¿Sólo “corcholatas” para 2024?

0
189

Ciudad de México, 19 de julio de 2021.- Al parecer, está visto que no importa de dónde vengan sino a donde van, los personajes que engendró la 4T y que ahora suspirarán por un “hueso” más suculento, de poder o de Mesías. No importa si se desatiende a la población, a la ciudadanía, a los mexicanos. No importa si hay o no medicinas, vacunas, empleos, seguridad, alimentos, educación, etcétera. ¡No! Lo importante, todo parece indicar, es seguir gozando, a toda costa, del imperio.

El presidente Andrés Manuel López (el “Destapador”, como se autonombró y que, su Corcholata favorita será la que el pueblo decida), prácticamente dio el banderazo “oficial” para que sus funcionarios, sin temor alguno, aprovechen sus posiciones y, posiblemente, también ¿los presupuestos del gobierno para sus precampañas?.

Si Amlo hizo (y sigue con) su campaña desde hace más de 23 años, hasta que ganó la presidencia de México, ¿por qué no sus subalternos pueden iniciar, desde ahora, sus pretensiones, sus aspiraciones (aspiracionistas), para la “grande” o para alguna gubernatura, por ejemplo?.

Pero, sí, hay varios peros, el más importante parece ser que sólo están atendiendo ¿a ciegas? el juego político del presidente. Amlo nunca juega o apuesta a perder y, menos el poder, el dominio. Y, al parecer por encima del interés ciudadano pues, se vislumbra una sucesión presidencial con ¡reelección!

Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal (por nombrar solo a los más considerados), al parecer serán solo marionetas del destino; parte de un circo para entretener a los incautos, a los dominados por el canto de las sirenas.

Sheinbaum se siente segura, arropada por el manto presidencial y sólo tiene que repetir lo que diga el inquilino de Palacio Nacional para no perder su simpatía, al fin de que, al parecer, hay la consigna -para morenistas- en actos y eventos de la jefa de Gobierno gritar: ¡presidenta, presidenta, presidenta!

Ebrard, como que obedece y no; todavía está inseguro e incrédulo. Teme ser traicionado. ¿Otra vez? Pero, sigue convocando (hay permiso presidencial); sigue armando su equipo y con la ayuda ¿espiritual?, espera se olvide la tragedia de la L12 del Metro.

Monreal (¿quitapón?), al parecer, ya busca quién o qué partido lo cobije. “Voy a estar en la boleta para el 2024”, sentenció. Pero, no cree ser el abanderado de Morena. Ah, pero Mario Delgado (el arlequín del reino) ya dijo o le dijeron que dijera las palabras mágicas: el candidato a la Presidencia para 2024 será elegido por medio de una encuesta. El gerente de Morena afirmó que este método es uno de los más “emblemáticos” y garantiza “legitimidad”. Sin embargo, el coordinador de Morena en el Senado refuta: “el método de encuesta es obsoleto, se encuentra muy desgastado y cuestionado”. Además, juzgo que la sucesión presidencial anticipada no es oportuna. “Soy clásico y sigo las reglas de la ortodoxia política”.

En fin, no solo se preparan algunos secretarios de estado “cuatreros” y un legislador para buscar la gloria. O sea, otra posición mejor de interés político y económico. ¡No! También, hay uno que otro integrante del gabinete ampliado con aspiraciones de llegar a una gubernatura y con la fabricación de múltiples boletines que sólo tienen el interés oficialista. Bueno, al fin que hay permiso.

Ya lo advirtió Amlo: “atrás quedaron los tiempos del tapado, del dedazo, la cargada y el besamanos”. Aseguró que no hay ningún conflicto con que expresen sus aspiraciones, pero, los conminó a cumplir con sus funciones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cinco × cuatro =