Guadalupe Rivera Marín fue galardonada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (Aldf) con la “Medalla al Mérito Ciudadano 2016”, por su destacada labor en la política, el servicio y la administración pública, como impulsora de programas sociales en beneficio de mujeres indígenas, particularmente de las comunidades mazahua y otomí, además de ser escritora de trascendencia internacional.

En su mensaje, la galardonada, hija de Diego Rivera, afirmó: “Necesitamos convencernos de que no hay poder político, social o económico que pueda destruir lo que México es en sus verdaderas raíces, en su autenticidad como una nación, un pueblo revolucionario que ha salido de la nada para lograr un prestigio en el mundo y que, lamentablemente, ha decaído”.

Agregó: “Desde esta tribuna, hago un llamamiento a la nación: No nos dejemos doblegar por las malas circunstancias que nos están rigiendo en este momento. Creo que si hay un país en el mundo en donde el ser humano está orgulloso de ser miembro de una nacionalidad, es México, porque no hay un mexicano que no se sienta orgulloso de serlo, que no haya hecho algo por modesto que sea por el crecimiento, por la permanencia, por la existencia, por la presencia de esta gran nación que es nuestra nación”, subrayó.

Ante el Pleno de la Aldf, en Sesión Solemne, demandó no aceptar caer en manos del imperialismo de ninguna naturaleza ni de quienes dentro del país están dispuestos a entregarlo a ajenos. “Los dueños somos nosotros, los dueños somos nosotros los ciudadanos, los dueños somos los que hemos nacido y somos descendientes de grandes familias, de grandes grupos, de grandes culturas antiquísimas; nosotros como dueños que somos del país debemos reclamar nuestra propiedad, nuestra propiedad de carácter ideológico, nuestra propiedad de carácter político, nuestra propiedad del convencimiento de la defensa de una gran nacionalidad que debemos llevar en la sangre y debemos defender”, asentó.

Dijo amar tanto a México, que “es grande por sus hombres y mujeres, pero es más grande aún por sus mujeres, porque hemos cambiado nuestra propia nación”.

En forma clara y abierta, expuso que hay que reconocer que tenemos que salir de esta crisis de pensamiento, económico, social y política que nos aqueja, y que reconozcamos que tenemos que salir de esta mentalidad que está aceptando el dominio de los extranjeros sobre nuestro país, sobre nuestra nación, sobre nuestro pueblo.

¡Qué falta de respeto!
Una lástima que, durante la sesión solemne de la entrega de la Medalla al Mérito Ciudadano 2016 a Rivera Marín, la mayoría de las diputadas y diputados, incluyendo el presidente de la Mesa Directiva, le dedicaran más atención a sus teléfonos celulares y a la plática en lugar de poner atención a los ponentes parlamentarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =