Dr. Mercola

Estdos Unidos, 5 de enero de 2023.- La inflamación crónica es una característica distintiva de casi todas las enfermedades, incluyendo el cáncer, obesidad y enfermedades cardiovasculares. Su alimentación desempeña un rol importante y fundamental en una cadena de eventos que culminan en una inflamación crónica. El cuerpo requiere ciertos nutrientes para a equilibrar la respuesta inflamatoria y mantener una salud óptima.

La inflamación también influye en el envejecimiento. Un trabajo de investigación que se publicó en noviembre de 2022 evaluó la evidencia de que los lípidos del kril antártico podrían intervenir en el mecanismo básico del envejecimiento y, por lo tanto, contribuir a que las personas tengan una vida longeva y saludable. El aceite de kril contiene ácidos grasos omega-3 que son necesarios para equilibrar el consumo de omega-6.

El kril antártico es rico en ácidos grasos omega-3 de cadena larga, colina y astaxantina. Hace mucho tiempo, la alimentación humana solía tener una proporción equilibrada de omega-3 y omega-6, es decir, de 1 a 1. Hoy en día, esa relación es casi de 20 a 1 o, incluso, más. Los datos demuestran que este desequilibrio es paralelo al incremento de los casos de sobrepeso y obesidad y sugieren que se trata de un factor importante que contribuye a la inflamación sistémica.

Tanto los ácidos grasos omega-3 como los omega-6 son esenciales para gozar de una buena salud. Sin embargo, la mayoría de las personas no consumen suficientes ácidos grasos omega-3, a diferencia de los omega-6 que se encuentran en grandes cantidades en la alimentación occidental. Es importante señalar que un suplemento de omega-3 puede ser de gran ayuda, pero no hay manera de que contrarreste una dieta rica en aceites vegetales y alimentos procesados, que contienen cantidades significativas de omega-6.

Por ende, para gozar de una salud óptima, es necesario consumir menos alimentos ricos en omega-6 y más alimentos ricos en omega-3. Si bien el envejecimiento es un proceso biológico, el estudio presentado reveló que el aceite de kril puede promover un envejecimiento saludable a través de varios mecanismos que mitigan los signos físicos y biológicos del envejecimiento.

Aceite de kril reconfigura la expresión genética para atenuar el envejecimiento
Los investigadores analizaron cómo el aceite de kril podría tener un impacto sobre el envejecimiento y, para ello, evaluaron varias características afectadas por este aceite en lugar de contemplar solo una. Aunque muchos investigadores han estudiado los ácidos omega-3 de origen marino, aún no se comprenden por completo los mecanismos moleculares subyacentes.

En este estudio, los investigadores utilizaron células humanas y C. elegans, un nematodo de 1 milímetro de largo que vive en el suelo. Utilizaron un modelo de la enfermedad de Parkinson en el nematodo y demostraron que el aceite de kril protege a las neuronas dopaminérgicas de la degeneración, mejora el comportamiento dependiente de la dopamina y disminuye la agregación de alfa-sinucleína, que es un proceso que se presenta en enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson y la demencia.

Estas cualidades neuroprotectoras ayudan a que las personas tarden más en presentar signos visibles de envejecimiento. La pérdida de viabilidad y la mayor fragilidad que se asocian con el envejecimiento también pueden desencadenar muchas enfermedades importantes. Interferir con este proceso podría ayudar a tener una vida longeva y saludable, según el estudio.

Aun así, los investigadores también reconocen que en el envejecimiento intervienen muchos procesos celulares y aunque este estudio demostró que tomar aceite de kril como suplemento antienvejecimiento podría atenuar muchos de los signos distintivos, no es el único nutriente que se necesita para mantener una buena salud a medida que se envejece. También es muy importante cómo obtiene sus ácidos grasos omega-3.

El aceite de kril es rico en ácidos omega-3 de cadena larga, ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). Una diferencia entre el aceite de pescado y el aceite de kril de origen marino es que el primero solo se une a los triglicéridos y el segundo se une a fosfolípidos más biodisponibles, en su mayoría.

El DHA y el EPA son insolubles en agua, lo que significa que no pueden transportarse en su forma libre a través de la sangre y deben adherirse a una lipoproteína como los fosfolípidos. Este es el motivo principal por el que la biodisponibilidad del aceite de kril es mayor que la del aceite de pescado.

