Ya la agarraron de su puerquita

0
136

Tanya Müller, responsable del Medio Ambiente (Sedema) en la Ciudad de México, debe informar sobre la tala inmoderada del arbolado que impacta al Bosque de Tlalpan y esclarecer la procedencia y adquisición de los juegos mecánicos instalados en la zona.

El grupo parlamentario del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la Aldf afirmó que después de analizarse la información al respecto, podría comparecer ante Comisiones de la Asamblea Legislativa.

El diputado de Morena José Alfonso Suárez del Real y Aguilera solicitó que la Aldf llame a Müller García para que informe sobre la tala de árboles en el Bosque de Tlalpan, declarado Área Natural Protegida. Y que, asimismo, aclare la procedencia y forma de adquisición de los juegos mecánicos, ubicados en esa zona.

Una vez analizada la información, señaló, se pedirá que comparezca en Comisiones Unidas para responder las dudas o precisiones a que haya lugar.

Mediante un punto de acuerdo, suscrito ante el Pleno de la Asamblea Permanente, el legislador denunció la ausencia de información oficial sobre la poda y tala de alrededor de mil árboles ocurrida entre el 25 y 31 de diciembre de 2016.

Suárez del Real denunció, asimismo, que la Sedema no públicó el levantamiento forestal correspondiente. Además, agregó, se desconoce si dicha actividad se realizó en cumplimiento de la Norma Ambiental, en la cual se establece en qué casos se autoriza la poda, derribo o trasplante de un árbol.

Desde la Tribuna, indicó que Corredores del Bosque de Tlalpan, AC, y la Fundación para la Protección del Bosque de Tlalpan solicitaron a la Sedema la justificación técnica de los trabajos de retiro de arbolado. “La respuesta fue que existe un estudio de protección civil y fitosanitario al respecto, mismo que a la fecha no se ha dado a conocer”, denunció.

Informó que en el verano de 2014, en el periodo vacacional se instalaron en el Zócalo de la Ciudad de México dos paquetes de juegos infantiles que alquiló el Gobierno de la ciudad, los cuales fueron retirados a finales de septiembre. Con posterioridad, estos mismos juegos se instalaron en el Bosque de Tlalpan sin contar con la autorización de impacto ambiental ni de la Comisión de Recursos Naturales, toda vez que se trata de un Área Natural Protegida.

En ese sentido, Suárez del Real denunció que la Sedema y el director de Conservación presentaron ante el Comité de Adquisiciones el proyecto ejecutivo para la compra de juegos infantiles que se pretendían instalar en el Bosque de Tlalpan, pero dichos juegos ya estaban instalados y eran los mismos que estuvieron en el Zócalo durante la temporada de verano. Todo ocurrió con el aval de la Sedema, dijo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − uno =