso.

Además, ciertos compuestos parecen tener la capacidad de inhibir la acetilcolinesterasa, lo que significa que pueden ser útiles contra la enfermedad de Alzheimer. En ensayos con animales, también se ha demostrado que una dosis de 200 a 400 miligramos por kilo de asafétida mejora la formación de la memoria.

Ayuda a promover la salud intestinal
Otra área en la que esta hierba puede ser de utilidad es para prevenir y tratar diversas enfermedades intestinales. Un estudio que analizó los efectos de la asafétida sobre la dispepsia funcional (DF), el cual es un trastorno crónico del tracto digestivo superior, descubrió que es segura y efectiva. Como se informó en este estudio: «En el estudio doble ciego, controlado con placebo, se incluyeron a 43 personas diagnosticadas con molestias moderadas a severas de DF para recibir cápsulas (250 mg × 2/día) de un placebo o de una fórmula de grado alimenticio de asafétida (Asafin) durante 30 días.

Cuando se evaluó mediante herramientas de indexación validadas, casi el 81% en el grupo de Asafin demostró una mejora significativa en la puntuación general y en la calidad de vida, en comparación con el placebo. Al final del estudio, el 66% de las personas en el grupo de Asafin no presentaron síntomas.

Aunque el puntaje de los síntomas mejoró significativamente en ambos grupos, el porcentaje relativo de sujetos en el grupo de Asafin con más del 80% de reducción en varios síntomas fue: hinchazón (58%), apetito (69%), movimiento posprandial (74%) enfermedad (75%) y digestión (77%), en comparación con una mejoría inespecífica del 10% en el grupo placebo. Los sujetos no presentaron eventos adversos o variaciones en los parámetros hematológicos y bioquímicos».

Cómo cocinar con asafétida
Si no le preocupa que su cocina tenga un mal olor, entonces podría utilizar esta hierba medicinal para condimentar sus platillos. En el artículo titulado «Asafoetida Stinks, But It Helps the Cook», publicado en The Seattle Times, Monica Bhide detalla cómo utilizarla y ofrece una receta de pastel de queso con pimiento rojo y chutney de tomate verde para comenzar.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diecisiete − diez =