Beneficios del omega-3 de origen marino sobre la salud cardiovascular y neurológica
El estudio pretendía evaluar el efecto del aceite de kril sobre los signos distintivos del envejecimiento, pero otros estudios también han descubierto que consumir suplementos de kril puede influir en la piel, el crecimiento de tumores, la tormenta de citoquinas y los sistemas nervioso y cardiovascular. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en Estados Unidos.

Una investigación publicada en enero de 2022 analizó los datos de dos ensayos clínicos aleatorios y encontró que los ácidos grasos omega-3 derivados del aceite de kril podían reducir los niveles de triglicéridos y que eran seguros, además de que los participantes podían tolerarlos sin problema. Aunque los triglicéridos son necesarios, pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares si exceden los niveles normales.

Otro estudio, respaldado por los Institutos Nacionales de Salud, sugiere que el índice de omega-3 podría ser un buen indicador de la salud general y de la mortalidad por cualquier causa. Este índice es una medida de la cantidad de EPA y DHA en las membranas de los glóbulos rojos y se manifiesta como porcentaje del total de ácidos grasos de los mismos. El índice de omega-3 se validó como un indicador estable a largo plazo y refleja los niveles de EPA y DHA en los tejidos. Un índice superior al 8% se relaciona con un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, mientras que un índice inferior al 4% podría ponerlo en mayor riesgo de mortalidad de este tipo.

Dos artículos analizaron el uso de omega-3 después de un accidente cerebrovascular isquémico en un modelo animal y descubrieron beneficios neurológicos tras administrar ácidos grasos omega-3, ya que ayudaron a mejorar la supervivencia de las células cerebrales y la remodelación del cerebro. Esto ayudó a que se restaurara la sustancia blanca y favoreció las respuestas microgliales, lo que, en conjunto, mejoró el funcionamiento a largo plazo.

La evidencia también demuestra que los omega-3 de origen marino ayudan a sobrellevar los síntomas de una gran variedad de enfermedades psiquiátricas y trastornos cerebrales degenerativos, como la enfermedad de Alzheimer. Existe una relación entre los niveles bajos de DHA y el deterioro cognitivo relacionado con la edad, mientras que algunos estudios sugieren que podría ser reversible si se administra suficiente DHA.

El EPA puede ser beneficioso para tratar la depresión. El obstáculo es lograr que llegue la cantidad suficiente al cerebro. En un artículo de 2019 se reveló que usar una forma de lisofosfolípido de EPA podía elevar el nivel del mismo en el cerebro de los ratones, así como los niveles de DHA, por lo que los investigadores sugirieron que podría ser ideal para tratar enfermedades neuroinflamatorias, como la enfermedad de Alzheimer.

Ácidos grasos omega-3 promueven la salud de la piel
Si su piel luce áspera y seca, tal vez, necesite más omega-3, ya que ayuda a regular la producción de aceite en la piel, equilibrar la hidratación, reducir la inflamación y minimizar los efectos del daño de los rayos del sol y del envejecimiento en general. Como ya he comentado en otras ocasiones, la alimentación de muchas personas en Estados Unidos contiene más ácido linoleico (AL) omega-6 de lo que se considera saludable y, este, al igual que el omega-3, se integra en las membranas celulares.

No obstante, a diferencia del omega-3, el AL afecta la función celular y aumenta el riesgo de quemaduras por la exposición solar. Para proteger su piel y gozar de una buena salud, lo mejor es consumir menos AL y más omega-3. Una forma de lograrlo es evitando todos los aceites de semillas. Estos se encuentran en la mayoría de los alimentos procesados, alimentos de restaurantes, condimentos y productos de repostería. El pollo y el cerdo criados de forma convencional también tienen un alto contenido de AL, ya que los animales consumen granos que se incorporan a la carne. Procure usar mantequilla, ghee, sebo de res o aceite de coco en su lugar.

Una forma de aumentar sus niveles de grasas omega-3 es al consumir salmón salvaje de Alaska, salmón rojo salvaje, sardinas, caballa, anchoas y arenque. El salmón de Alaska enlatado es menos costoso que los filetes de salmón. Como recomendación general, intente consumir dos porciones de pescado graso a la semana. Asegúrese de evitar el salmón de piscifactoría, ya que está muy contaminado y contiene 5.5 veces más AL que el salmón salvaje.

