Ciudad de México, 5 de diciembre de 2019.- La dirigencia del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico “Frente” calificó como “sospechosa” la resolución del Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo, a favor del sindicato minero que dirige Napoleón Gómez Urrutia, quien pretende regresar a los trabajadores a una huelga a la cual se resisten en la mina de San Martín Sombrerete, Zacatecas.

Pavón Campos, dirigente del “Frente”, expresó: “La resolución de que prevalezca el estatus de una huelga parece obedecer a consignas sospechosamente políticas, bajo el amparo del gobierno federal, pues de otra forma no se entiende que se mande a los trabajadores al desempleo”.

La resolución del órgano colegiado instruye también a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (Jfca) dejar insubsistente el laudo del 2 de abril de 2019 y emita uno nuevo, en el que determine que no se puede conformar el padrón de trabajadores con derecho a voto (para desahogo de la prueba de recuento) con documentos relacionados hasta junio de 2007.

Sin embargo, para emitir esa resolución los magistrados del Primer Tribunal Colegiado, Rosa María Galván Zárate, Jorge Rafael Olivera Toro y María de Lourdes Juárez Sierra, no tomaron en cuenta lo establecido por la Ley de Amparo, que textualmente dice que un juicio de amparo es improcedente “contra actos consumados de modo irreparable”. Esos actos consumados derivaron en la reapertura de la mina, en 2018.

Pavón Campos recordó que por levantar esa huelga y otras dos (la de Cananea y Taxco), «Napillo» pedía cien millones de dólares por supuestos daños morales. “¿qué clase de justicia busca, si lo que buscó antes, y busca ahora, nunca ha sido para beneficio de los trabajadores sino para beneficio personal?”, sostuvo.

Consideró que el amparo otorgado al legislador de la 4-T, mismo que obliga a cerrar nuevamente la mina, es un atentado contra los convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 4 =