Una terapia mixta podría reducir el crecimiento de tumores en un 67%
Una investigación que se presentó en abril de 2022 en la reunión anual de Biología Experimental en Filadelfia demostró que los ácidos grasos omega-3 podrían ayudar a promover las actividades de la inmunoterapia y la terapia antiinflamatoria para combatir el cáncer en un modelo animal. La inmunoterapia es un tipo de tratamiento biológico que incita al sistema inmunológico a atacar las células cancerosas.

La investigación pretendía determinar el impacto de la nutrición en la actividad tumoral después de llevar a cabo un tratamiento con inmunoterapia y terapia antiinflamatoria. En el momento del estudio, la inmunoterapia se había aprobado para tratar el cáncer, pero la terapia antiinflamatoria aún estaba bajo investigación clínica.

La evidencia demostró que en los ratones que recibieron la dieta con grandes cantidades de omega-3 y ambos tratamientos contra el cáncer, el crecimiento disminuyó un 67%, en comparación con el grupo de ratones que consumió una dieta normal y que no recibió ningún tratamiento. En comparación, el crecimiento de células cancerosas aumentó en los ratones que consumieron la dieta con grandes cantidades de omega-6 y que recibieron inmunoterapia.

Los investigadores creen que los resultados indicaron que podría haber actividad sinérgica entre los ácidos grasos omega-3, la inmunoterapia y la terapia antiinflamatoria para el cáncer. Abigail Kelly, del Centro Médico Beth Israel Deaconess de la Facultad de Medicina de Harvard, fue quien presentó la investigación y comentó los resultados en un comunicado de prensa: “Demostramos, por primera vez, que combinar la inmunoterapia y el tratamiento antiinflamatorio (sEHi) fue más efectivo cuando los ratones recibieron dietas enriquecidas con ácidos grasos omega-3. Esto es muy prometedor porque es fácil implementar los suplementos alimenticios para pacientes con cáncer y se puede agregar para pacientes que ya reciben inmunoterapia”.

Omega-3 podría influir de forma directa en la tormenta de citoquinas
Uno de los efectos letales del virus Sars-CoV-2 que ocasiona el Covid-19 es su potencial para desencadenar una tormenta de citoquinas. Es posible evitar esto con ayuda de los ácidos grasos omega-3 DHA y EPA. En junio de 2020, se publicó un artículo de opinión en la revista Frontiers in Physiology, el cual expuso los efectos conocidos de estas grasas sobre las vías biológicas que «pueden tener una influencia directa en las consecuencias del Covid-19». Aunque no se menciona en este artículo, también se sabe que el DHA previene la trombosis (un coágulo de sangre dentro de un vaso sanguíneo), ya que disminuye la agregación plaquetaria. La evidencia también demuestra que la hipercoagulación es otra de las complicaciones graves del Covid-19 y que puede tener consecuencias letales. El omega-3 también es conocido por:

• Reducir el riesgo de disfunción pulmonar
• Proteger contra el daño pulmonar
• Proteger contra la infección secundaria por bacterias
• Mejorar la función de las mitocondrias

Cómo descubrir sus niveles de omega-3
El simple hecho de consumir pescado o de tomar un suplemento no significa que su índice de omega-3 es el adecuado. Esto se debe a que solo los pescados grasos de agua fría contienen altos niveles de omega-3 y muchos suplementos de aceite de pescado son sintéticos, así que su eficacia es cuestionable.

GrassrootsHealth, una organización de investigación de salud pública sin fines de lucro, ofrece diferentes opciones rentables como parte de sus diversos proyectos de investigación patrocinados por el consumidor, cuyo objetivo es establecer recomendaciones basadas en la población con datos respaldados por la ciencia. Existen cuatro maneras de medir los niveles de omega-3:

• Kit de prueba de índice de omega-3
• Kit de prueba de vitamina D y omega-3
• Kit de prueba de vitamina D, magnesio y omega 3
• Kit de prueba de vitamina D, magnesio, omega 3 y Plus elements: este kit incluye mediciones de minerales esenciales (magnesio, selenio, zinc y cobre), así como de metales pesados nocivos (cadmio, plomo y mercurio)

Después, envía su muestra por correo y complete un cuestionario de salud en línea a través de GrassrootsHealth. Recibirá sus resultados por correo electrónico de 10 a 20 días después de la entrega de las muestras.

Ingrese su resultado en la calculadora de índice de omega-3 de GrassrootsHealth para determinar la dosis que necesita para elevar sus niveles hasta alcanzar su objetivo.

Anuncio TD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí